Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

10 de marzo de 2022

Reconstruir los puentes o arrinconarse en la futura oposición: por qué las elecciones de la DC podrían condicionar al gobierno de Boric

MOntaje de fotos con Joanna Pérez

Este domingo 13 de Marzo, la Democracia Cristiana realizará la segunda vuelta de su elección interna, donde el alcalde Felipe Delpin y la diputada Joanna Pérez se disputarán la conducción partidaria en un contexto de abandono de la DC por parte de sus aliados históricos. Mientras, sus votos en el futuro Congreso pueden ser un factor decisivo para la agenda legislativa del futuro gobierno.

Por

Este 11 de Marzo no sólo el gobierno cambiará de protagonistas, sino que también lo harán la Cámara de Diputados y el Senado. Lo anterior reviste un desafío para la administración de Gabriel Boric, que no cuenta con las mayorías parlamentarias para garantizar el cumplimiento de su programa. Por lo mismo, cobra relevancia para el gobierno entrante mantener con cierta cercanía a una Democracia Cristiana (DC) que pueda darle los votos claves para impulsar su agenda legislativa, tienda que este fin de semana elegirá a su nueva directiva.

Una DC que, en todo caso, llega a este nuevo periodo bastante mermada: sólo cuenta con cinco senadores y ocho diputados. Además, luego del fracaso de Yasna Provoste en la elección presidencial con un discreto quinto lugar, vio quebradas sus relaciones con sus eternos aliados de la ex Concertación. Así las cosas, actualmente la Falange atraviesa el desierto sin aliados reconocidos, esto es, en ausencia de un domicilio político definido.

Sin embargo, este domingo 13 de Marzo, la DC tendrá su elección de nueva directiva donde se enfrentan las listas lideradas por el alcalde de La Granja, Felipe Delpin, y la diputada Joanna Pérez. Estos comicios son observados con atención en el mundo de la centro izquierda, ya que definirán la relación del futuro gobierno con un partido que, si bien tiene pocos votos en el Congreso, sí pueden ser determinantes para el desarrollo de su agenda.

Reconstruir puentes o instalarse como oposición

Más allá de la disputa interna y los intentos por diferenciarse del otro, tanto la lista de Delpin como la de Pérez tienen como uno de sus principales ofrecimientos el esforzarse por ingresar al gobierno de Boric en los cargos de mando medio que todavía quedan por definir, destacan en privado fuentes del partido.

Un ejemplo de ello, subrayan en reserva dirigentes partidarios, es que Joanna Pérez, a pesar de ser considerada como la opción más cercana a la línea conservadora de la DC, el pasado sábado 6 de marzo difundió en su cuenta de Instagram una fotografía junto a Luis Boric Scarpa, padre del próximo Presidente y antiguo militante DC.

En la DC aseguran que tanto Pérez como Delpin tienen como objetivo acercar a su partido al nuevo gobierno de Boric y aseguran que esa es la razón por la que Pérez se tomó una foto con el padre del futuro Presidente

Por el lado de Delpin, en tanto, en el partido aseguran que lidera un elenco más cercano al ethos progresista. En este sentido, dicen que una prenda de garantía para asegurar una mejor relación con el gobierno entrante, es la ex abanderada DC, Yasna Provoste, una de las candidatas a Vicepresidenta e histórica representante del ala más de izquierda dentro de la Falange.

De todos modos, en la interna DC aseguran que los esfuerzos por acercarse al gobierno de Boric por parte de ambas listas esconde, sin embargo, un destino probable: terminar en la vereda opositora, licuando su identidad frente a los partidos de la derecha tradicional que hegemonizarán la oposición a Gabriel Boric, reconocen las fuentes.

En la interna de la Falange, aseguran que, de no lograr entrar al gobierno de Boric con una nueva directiva, sería inevitable aliarse con la oposición a su gobierno.

Un Congreso ideológico pendiente y una negociación clave

La primera parte de las elecciones internas de la DC se llevó a cabo a principios de Febrero. En esos comicios, Delpin le sacó una pequeña ventaja a Pérez con una diferencia de 42,47% sobre 41,51%.

Sin embargo, una tercera fuerza conformada por militantes sub-40 y liderada por el presidente de la JDC, Diego Calderón, logró llevarse un 16,02% de los votos, cifra no menor considerando que eran la opción
más joven y, por tanto, con menos redes en la colectividad.

Esta última lista tenía un planteamiento distinto a las demás: además de querer recuperar los lazos con la centroizquierda, proponían realizar un “Congreso Ideológico”, donde la base militante pueda debatir sobre los nuevos rumbos que debe tomar el partido, sin descartar la opción de buscar un nuevo nombre para la colectividad.

Desde el entorno de Calderón, quien obtuvo 16% de los votos en la primera vuelta e la elección interna, aseguran que este apoyará a Delpin ya que el alcalde se comprometió a realizar un congreso ideológico en el partido.

Si bien esta opción quedó fuera de la segunda vuelta, durante las dos semanas siguientes a la primera elección sus integrantes se dedicaron a escuchar las propuestas de Pérez y Delpin para afinar posteriores respaldos.

En esas tratativas, la lista de Calderón logró que Delpin se comprometiera a realizar un Congreso Ideológico, en lo que resta de año o en el verano de 2023. Así, desde finales de Febrero que Calderón y su grupo apoyan la campaña interna del alcalde por La Granja.

Sin embargo, esa instancia doctrinaria no es una idea nueva dentro del partido.

En Agosto del 2021, la ex ministra y candidata -derrotada- a la Convención, Laura Albornoz, renunció al partido. Una de sus razones, constatadas por The Clinic, fue que realizó múltiples intentos por reunirse con la presidenta del partido, Carmen Frei, para ver los detalles del VI Congreso Nacional DC, del que ella estaba a cargo.

La necesidad de una instancia para definir el futuro del partido es visto como una solución para el discreto momento político que atraviesa el partido. De hecho, en una carta a la militancia, el senador Francisco Huenchumilla planteó a fines de diciembre del 2021 que la DC “ha llegado a una fase terminal”, sugiriendo suspender las elecciones internas, formar una lista de consenso y tratar de darle un nuevo relato al partido.

Doble cambio de mando y bajas expectativas de participación

La elección de este domingo 13 de Marzo se dará dos días después del cambio de mando entre Sebastián Piñera y Gabriel Boric, y un día antes de que este último comience su primera semana al mando de un país en situación compleja. Una fecha simbólica, reconocen en el partido, pues las definiciones del nuevo ciclo falangista, empalman con el inicio del nuevo gobierno.

Además, a esto se suma al factor histórico entre la DC y el Frente Amplio. Desde la interna de la Falange, las fuentes aseguran que aún hay muchos resquemores en las bases con el gobierno de Boric, quienes no olvidan que su participación desde la Transición hasta el gobierno de la Nueva Mayoría -donde la DC defendió el “camino propio”-, ha sido ninguneado por el frenteamplismo desde sus inicios, pese a los reconocimientos de última hora del Presidente electo, cuando se vio en la necesidad de ampliar su base de apoyo hasta lo que se denomina “socialismo democrático”: la ex Concertación sin la DC.

Asimismo, otro factor que en los pasillos de la DC también pesa, es el cálculo de que el gobierno entrante será de sumo complejo, por lo que a sectores partidarios les acomoda mantenerse expectantes ante un gobierno que tiene índices objetivos en contra: la economía con una inflación galopante, la migración desregulada en el Norte Gr, el conflicto en la Macro Zona Sur de la Araucanía, una Pandemia que aún no da tregua. “Mejor tomar palco”, comenta un dirigente, aludiendo a una descarnada frase pronunciada por la senadora Ximena Rincón emitida en una sesión del Senado.

Todos estos factores estarán en la cabeza de los militantes DC a la hora de marcar su voto a favor de cualquiera de las dos listas.

Sin embargo, las fuentes de la DC aseguran que sus expectativas son bajas para los comicios que se llevarán a cabo este domingo 13: las proyecciones varían entre los 7 mil militantes hasta los 10 mil de la primera vuelta. “Esa elección fue a base de la movilización de los operadores, por lo que debería mantenerse esa participación”, reconoce una fuente.

Factores que explicarían que las exiguas proyecciones de participación, se debe a que sectores considerables de la militancia -sostienen algunos dirigentes- ven en esta elección apenas una disputa de un determinado sector del partido: los colorines -tendencia liderada en el pasado por el extinto Adolfo Zaldívar- y donde hasta hace no mucho coincidieron quienes ahora disputan la conducción del partido: Joanna Pérez y Felipe Delpin.


VOLVER AL HOME

Notas relacionadas