Lucía Lijtmaer: A muchos hombres heterosexuales "no les gustan mujeres"

Dani Blanco / Creative Commons

Las razones de escritora argentina para decir que a muchos hombres heterosexuales “no les gustan las mujeres”

Para Lijtmaer, existe una cantidad no menor de hombres heteros que evitan lazos afectivos con mujeres.

La escritora argentina Lucía Lijtmaer ha generado controversia estos últimos días por una frase viralizada en una nota a InfoBae, donde señala que “a muchos hombres heterosexuales no les gustan realmente las mujeres”.

Ante esta enigmática afirmación, es ella misma la que aclara el porqué de su conclusión y los argumentos a favor de que muchos hombres heterosexuales realmente se alejan de las mujeres.

Para Lijtmaer, existe una cantidad no menor de hombres heteros que evitan lazos afectivos con mujeres, tranto en su vida personal como pública: “Muchos heterosexuales no tienen amigas, no citan a mujeres entre sus preferencias culturales, no hay señal de mujeres en su vida diaria”.

Pero las apreciaciones de la escritora trasandina plasmadas en su libro “Ofendiditos, sobre la criminalización de la protesta” no se quedan ahí, ya que desarrolla una idea de una generación de ofendidos que busca y tiene como enemiga a la mujer.

“Hay que ver por qué de repente tenemos la palabra ofendiditos, por qué se tacha a las feministas de puritanas cuando sabemos perfectamente que la historia del movimiento dice absolutamente lo contrario. Esto viene desde los años 70´, de los grandes lobbies en los que invierte la ultraderecha (…) y responder con un discurso que ahora viene primando muy fuerte para coartar todos estos movimientos sociales, feministas y antirracistas”, indica la escritora.

Por otro lado, explica que muchos de estos hombres heteros que odian a las mujeres tienen un dejo de “fascismo obrerista”, el cual apela a la nostalgia del constructo de familia en décadas pasadas.

“Hay un fascismo obrerista que apela a un pasado nostálgico que fue mejor donde los hombres eran hombres, las mujeres eran mujeres, estaban en la casa o en la fábrica y que todos teníamos un salario más digno y todos podríamos comprarnos una casa”, concluye para Infobae.


VOLVER AL HOME

The Clinic Newsletter
Comentarios