CEP: Convención Constitucional

Agencia Uno

“Una alerta de humildad a la Convención”: Las razones por las que se valoran los acuerdos en la Convención, según la encuesta CEP

Un 61% prefiere a los convencionales que privilegian los acuerdos por sobre sus posturas propias, arrojó la última encuesta CEP. Según tres analistas políticos, esto último interpelaría a sectores como el PC o los grupos conservadores de derecha. Además, valoran que la confianza en esta institución, sin ser sobresaliente, sea mayor que la del gobierno, el Congreso o los Partidos Políticos.

La capacidad para llegar a acuerdos es el principal desafío de la Convención Constitucional, sobre todo para validarse frente a la ciudadanía que tendrá que aprobar la nueva Carta Magna. Según la encuesta CEP publicada la mañana del 15 de Septiembre, esta capacidad puede inclinar la balanza sobre la visión de la ciudadanía en la institución.

Esto, ya que los resultados muestran que un 61% de los encuestados prefiere a convencionales que privilegien los acuerdos, aunque tengan que ceder posiciones. En contraste, sólo un 26% prefiere convencionales que defiendan sus posturas, aunque se pongan en riesgos los acuerdos.

Para Hugo Herrera, analista político y académico de la Facultad de Derecho de la UDP, en este segundo grupo entrarían “tanto los sectores más radicales de la izquierda como el Partido Comunista, como los sectores más extremos de la derecha que, prácticamente, han intentado torpedear a la Convención”, acusa.

Además, destaca que este resultado favorable a la búsqueda de acuerdos favorece al quórum de dos tercios para aprobar normas, guarismo cuestionado por algunos sectores de izquierda de la Convención liderados por el Partido Comunista. “Cumplir con los dos tercios es cumplir con los compromisos. Lo ideal es que la Constitución sea un símbolo en el que todos, en principio, puedan sentirse reconocidos”, complementa Herrera.

En tanto, para el analista político y académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, estos datos cobran sentido, ya que “la gente siempre va a valorar los acuerdos y castigar el conflicto. Esa es una máxima que no solo se demuestra en esta encuesta, sino que en anteriores. Particularmente cuando a la ciudadanía se le pregunta por las características que debiese tener un liderazgo, siempre se privilegian los acuerdos y el dialogo”.

La politóloga y académica de la Facultad de Humanidades de la USACH, Pamela Figueroa, recalca que el hecho de que la encuesta haya sido presencial en esta ocasión —a diferencia de la versión anterior, que se realizó vía entrevistas telefónicas— marca una diferencia.

En ese sentido, plantea que la encuesta “no sólo recoge la voz de los más gritones, es decir los que están en las redes sociales, sino que recoge la opinión más transversal de la sociedad chilena”.

Figueroa asegura que esta moderación sería transversal en la sociedad chilena, la que aprovecha de caracterizar: “Es más hacia el centro, hacia el diálogo. Es progresista, porque cuando uno ve que hay una posición de centro izquierda mayormente ideológica, eso significa que la gente quiere cambio, pero dentro de una institucionalidad democrática, a través del diálogo y la inclusión. Claramente eso valoriza las posiciones dialogantes y no las posiciones extremas”. 

Con todo, la presidenta de la Convención Constitucional, Elisa Loncón, abordó estos resultados de la encuesta. “A nosotros nos indica que tenemos que superar dificultades”, comentó en un punto de prensa.

A esto, la convencional mapuche agregó: “la decisión de la Convención es cumplir con el mandato que nos dieron de darle a Chile una nueva Constitución. Eso lo tenemos muy claro y todos los esfuerzos que hacemos van en esa dirección”.

“Toda escoba nueva barre bien”

Otro indicador que reveló la encuesta CEP respecto de la Convención, es que sólo un 24% de los encuestados tiene mucha o bastante confianza en la institución.

Esta cifra, acaso modesta, encumbra a la Convención por sobre otros poderes del Estado.

“Es una buena noticia, porque es bastante mejor que el gobierno, el Congreso y los partidos políticos”, precisa Pamela Figueroa sobre instituciones que marcaron 11, 8 y 4 puntos porcentuales respectivamente en el mismo ítem.

Sin embargo, Figueroa plantea que este resultado es “una alerta de humildad a la Convención”. “La ciudadanía tiene puesta la confianza ahí, pero busca diálogo, que se llegue a acuerdo dentro de las demandas de la ciudadanía”, agregó la académica.

“A nosotros nos indica que tenemos que superar dificultades”, comentó la presidenta del órgano constituyente sobre los resultados de la última encuestsa CEP.

Mauricio Morales, en todo caso, prefiere cuestionar el buen porcentaje de aprobación de la Convención, advirtiendo que “la CEP no alcanzó a medir en plenitud lo que pasó con la mentira de Rodrigo Rojas Vade”. Esto, ya que el trabajo en terreno de la encuesta se realizó entre el 25 de julio y el 1 de septiembre, mientras que el reportaje de La Tercera en el que Rojas admitió no ser paciente de cáncer se publicó el 4 de septiembre.

Por lo mismo, el analista mira estas cifras con la distancia del caso. “Toda escoba nueva barre bien y la Convención no escapa de ello. Pero otras encuestas han venido mostrando un retroceso significativo en los niveles de confianza”, señala. Sin embargo, Morales cree que la confianza aumentará “cuando se inicie el debate programático y se discutan ideas más que procedimientos”.

En tanto, Hugo Herrera plantea una teoría aún más curiosa sobre la situación del convencional Rojas Vade. “El mismo hecho de que él esté en la Convención, la legitima”, sentencia el académico de la UDP.

Herrera justifica esta visión diciendo que “es un signo de debilidad, en cierta forma, para el liderazgo de la Convención. Y en épocas en que estamos aburridos de liderazgos políticos que no escuchan, esto le da un tono de humanidad a la institución”.

“El aparecer como una institución vulnerable, la vuelve una institución más ciudadana. Lo importante es que lo de Rojas Vade quede como una anécdota. Así se demuestra que es una institución conformada por gente común y corriente”, finaliza el académico.

También puedes leer: Con números rojos: Los políticos peor evaluados, según la última encuesta CEP


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

Comentarios