Rodrigo Rojas Vade

Foto: Agencia Uno

¿Grave y estigmatizante? Tres profesionales de la salud explican el diagnóstico que padecería Rojas Vade

Tomás Ramírez, abogado del constituyente Rodrigo Rojas Vade, reveló las enfermedades que ocultó su defendido detrás de su falso cáncer. La primera de ellas es la Sífilis, enfermedad de transmisión sexual que difícilmente puede complicarse porque "la bacteria que la provoca es sensible a la mayoría de los antibióticos", dice uno de los expertos. Las otras enfermedades son la Púrpura Trombocitopénica Idiopática y la Enfermedad de Behcet, que son de tipo autoinmune y se pueden tratar con corticoides.

Desde que el constituyente Rodrigo Rojas Vade dio a conocer que mintió sobre su diagnóstico de cáncer, se mantuvo la duda sobre la enfermedad que realmente padece. Sin embargo, el abogado de Rojas Vade, Tomás Ramírez, dio a conocer la noche del miércoles 15 que su defendido sufre de Sífilis, Púrpura trombocitopénica idiopática y la Enfermedad de Behcet.

De todos modos, Ramírez detalló que “probablemente en su diagnóstico pueda ser reevaluado, porque ahora se tienen todos los antecedentes desde su primer diagnóstico desde el año 2013”, según dijo en el programa Mentiras Verdaderas de La Red.

La sífilis y el tratamiento con antibióticos

Cuando el constituyente dio a conocer que no padecía de cáncer, justificó su falacia diciendo que “es un diagnóstico que no pude reconocer hace 8 años. Por el estigma que tiene la sociedad sobre él”, según argumentó en una declaración pública emitida el sábado 04 de Septiembre.

Arriesga hasta tres años de presidio: Fiscalía inicia investigación penal de Rodrigo Rojas Vade por el delito de perjurio

En un principio, se especuló que esta enfermedad pudiese ser VIH, pero su abogado aclaró que la enfermedad que “genera un estigma social” era Sífilis.

Esta es una enfermedad de transmisión sexual “producida por la bacteria Treponema Pallidum, sensible a la penicilina“, explica el infectólogo de la Clínica Las Condes, Guillermo Acuña.

El médico asegura que “en una primera etapa, se manifiesta por una úlcera que aparece en el sitio de ingreso de la bacteria“. A esto agrega que “si no se trata, la herida desaparece. Pero la bacteria queda en el cuerpo y, años después, puede manifestarse en un daño neurológico“.

Christian Palavecino, Tecnólogo Médico y académico de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Central, señala que la sífilis “tiene varias etapas, pero son bien largas. Tendrían que pasar años sin tratamiento para que la infección comience a ascender por el sistema nervioso y aparezcan heridas en el resto del cuerpo”.

El académico de la Universidad Central, Christian Palavecino, dice que “es muy poco probable que esta enfermedad se complique”. Sin embargo, asegura que, de no tratarse por años, “la infección puede llegar al sistema nervioso central que está en el cerebro”.

Palavecino, quien dedica su energía académica a la investigación de virus y bacterias para el desarrollo de vacunas, recalca que “es muy poco probable que esta enfermedad se complique“. De todos modos, añade que “si pasan años sin tratamiento, la infección puede llegar al sistema nervioso central que está en el cerebro. En ese caso puede producir pérdida de la cordura”.

Respecto del tratamiento, Palavecino indica que “la bacteria que la provoca es sensible a la mayoría de los antibióticos. Es decir, a todos los derivados de la penicilina. Por lo tanto, en la actualidad es muy difícil encontrar personas que lleguen a estados muy avanzados de sífilis. Porque tratando cualquier otra enfermedad, se puede curar”.

La enigmática Enfermedad de Behcet que tiene Vade

Las otras dos enfermedades de Rojas Vade son de carácter autoinmune, esto es, que “los anticuerpos atacan a las células buenas de uno”, explica en simple el inmunólogo Marcelo Navarrete, director médico del Laboratorio de Medicina Molecular de la Universidad de Magallanes.

“Ese ataque se da contra las células del tejido vascular. La enfermedad se manifiesta con la inflamación de los vasos sanguíneos en las zonas de las mucosas. Es decir, las encías, los labios, la nariz y también zonas internas como los pulmones o el sistema digestivo”.

Sobre la Enfermedad de Behcet, el inmunólogo Marcelo Navarrete dice que “la versión más grave puede afectar al ojo, provocando uveítis, lo que eventualmente puede generar ceguera”, mientras que “lo más simple es que aparezcan aftas en la boca”.

En concreto -continua Navarrete-, esta enfermedad puede provocar “un amplio espectro de problemas. Lo más simple es que aparezcan aftas en la boca o algunas úlceras, pero la versión más grave puede afectar al ojo, provocando uveítis, lo que eventualmente puede generar ceguera”.

Respecto al tratamiento, Navarrete dice que hay varias opciones: “Lo primero es ver si es que se necesita tratamiento, en caso de que se manifieste de forma leve”.

En caso de que la enfermedad se agrave, “lo que se hace es aplicar inmunosupresores como los corticoides, que son los más usados”.

Christian Palavecino agrega un dato sobre lo incierto de procedencia. “El problema de esta enfermedad es que no se conoce su origen exacto. Además, los tratamientos pueden ayudar a palear los brotes, pero la gente que tiene esta enfermedad vive con ella de por vida“, ilustra el profesional.

Púrpura trombocitopénica y los moretones a flor de piel

La última enfermedad descrita por el abogado defensor de Rojas Vade, es la Púrpura Trombocitopénica Idiopática. “Es mucho más común y se trata de que el sistema inmune ataca a las plaquetas de la sangre. Las plaquetas son las encargadas de iniciar el proceso de coagulación sanguínea”, dice Navarrete.

Navarrete explica que los síntomas de esta enfermedad se manifiestan en “sangrados repentinos, hematomas y que aparezcan manchitas pequeñas de color púrpura en la piel”.

Marcelo Navarrete, académico de la Universidad de Magallanes, explica que si la Púrpura Trombocitopénica idiopática llega a un punto muy grave, “puede provocar el sangrado del sistema nervioso central (del cerebro) y eso provocar la muerte”

Sin embargo, aclara que la Púrpura Trombocitopénica Idiopática puede tener efectos más graves. “Si llega a un punto muy severo, puede provocar el sangrado del sistema nervioso central (del cerebro) y eso provocar la muerte”, advierte el docente.

Respecto al tratamiento, el médico dice que es el mismo que para la Enfermedad de Behcet: “aplicar inmunosupresores como corticoides”.

Christian Palavecino, en tanto, explica que “con esta enfermedad, si te pasas a llevar en la esquina de una mesa, por ejemplo, te va a salir un moretón”. En ese sentido, agrega una duda: “es raro que Rojas Vade haya podido asistir a las manifestaciones con esta condición. Porque lo ideal es no someterse a estrés físico, como correr de un lado a otro, para evitar complicaciones”.

Por otra parte, Palavecino explica que “tanto esta enfermedad como la de Behcet, dependen de una disposición genética. Por lo general, se da en personas con raíces asiáticas o del medio oriente”.

¿Hay estigma en el diagnóstico de Rojas Vade?

Uno de los debates en torno al caso Rojas Vade, es si su diagnóstico es susceptible al estigma social. Tal como argumentó el convencional para justificar su engaño. Así, de los profesionales consultados para este artículo, sólo Christian Palavecino abordó este punto sensible.

“De estas tres enfermedades, uno sólo podría decir que la Sífilis tiene cierto estigma en la sociedad. Básicamente porque es una enfermedad de transmisión sexual y el sexo en si es algo de la vida privada de las personas. Pero en esta época, y siendo una enfermedad súper fácil de tratar, uno esperaría que nadie se avergonzara de padecerla ni discriminara a alguien que la tiene”, finaliza el académico.


VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO NOTAS DE THE CLINIC

Comentarios