Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

27 de marzo de 2022

Camila Vallejo y su balance de las primeras semanas de gobierno: “Sabíamos que iba a ser difícil”

La imagen muestra a Camila Vallejo Crédito: Andrea Robles

La vocera reconoce que el camino de los cambios no es fácil. “Para hacer las transformaciones se requiere articular muchas voluntades”, afirma. También responde a las críticas de Daniel Jadue, su compañero de filas en el PC. Dice que él es libre de opinar, pero le recuerda que su partido tomó una decisión política de ser parte de un “proyecto transformador”.

Por

Son las 3 de la tarde de un jueves otoñal. Es el día previo al gran encuentro organizado por el gobierno de Gabriel Boric con los parlamentarios de las dos coaliciones políticas que lo apoyan. El mandatario no irá solo.  Su equipo de ministros va con él. Cerro Castillo será el escenario para limar asperezas, mirarse a los ojos y tratar de sellar un pacto político de apoyo leal. Las primeras dos semanas en La Moneda han sido duras. Fuego amigo y errores propios.

“La política siempre tiene tensiones y no se van a dar todas las cosas de forma perfecta de la noche a la mañana”, afirma Camila Vallejo instalada en su oficina de ministra secretaria general de gobierno.

Hay olor a café recién hecho. Hay un plato de frutas frescas sobre la mesa, vasos de agua y un dibujo de su hija Adela pegado en la pared. También hay una foto de ellas dos.

“La política siempre tiene tensiones y no se van a dar todas las cosas de forma perfecta de la noche a la mañana”, afirma Camila Vallejo en su oficina de ministra secretaria general de gobierno.

La ministra está vestida con un traje verde y zapatillas. El sello de una la generación que hoy habita en La Moneda.

-Ya van dos semanas. ¿Ha sido un poco corta la luna de miel para el gobierno?

-¿Ha habido luna de miel? (ríe) La verdad es que han sido semanas sumamente intensas.  Estamos recién echando a andar la máquina. Lo hemos conversado con mi equipo, y también en el comité político, en el sentido de que estamos partiendo un gobierno un poco desde cero. Ha habido un recambio y eso no pasaba hace ¿cuánto? ¿Diez años…?

-Notoriamente hay un cambio generacional….

-Bueno, eso implica armar equipos nuevos, hacer recambio. Además, encontrarnos con un aparato que no lo teníamos totalmente evidenciado. Entonces, claro, este tiempo ha sido un poco de echar a andar la máquina mientras también empezamos a desplegar nuestros compromisos programáticos.

-¿Sin respiro, entonces?

-Sí, pero con harto entusiasmo. Hemos ido planificando las primeras salidas a terreno con la agenda del Wallmapu, que tuvo un momento difícil, pero ya iniciamos la construcción de propuestas. Estamos diseñando un trabajo integral en el norte, que es un tema sumamente crítico. Avanzamos en el tema ambiental, como la adhesión al Acuerdo de Escazú y también en nuestros compromisos en materia de reparación con los indultos y con un acompañamiento de las Pymes afectadas en la revuelta. Sí, han sido días muy intensos…

«Lo hemos conversado con mi equipo, y también en el comité político, en el sentido de que estamos partiendo un gobierno un poco desde cero. Ha habido un recambio y eso no pasaba hace ¿cuánto? ¿Diez años…?»

-¿Más difícil de lo que pensaba?

-El Presidente Boric dijo que esto no iba a ser fácil y que incluso, posiblemente, cometeríamos errores… El camino de los cambios no es fácil. Para hacer las transformaciones se requiere articular muchas voluntades. Nosotros sabíamos que iba a ser difícil, pero también sabemos que si actuamos en conjunto, podemos lograr los grandes anhelos que tiene nuestro país. 

“RECIÉN ACEITANDO LA MÁQUINA”

-Se han visto tensiones, tironeos entre los partidos de gobierno y algunos ministros. ¿A qué cree que responden esas asperezas?

-Yo creo que es parte de un proceso de instalación de un gobierno que lleva apenas dos semanas y nos quedan más de 200. Como decía, estamos recién aceitando la maquinaria para poder avanzar con nuestro plan de gobierno.

ministra secretaria general de gobierno.
Vallejo, ministra secretaria general de gobierno. Crédito: Andrea Robles

-Pero ya se habla de fisuras, de que hay dos almas en el oficialismo. ¿Cómo avanzan en la agenda de gobierno?

-Esto va a requerir de mucho diálogo. Es inédito lo que está pasando en nuestro país: hay un proceso constituyente en curso; un gobierno con dos coaliciones, un Congreso sumamente diverso y grandes transformaciones por delante. Tenemos la reforma a las pensiones, reducción de jornada laboral, aumento de salario mínimo, seguro único de salud, sistema nacional de cuidados, reforma a las policías… Para poder avanzar, vamos a tener que conversar mucho.

-Hasta ahora, da la impresión que no ha fluido mucho el diálogo…

-La política tiene momentos difíciles. Momentos donde se pueden producir matices, diferencias. Es parte de lo que nosotros también hemos vivido. Sabemos cómo es esto. Lo importante es seguir transmitiendo que para lograr todos estos desafíos, nos vamos a necesitar todos y todas. El gobierno, las organizaciones sociales, el Parlamento. Nuestra ministra del Interior se lo decía a los empresarios, porque también los vamos a necesitar. Si realmente queremos avanzar en mayor justicia, en paz social, en derechos, en un modelo de desarrollo más armónico y sustentable, vamos a tener que encontrarnos todos. Y eso no es una cuestión fácil.

«Nuestra ministra del Interior se lo decía a los empresarios, porque también los vamos a necesitar. Si realmente queremos avanzar en mayor justicia, en paz social, en derechos, en un modelo de desarrollo más armónico y sustentable, vamos a tener que encontrarnos todos. Y eso no es una cuestión fácil«.

-El tema es ¿cómo aunar a los propios? Porque es ahí dónde se han visto más diferencias.

-Los parlamentarios y parlamentarias oficialistas, si están acá y son parte del gobierno, es porque han adherido al proyecto de cambio. Hay que asentar más las relaciones. Lo de Cerro Castillo marca los primeros pasos. Aún tenemos mucho camino que andar para mejorar nuestro trabajo, nuestras relaciones políticas.

LOS ÉNFASIS

-El proyecto de indulto a los presos del estallido incomodó a los parlamentarios oficialistas. ¿No hubo falta de diálogo?

-El proyecto de indulto está en nuestro programa y lleva harto tiempo en el Senado. Incluso tuvo modificaciones en el trámite legislativo. Entonces, sí ha habido diálogo. Lo que pasa es que existe una dinámica del Congreso en que cada parlamentario pone sus propuestas y puntos de vista.  Obviamente  hay trabajar juntos. Pero es importante resaltar que nosotros tenemos compromisos sobre la mesa, tanto en derechos humanos como en reparación.

-¿Por qué hace el punto?

-Porque nosotros tenemos el desafío y la obligación de ir cumpliendo con esas cosas. Son un compromiso que hicimos ante la ciudadanía que eligió a Gabriel Boric como Presidente de la República.

-Entonces, ¿el gobierno va a tener que desplegar una estrategia? ¿Cuál?

-El principal énfasis es la colaboración. Es la estrategia de un gobierno y sus coaliciones. Cumplir con la agenda que hemos comprometido al país es un desafío colectivo.

-Ministra, ¿y qué pasa si se rechaza el proyecto de indulto? ¿Sería un fracaso para el gobierno?

-Es que, insisto, esto no se trata del gobierno. Se trata de la democracia que queremos construir. Se trata de familias, de jóvenes que han estado más de dos años en las cárceles sufriendo con problemas de salud, de alimentación sin tener ninguna prueba en su contra y sin nada que pueda decir que son delincuentes. Entonces, no se trata de que el gobierno fracase. Se trata del abandono de jóvenes y familias por parte de un Estado que más que acompañarlos, los ha perseguido injustamente. 

«Es que, insisto, esto no se trata del gobierno. Se trata de la democracia que queremos construir. Se trata de familias, de jóvenes que han estado más de dos años en las cárceles sufriendo con problemas de salud, de alimentación sin tener ninguna prueba en su contra y sin nada que pueda decir que son delincuentes».

-Pero si no logran los votos, ¿cómo cree que se va a leer?

-Algunos lo leerán como quieran leerlo. Y, claro, algunos querrán leerlo como un fracaso del gobierno, pero esto no se trata de si al gobierno le duele o no le duele, sino que del país.

EL QUINTO RETIRO

-En ese desafío colectivo, ¿cómo se entiende que con votos de sus partidarios se haya dado luz verde para discutir un quinto retiro  de fondos de pensiones?

-A ver, nosotros entendemos que el Congreso parlamenta, discute. Y habilitar la discusión sobre este tema, fue una definición de las coaliciones. Es parte de una democracia. Pero para nadie es desconocido que ese punto no está ni en nuestro programa ni en los compromisos del Presidente. En el Chile que queremos construir, los trabajadores no deben pagar más los costos de la crisis. Por eso tenemos un programa que se hace cargo de la recuperación económica.

-¿Una crisis que podría agudizarse?

-Bueno, claro, está el contexto de la guerra que ha generado mayor inflación. Entonces, hay que hacer todos los esfuerzos por controlar y evitar las alzas de precio. Está aumentando el pan, el costo de la vida… Es sumamente importante que se comprenda esta agenda.

«Para nadie es desconocido que ese punto (el quinto retiro) no está ni en nuestro programa ni en los compromisos del Presidente. En el Chile que queremos construir, los trabajadores no deben pagar más los costos de la crisis. Por eso tenemos un programa que se hace cargo de la recuperación económica».

-¿Qué es lo que se debe comprender?

-Nuestros énfasis. Hoy tenemos menos desocupación que en diciembre del año pasado, pero hay mujeres y jóvenes que se han quedado atrás. Queremos recuperar empleos. Aumentar salarios. Por otro lado, en nuestro programa está planteado que para superar el abuso y el negocio del sistema de AFP, hay que ir construyendo un modelo previsional alternativo. Eso es lo que le prometimos al país.

-¿Visualiza el riesgo de que se pueda terminar aprobando un quinto retiro? Ustedes estuvieron a favor de los otros retiros y Mario Marcel hacía las mismas advertencias que ahora…

-El contexto es totalmente distinto. Ahí se construye una falacia argumentativa. En ese momento, era una medida desesperada ante un gobierno que no tenía propuestas para los sectores más golpeados. Además, era fiel defensor de las AFP. Había una desocupación más alta. La situación era crítica. Nosotros lo levantamos, insisto, como una acción extraordinaria ante un gobierno que no tenía agenda. Pero nosotros sí tenemos una agenda.

«En ese momento, (los retiros de fondos de pensiones) era una medida desesperada ante un gobierno que no tenía propuestas para los sectores más golpeados. Además, era fiel defensor de las AFP. Había una desocupación más alta. La situación era crítica«.

EL FACTOR JADUE Y EL GOBIERNO

-¿Cómo leyó las declaraciones de Daniel Jadue? Él dijo que era casi impresentable que la misma coalición que aprobó cuatro retiros, hoy diga que es inviable.

-Él es libre de expresar sus opiniones. Nuestro partido levantó un programa de gobierno que tiene como objetivo empujar una reforma de pensiones para terminar con las AFP, generar empleo, aumentar los salarios y reducir la jornada laboral. Todos tenemos que contribuir a eso porque ser parte de este proyecto de transformación, fue una decisión del partido, una deliberación política.

-¿Le incomodan esas críticas considerando que usted es vocera y representante del PC en el gobierno?

-Yo soy militante, pero en este momento soy vocera de un proyecto de gobierno que hemos construido colectivamente. Estoy acá porque tengo la convicción de que es necesario avanzar, aunque no sea fácil. Además, estamos recién comenzando. Puede ser un poco apresurado juzgar por obras que todavía no se terminan de implementar.

«Él (Daniel Jadue) es libre de expresar sus opiniones. Nuestro partido levantó un programa de gobierno que tiene como objetivo empujar una reforma de pensiones para terminar con las AFP, generar empleo, aumentar los salarios y reducir la jornada laboral. Todos tenemos que contribuir a eso porque ser parte de este proyecto de transformación, fue una decisión del partido, una deliberación política«.

-Entonces, ¿las declaraciones de Jadue son en solitario? ¿No es una postura del PC?

-No nos hemos juntado deliberar en torno a lo que señala el alcalde.

-El alcalde Jadue también dijo: «Hay que evitar a toda costa que éste sea un gobierno de la Concertación». ¿Qué habría que leer ahí?

-… Sin ningún hecho concreto, algunos tienen la idea de que esto podría derivar en un proyecto concertacionista. Pueden ser aprensiones de él, pero nuestra apuesta de transformación es distinta. Responde a nuevos tiempos.

Vallejo, ministra secretaria general de gobierno. Crédito: Andrea Robles
Vallejo, ministra secretaria general de gobierno. Crédito: Andrea Robles

-Quizá él plantea un riesgo. Porque gobernar es  ceder, negociar. No todo lo que está en el programa termina siendo tal cual.

-¿Pero por qué se asocia el diálogo a la Concertación?  Nosotros lo vemos como algo positivo. Tenemos un programa de transformaciones que requieren asentarse para que perduren. Eso no se impone ni se levanta de un minuto a otro. Si fuese así, se generaría una situación de inestabilidad tremenda. El diálogo es clave para que los cambios perduren en el tiempo. Entonces, hacer del diálogo un sinónimo con el proyecto concertacionista es una tesis errada.

«Sin ningún hecho concreto, algunos tienen la idea de que esto podría derivar en un proyecto concertacionista. Pueden ser aprensiones de él (Jadue), pero nuestra apuesta de transformación es distinta. Responde a nuevos tiempos».

-También ha llamado la atención que Jadue ponga foco en la figura de Mario Marcel…

-Yo no me puedo hacer cargo de eso. Insisto: nuestro partido definió un proyecto de alianzas amplias en torno a un programa de transformación social. Eso es lo que estamos decididos a realizar.

Si el PC ya definió un camino, ¿lo que diga Jadue es a título personal?

-Yo no he dicho eso. Lo que dije es que el partido tomó una definición política de ser parte de un proyecto que está siendo empujado por un gobierno que partió hace 15 días. 

-Por eso: si el PC tiene el camino trazado y su ex candidato presidencial dice otra cosa, se puede entender que lo dice más como llanero solitario. 

-Es una manera de verlo. 

-La ciudadanía espera mucho del gobierno. Probablemente, quiere que los cambios sean rápidos. ¿Qué tan complejo puede ser administrar la impaciencia?

-Creo que es un poco errada esa tesis. Lo que a mí me toca escuchar en la calle es: “Sabemos que va a ser difícil y los vamos a acompañar”. La ciudadanía sabe que los cambios son un proceso. Tenemos una agenda muy ambiciosa. Evidentemente, nos gustaría poder solucionar todo en un año, pero no se puede. La sabiduría popular lo entiende.

«Creo que es un poco errada esa tesis. Lo que a mí me toca escuchar en la calle es: “Sabemos que va a ser difícil y los vamos a acompañar”. La ciudadanía sabe que los cambios son un proceso».

-¿Eso baja las expectativas?

-Creo que hay conciencia de que este proyecto les pertenece a todos y todas. El choque de expectativas se produce cuando después de una elección todos nos olvidamos, nos encapsulados en nuestras propias realidades, y perdemos perspectiva de los procesos de transformación.

-La situación de la Araucanía es una crisis abierta. El primer paso de la ministra Izkia Siches fue una accidentada visita a la zona. ¿Eso complica los planes de diálogo del gobierno?

-Lo primero: la agenda de ese viaje a la Araucanía se desarrolló casi al cien por ciento. La visita a la familia en Temucuicui era sólo una parte. No era todo. De hecho, participaron distintos ministerios y se avanzó bastante. Es importante destacarlo. No fue lo más mediático, pero hubo un trabajo concreto.  

¿Hay un aprendizaje respecto a cómo manejarse allí?

-Nosotros somos muy autocríticos en general. Siempre estamos pensando en cómo hacemos las cosas mejor. Y, reitero, ese viaje era una visita a una familia en particular. No a toda una comunidad, que tiene sus propios protocolos. Quizá no se entendió así. Pero claro, debió haberse previsto más la situación.  Nosotros seguimos trabajando. Nuestra agenda no se acota a un solo viaje. Esto va a seguir desarrollándose en el territorio. Por eso el subsecretario Manuel Monsalve ha tenido agenda para seguir en esa dirección.

«La agenda de ese viaje a la Araucanía se desarrolló casi al cien por ciento. La visita a la familia en Temucuicui era sólo una parte. No era todo. De hecho, participaron distintos ministerios y se avanzó bastante».

-¿Cuánta dificultad puede tener el diálogo en la zona? Hay grupos radicalizados que esta semana dieron un ultimátum al gobierno…

– Entendemos que hay posiciones más rígidas y por distintos factores. Hace tiempo que hay quienes ponen en duda el diálogo como herramienta para llegar a solución, pero nosotros vamos a insistir en el camino del diálogo. Es un proceso que no es fácil, inmediato ni rápido, pero requiere de decisión y compromiso. Y, en ese sentido, obviamente que ni los ultimátum ni las amenazas contribuyen, pero si hay disposición a dialogar bienvenidos sean.

Vallejo, ministra secretaria general de gobierno. Crédito: Andrea Robles

También puedes leer: Jackson a sólo días de asumir: “Nadie puede garantizar menos conflictividad en las calles”


Volver al Home

Notas relacionadas

Deja tu comentario