Iván Navarro, artista: “Contándole a la gente afuera lo que ha ocurrido en Chile, quedan alucinados”

El artista chileno radicado en Nueva York aterrizó en Chile la primera semana de noviembre para presentar "Planetario", su más reciente trabajo artístico que es parte de la duodécima versión de Feria Ch.ACO. Entre PCRs, visitas a amigos y familiares en territorio nacional, Iván Navarro se tomó un tiempo para conversar con The Clinic sobre sus últimos proyectos, su vida en la pandemia y las reflexiones sobre el nuevo Chile.

Uno de los nombres más importantes dentro del circuito de las artes visuales en Chile es Iván Navarro (49). Su trabajo es parte de importantes colecciones internacionales que incluyen el Solomon R. Guggenheim Museum en Nueva York, Hirshhorn Museum and Sculpture Garden en Washington, DC y el Fonds National d’Art Contemporain en París. Radicado hace 22 años en EE.UU, siempre vuelve a Chile y mantiene presente en su obra el vínculo con el país.

La última vez que pisó suelo nacional fue hace dos años, luego, con la llegada de la pandemia, debió por primera vez en mucho tiempo permanecer en un solo lugar. Eso afectó directamente su proceso creativo y de moverse de un lado a otro para crear sus instalaciones lumínicas, debió buscar en su casa los materiales que darían vida a su última obra artística Planetario.

Esta vez los fenómenos del espacio se toman el trabajo de luz, un recurso que Iván Navarro ha utilizado para crear instalaciones. Esta vez fue más allá e incluyó la invención de una técnica para iluminar espejos pintados con colores que generan un espectáculo visual similar a las tonalidades, destellos y sombras que nos entrega el universo.

Pero los intereses e inspiraciones de Navarro también en están en la tierra, aquí mismo, en Chile. Pese a sus más de dos décadas fuera del país, el artista está al tanto de la contingencia que también, de alguna forma, se vuelve siempre parte de su obra.

¿Le gusta venir a Chile para mostrar sus obras?

Prefiero pasear. 

¿Se lo pregunto porque igual ha mencionado que para usted es importante vincular a la gente con el arte?

Me interesa profundamente. De hecho, como que tengo una fuerte relación porque crecí acá, estudié acá, entonces es parte de mi trabajo, de mi investigación. Yo en general ocupo muchas cosas que me inspiran desde acá muchas veces. No todo. Como que yo me surto de distintas fuentes, de distintos lugares para hacer obras. Pero hay muchas veces que hago trabajos relacionados específicamente con este medio y claro que me interesa.

¿Le interesan que el público chileno, la gente común y corriente, se sienta cercana su trabajo?

Yo lo tomo como de otra forma, no creo que sea que a mí me importe, sino que yo creo que es algo absolutamente necesario. Es casi como una condición de uno como artista salirse de la élite y estar en contacto con todo el mundo. Hay que lograr, que es como el cliché, decir que el arte es para todos.

¿Siempre ha tenido esta inquietud al respecto de que todos los grupos puedan converger cuando ven sus obras?

Yo creo que fue una especie de reacción a ver cómo funcionaba el arte durante la dictadura en que se polarizó completamente, por razones obvias, por censura y por elitismo y por decoración. Yo creo que después de eso, en el tiempo en que yo crecí y me puse a trabajar como artista profesional, me hizo el clic de que había distintos grupos que de alguna forma respondían a ciertos estímulos por la historia del arte, por lo que había ocurrido recientemente. 

Ahí empecé a entender que en vez de tener decoración y arte político, lo más interesante para mí era juntarlos y que se piquen los dos lados. Yo creo en la diferencia entre ser activista y ser artista. Un activista para mí es una persona que tiene una posición específica dentro de ese campo de guerra, en cambio el artista tiene la capacidad de confundir a las personas como el acto de la subversión y cuando un artista logra ese acto de la subversión es que está haciendo pensar a las personas.

“La pintura es más difícil que nada”

Como todo el mundo, durante la pandemia le tocó quedarse en casa ¿Había permanecido tan tiempo en ese lugar?

No tanto porque yo siempre viajo, hago exposiciones y me gusta moverme, entonces esta vez fue estar super enfocado en un trabajo y eso me hizo bastante bien porque mientras más tiempo tengas para desarrollar una idea, mejor queda finalmente. Ahora las cosas quedan bien a la primera, pero después cuando uno quiere desarrollar esa idea, uno realmente necesita más tiempo para lograr el efecto que uno quiere o para encontrar un efecto nuevo que uno nunca había esperado ver.

¿Qué cosas nuevas se propuso hacer durante el encierro?

Comencé a pintar, pero a pintar dentro de los mismo materiales que había pintado antes. Comencé a pintar sobre espejos, entonces inventé una téncnica para poder trabajar que consiste en pulir los espejos por atrás, remover esa emulsión, la que permite que uno se pueda ver. Al remover esa emulsión con líneas o con puntitos se pitan y se pueden crear una imagen detrás del espejo.

Planetario. Iván Navarro.

¿La pintura no había estado en sus intereses como forma de expresión?

Nunca. Nunca había encontrado tampoco una forma que me llamara la atención para ocupar la pintura. Me interesa como forma de pensar y como forma de trabajar, ver a los artistas que son pintores, me parecen increíbles . Los artistas que pintan tienen una mínima cantidad de herramientas para trabajar: los colores, el pincel y la tela. A partir de eso, sacar resultados es super difícil, no es fácil. Es como las personas que escriben, están reducidas a la palabras. Considero que la pintura es más difícil que nada.

El arte en el nuevo Chile por I. Navarro

El país atraviesa un período de muchas transformaciones de distinta índole ¿Qué cambios le gustaría ver en el modo en que se difunde el arte en el país?

Digamos que las galerías podrían tener una labor más activa de trabajo con los artistas. No solamente recibir un producto que se lo puedan vender a sus coleccionistas. Yo creo que hay algo bien claro que acá no se hace y es que las galerías trabajen con los artistas dentro de su propio proceso de trabajo y que los ayuden, y que al final termine ayudando a las galerías también. Hay un esfuerzo que se está perdiendo en que tres fuerzas: la galería el coleccionista y el artista podrían hacer proyectos de envergadura mayor. Yo veo que es algo que definitivamente falta aquí en este medio, en que los grupitos se sincronicen y trabajen juntos, porque en el fondo todos quieren que chile tenga un arte increíble y que sea un imán para los curadores internacionales, pero vienen los curadores internacionales y dicen “¿qué pasa aquí? no pasa nada”. Las galerías de Alonso de Córdova son unas tiendas de souvenirs. Los coleccionistas hacen lo que quieren y los artistas están muertos de hambres.

Y en otros aspectos, a nivel de país ¿Qué le gustar´´ía ver en un nuevo Chile?

Lo más lindo podría ser poder ver que funcione la Nueva Constitución, que se logre porque es un tremendo sueño, tremendo esfuerzo y un tremendo apoyo de las personas cuando se aprobó con un 80% de la gente que votó. Yo voté en Nueva York, fui al consulado y todo. Hice todo el esfuerzo que hay que hacer.

Teniendo la posibilidad de viajar por distintos lugares ¿Cómo se mira desde fuera el proceso constituyente en Chile?

Viviendo afuera y contándole a la gente lo que ha ocurrido, la gente queda totalmente alucinada y no así cuando uno viene acá y empieza a conversar con los amigos y empiezan a pelar que son un desorden, que no saben lo que están haciendo. Incluso gente que conozco lamentablemente dice que es un montón de gente que no tiene educación, que están escribiendo la Constitución, que se creen abogados. El serrucho chileno en su máximo esplendor. En cambio fuera de Chile la gente dice “ojalá eso ocurriera en Brasil, ojalá algo como eso ocurriera en Estados Unidos”.

Y para las elecciones presidenciales ¿se siente convocado a votar?

Sí, claro que me siento convocado. Puedo votar desde Nueva York, así que todo mi apoyo para Boric.

Planetario de Iván Navarro se encuentra en exhibición en Galería Madre, una muestra que es parte de Ch.ACO 12. La exposición se puede visitar de forma presencial y de manera virtual de forma gratuita a través de la plataforma digital de la feria.

The Clinic Newsletter
Comentarios