Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

19 de diciembre de 2021

Columna de Rodrigo Mayorga: Elecciones presidenciales 2021, final de temporada

En esta columna, Rodrigo Mayorga muestra a Chile como si fuera una serie. Y el final de temporada justamente se ambienta en las elecciones presidenciales de 2021.

Por

[La sala de guionistas. Dos hombres y una mujer sentados alrededor de una mesa grande, revisando papeles y haciendo anotaciones. Dos tienen tazas de café a medio terminar. Se abre la puerta y entra la jefa de guionistas]

-Buenos días equipo. No hay tiempo que perder. Tenemos que entregar los guiones del final de esta temporada de “Chile: La serie” y el productor me va a colgar si no lo hago hoy. Así que, a ver, láncenme sus ideas. Eduardo.

-La variante Omicron llega a Chile y comienza una nueva ola de la pandemia, diez veces peor que la anterior y…

-No, ya hicimos una temporada entera centrada en el Coronavirus. Estuvo intensa, pero la gente ya se aburrió.

-Pero jefa, aquí el plot twist es que el virus no aparece primero en Talca, sino que en San Feli…

-No, Eduardo, olvídalo. ¿Jaime?

-¿Y si hacemos un reencuentro de los participantes de Protagonistas de la Fama?

-¿Protagonistas de la Fama, el reality?

-Ese mismo. A la audiencia igual le gusta eso de los reencuentros, jefa. Todas las series gringas lo están haciendo. Es como vintage.

-Jaime, ¿en serio creís que a alguien le importa lo que está haciendo esa gente? Si con suerte se acuerdan de Ballero porque aparecía en un comercial y de la Carlalí que fue la primera que echaron. Laura, dime por favor que tú sí tienes una buena idea.

-Estaba pensando que podíamos abordar el aspecto político de la serie.

-¿Cómo en la temporada antepasada? ¿La del estallido social?

-Sí, pero ahora meternos más en la política formal. En las elecciones presidenciales, de hecho. Podríamos darle una pequeña vuelta de tuerca.

-A ver, te escucho.

-Toda la audiencia está esperando que las elecciones van a ser entre Jadue y Lavín, ¿cierto?

-Cierto.

-¿Y si hacemos que sean Boric y Sichel los que ganen las primarias?

-¡Boric y Sichel! Es arriesgado igual, sobre todo porque Boric apenas alcanzó las firmas y gracias a los insultos de la Pamela Jiles. A propósito, Jaime, excelente idea sacar de una buena vez a ese personaje, tenía a todo el mundo chato. Ya, pero volvamos a ti, Laura. ¿La idea entonces sería que lleguen Sichel y Boric a las presidenciales y después qué? ¿Pasan a segunda vuelta?

-No, jefa. Se me ocurre que, para darle más emoción, durante la campaña Sichel se empiece a desinflar. Que salgan un par de escándalos, que diga que es abogado, que los partidos de Derecha lo dejen botado y que, el día de la primera vuelta, pierda. Imagínese esta escena: él, solo, de noche, tomándose un whisky en Vichuquén y pronunciando: “¿Se puede? Claro que NO se puede”.

-Me encanta, Laura. Aprendan los otros dos, así es como se arma una serie. Ya, pero espera: si Sichel no pasa a segunda vuelta, ¿entonces quién?

Kast.

-¿Kast? ¿José Antonio Kast? ¡Pero si a Kast no lo quiere nadie! Cada vez que lo hemos hecho aparecer en un capítulo, lo funan. Después de Piñera, debe ser el personaje más detestado de las últimas dos temporadas.

-Es que esa es la gracia, jefa. Que con Sichel fuera, la audiencia de derecha va a tener que decidir si es capaz de aceptar a Kast con tal de que la izquierda no llegue al poder.

-¿Tú crees que lo van a hacer? ¿No es muy tirado de las mechas?

-Si no, siempre podemos tirar algunos avisos de arepas venezolanas en los comerciales y les implantamos la idea.

-Ya, imaginemos que hacemos lo que estás proponiendo, Laura. ¿Y en la segunda vuelta qué? Tiene que haber algún plot twist.

-Tengo anotadas algunas ideas. Dígame si le tincan. Uno: Kast se va a Estados Unidos justo después de la primera vuelta y nadie sabe para qué. Dos: Boric suma a Izkia Siches a su campaña y Kast hace lo mismo con Paula Daza. Tres: la Derecha entera se pliega a la candidatura de Kast, pero Sichel le exige nueve puntos que le cambian el programa entero o si no, no lo apoya.

-Meh… no creo que nos vayan a comprar ese desarrollo de personaje tan abrupto. -Hagamos mejor que, antes de que Kast le responda, Sichel lo apoye igual. ¿Qué más?

Franco Parisi invita a los candidatos a un live diciendo que el que mejor responda a sus preguntas será a quien le de sus votos.

-Me carga ese personaje de Parisi. No sé por qué Eduardo insistió tanto en traerlo de vuelta, si no sabíamos de él hace como mil temporadas. Pero ya, Laura, está bien. Eso sí, que aparezca en un capítulo máximo. Haz que vaya un solo candidato a su live  y que después no sepamos más de él. Me da lo mismo cuál, tú elige. ¿Algún otro plot twist?

-En el último debate, Kast le exige a Boric hacerse un test de drogas.

-Pero eso no es un plot twist. Pasa en todos los debates desde hace como cuatro temporadas.

-La diferencia es que ahora Boric sí se va a haber hecho un test de drogas y se lo va a enrostrar.

-¡Plot twist!

-Pero luego, en la conferencia de prensa después del debate, un periodista va a insinuar que el test es falso o que Boric se lo fue a hacer mientras debía estar en cuarentena.

-¡Mega plot twist!

-Y después, la clínica donde se hizo el examen va a certificar que es real y que se lo hizo a domicilio.

-¡Uf! De solo escucharte me va a dar un infarto. Estás on fire. Ya. Supongo que eso es todo.

-También pensaba traer de vuelta a Bachelet en los capítulos finales

-¡Pero tú quieres gastarte todo el presupuesto que nos queda, Laura! Aunque igual sería épico. Déjame hablarlo con el productor.

-Y que justo tres días antes de la elección, muera Lucía Hiriart.

-¡¿Lucía Hiriart?! ¿La viuda del dictador, Lucía Hiriart? ¡¿Cómo va a morir Lucía Hiriart, Laura?! No, ahí sí que te fuiste al chancho. No hay ninguna posibilidad de que el canal me autorice a hacer algo así. Es Lucía Hiriart, po. Ese personaje no muere.

-Es que jefa, piénselo. Desde hace dos temporadas, con lo del estallido y la Convención, venimos tocando el tema del legado de la dictadura y el lugar que ocupa en la serie. Y ahora, en el último capítulo, vamos a tener a un ex líder estudiantil enfrentado a uno de los principales defensores de la dictadura de Pinochet que van quedando. ¿Se da cuenta el símbolo potente que sería que, justo antes de las elecciones, se muriera Lucía Hiriart? No me diga que no lo ve.

-Tú quieres tirar toda la carne a la parrilla, Laura. Ya, lo propondré. Lucía Hiriart…. Si pierdo la pega va a ser tu culpa. Bueno, Y después de todo esto, ¿qué pasa?

-¿Como que qué pasa?

-¿Qué pasa, po? ¿Quién gana?

-Chuta, no sé jefa. Tengo todo lo demás, pero eso no lo he pensado todavía.

-¡Pero es que no podemos terminar la temporada sin saber quién sale electo presidente! Hay que darle algo de resolución a la audiencia, si esto no es na’ Lost. Tenemos que decidir quién va a ganar la elección.

-¿Jefa?

-¿Qué pasa Jaime?

-¿Y si hacemos que el público vote?

-¿Que vote?

-Si po. Que manden un SMS con el nombre de su candidato y el que más votos obtiene, gana la presidencia. Sencillo y preciso, igual que en…

-Sí, Jaime, si sé. Igual que en Protagonistas de la Fama.

También puedes leer: Columna de Rodrigo Mayorga: Elogio a la voltereta


Volver al home

Notas relacionadas

Deja tu comentario