Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

7 de abril de 2022

El Principio del Estado Social

La imagen muestra a Augusto Wiegand frente a una imagen de la convención Agencia Uno

Históricamente, el Principio del Estado Social debe entenderse como una superación del Estado Liberal. Esta superación significa que el Estado no solo debe proteger la propiedad y la libertad, sino que también buscar un equilibrio entre libertad e igualdad.

Por

A propósito del proceso constitucional, se ha desarrollado un interesante debate acerca del significado constitucional del Principio del Estado Social (“PES”). Dado que en abstracto el PES está abierto a una multiplicidad de acepciones, vale la pena revisar cual ha recibido en una jurisdicción concreta. El caso alemán es de especial utilidad. En primer lugar, allí el Principio del Estado Social ha sido ampliamente tratado; en segundo, la última palabra sobre su contenido jurídico la tiene el Tribunal Constitucional Federal (“TCF”); finalmente, se trata de un país que lo ha ejecutado exitosamente, institucionalizando un sólido sistema de seguridad social.

Aunque su incorporación fue sopesada, la Constitución Alemana (1949) no contiene propiamente derechos sociales. En vez de ello, se incluyó el PES. El TCF declaró tempranamente (1951) que el Principio del Estado Social no es una frase meramente programática sino que posee fuerza jurídica directa. En este contexto, se le han reconocidas diversas funciones. La más relevante: se trata de una norma de derecho objetivo cuyo contenido es una orden al legislador de perseguir igualdad y justicia social, para lo cual goza, sin embargo, de un amplio margen de diseño. En otras palabras, el Principio del Estado Social indica al legislador un objetivo claro -la construcción de un orden social justo- pero dice poco acerca de cómo conseguirlo. Si esto fuera de otra manera, ha afirmado también el tribunal, el PES entraría en contradicción con el principio democrático, de igual rango constitucional. En este marco, el TCF le ha establecido al legislador principalmente un límite en su libertad de configuración: la obligación de garantizar a cada individuo un mínimo existencial en conformidad con la dignidad humana (2010).

Dado que en abstracto el PES está abierto a una multiplicidad de acepciones, vale la pena revisar cual ha recibido en una jurisdicción concreta. El caso alemán es de especial utilidad.

La progresiva construcción de un Estado de Bienestar robusto en la Alemania de postguerra revela que la responsabilidad de implementar el PES ha sido consistentemente asumida por el legislador a lo largo de los años. Históricamente, entonces, el Principio del Estado Social debe entenderse como una superación del Estado Liberal. Esta superación significa que el estado no solo debe proteger la propiedad y la libertad, sino que también buscar un equilibrio entre libertad e igualdad. En este sentido, uno de los objetivos del Principio del Estado Social es crear las precondiciones que permiten, en la práctica, el ejercicio de la libertad. Los medios para alcanzar estas metas son, por cierto, disputados, por lo que su significado permanece en discusión. Las distintas perspectivas representan, en último término, posiciones político-ideológicas. Con todo, en cuanto ellas garanticen un mínimo de equilibrio social, diferentes conceptualizaciones del PES pueden satisfacer el mandato constitucional.

La progresiva construcción de un Estado de Bienestar robusto en la Alemania de postguerra revela que la responsabilidad de implementar el PES ha sido consistentemente asumida por el legislador a lo largo de los años.

De esta experiencia pueden deducirse algunas recomendaciones para nuestra realidad.

En primer lugar, es deseable un amplísimo acuerdo en torno a la consagración constitucional del PES. Ello implicaría que los más diversos sectores políticos reconocen que uno de los objetivos primordiales del Estado es alcanzar un adecuado equilibrio entre igualdad y libertad, asegurando las condiciones mínimas que permitan a todos el ejercicio fáctico de esta última. En segundo, que el Principio del Estado Social no puede entenderse como una norma de clausura del debate democrático. Aunque es esperable que una nueva Constitución establezca derechos sociales, realizando – a diferencia de la Ley Fundamental de Alemania- inmediatamente a nivel constitucional concretizaciones del PES, compete esencialmente al legislador su ejecución. En consecuencia, corresponde al pueblo, a través de elecciones periódicas, definir que fuerzas políticas se consideran como las más capacitada para cumplir con el mandato constitucional del Principio del Estado Social.

*Augusto Wiegand es investigador del Centro de Estudios del Desarrollo (CED).

También puedes leer: Por qué el concepto de Wallmapu no gusta en Argentina


Volver al Home

Temas relevantes

#principioestadosocial

Notas relacionadas

Deja tu comentario