Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Actualidad

11 de Abril de 2022

Pancho Malo: siete episodios de una de las figuras clave del Rechazo

Pancho Malo: siete episodios de una de las figuras clave del Rechazo Foto: Agencia UNO

Preso por homicidio, simpatizante de la Fundación Pinochet y declarado admirador de Donald Trump. En The Clinic revisamos la trayectoria de Francisco Muñoz, alias Pancho Malo, desde sus días como barrabrava de la Garra Blanca hasta la creación del movimiento The Real Patriots, que apoyó a Kast y que —desde ya— adhiere al Rechazo de la nueva Constitución, pese a que aún no está escrita.

Por

Francisco Muñoz, exbarrista de la Garra Blanca conocido como “Pancho Malo”, fue uno de los cabecillas que destacó en la marcha del Rechazo a la nueva Constitución que se realizó en la Plaza Pedro de Valdivia de Providencia el pasado sábado 9 de abril.

El hecho causó revuelo por el nuevo apodo que le pusieron los detractores de la nueva Carta Magna al otrora barrabrava: Pancho Bueno.

En The Clinic revisamos el camino que ha recorrido el activista de ultraderecha, desde su pasado pinochetista hasta sus días más oscuros como líder de la barra de Colo Colo.

El ascenso de Pancho Malo en la Garra Blanca

Francisco Muñoz llegó a la Garra Blanca con 15 años. En 1992 formaba parte de un piño que se hacía llamar Los Holocaustos. Un reportaje de The Clinic relata que al principio le decían “Pancho Mentira”, porque “llegaba contando todos los días que había matado un chuncho o quemado una micro”.

“De ahí pasó a Pancho Malo, porque se creía malo y todos hueveaban mucho”, agrega uno de los integrantes de la barra de la época.

En 2003, tomó el liderazgo de la Garra Blanca y se mantuvo en la cima por casi una década. En varias entrevistas se ha jactado de la “limpieza” de la barra durante su mandato. “Cuando asumimos, había un abundante tráfico de droga, asaltos a los hinchas en los kioskos y los baños. Todas esas conductas anómalas fueron erradicadas”, afirmó una vez.

Sin embargo, buena parte de su poder se amparaba en su alianza con los hinchas de la población San Gregorio, quienes eran llamados despectivamente por sus rivales como Los Cumas. “Él es cuiquito, vive en Providencia pero trata de ser flaite y a los flaites es re fácil ganárselos. Los deja entrar gratis a los partidos, les habla fuerte y listo”, comentó un forofo de ese período.

Los días de Francisco Muñoz como barrabrava. Foto: Agencia UNO

Su nexo con la Fundación Pinochet

Una de las cosas que siempre caracterizó a Francisco Muñoz fue su admiración por Augusto Pinochet. En 1998, cuando el exdictador estuvo preso en Londres, Pancho Malo se convirtió en uno de los asiduos visitantes a la fundación que lleva su nombre.

Allí conoció a otros líderes barrabrava como el Spiry de Los Cruzados, el Mono Ale y el Cabezón Beto de Los de Abajo. Los tres estaban unidos bajo la bandera del pinochetismo. Por esa razón, lo corrieron de la Garra Blanca varios años y no volvió al estadio hasta el 2003.

Pancho Malo preso por homicidio

Durante ese período, estuvo preso por homicidio el año 2000. El hecho ocurrió en una fiesta en Vitacura, donde mató a otro joven durante una riña. En la época se habló de un “crimen pasional”. Sin embargo, la versión de Pancho Malo fue de “legítima defensa”.

“Estábamos en un carrete y llegó este loco con un cuchillo gigante, de cocina, para atacar a mi amigo. Yo lo defendí, le di un par de puñaladas, pero no quería matarlo”, relató. Por esta razón, Muñoz solo pasó seis meses preso en la Ex-Penitenciaría de Santiago.

Intento de baleo

En 2007, Manuel Yáñez, conocido en la Garra Blanca como El Tontín, contrató dos sicarios para cobrar su expulsión de la barra. La idea era que Agustín Oliva (El Dead) y Felipe Arias (El Rulo) acribillaran a Pancho Malo mientras tomaba once en la casa de sus padres en el barrio Los Obispos de Providencia.

Sin embargo, nada salió como esperaban. El hecho fue presenciado por Héctor Acosta, detective de la PDI, quien al presenciar el ataque, empujó a Muñoz y desenfundó su arma de servicio. Fue el único herido durante el enfrentamiento. De hecho, producto de las heridas, tuvieron que amputarle su pierna izquierda.

Dos años después, una nota de La Cuarta lo presentó como “El hombre biónico de la PDI” por la prótesis de titanio que le permitió seguir con su vida laboral al interior de la institución.

La caída del líder

En 2012 fue asesinado Francisco Figueroa, miembro del piño Los Spectros conocido como Mero Mero. Recibió al menos 13 puñaladas en el cuerpo durante un partido de Colo Colo con O’Higgins en el estadio El Teniente de Rancagua.

A los pocos días, la PDI logró detener a los tres sospechosos del homicidio. Uno de los imputados, Luis Felipe Vega (conocido como el Pelao) confesó rápidamente su participación. Además, concedió una entrevista a TVN donde aseguró que Pancho Malo fue el “autor intelectual” del crimen.

Los tres fueron condenados a 12 años de presidio mayor. Si bien Muñoz no tuvo consecuencias penales, el hecho marcó el declive de su liderazgo al interior de la Garra Blanca. No pudo volver a entrar a un estadio.

La nueva vida de Pancho Malo

Sorpresa causó Francisco Muñoz cuando se supo que en su perfil de LinkedIn se presentaba como facilitador de negocios y consultor internacional en materia de recursos humanos y escenarios de “alta complejidad”. Entre sus antecedentes laborales, incluía su liderazgo en la Garra Blanca.

En marzo de 2018, Francisco Muñoz concedió una entrevista al diario La Tercera donde reveló detalles de su nueva vida. En ella reconoció su admiración por Donald Trump y su aspiración a convertirse en presidente de Blanco y Negro. “Tengo importantes empresarios en el hemisferio que me respaldan”, aseguró.

The Real Patriots: la base de Pancho Malo para el Rechazo

En los últimos años, Francisco Muñoz materializó sus aspiraciones políticas con la fundación de The Real Patriots, movimiento de clara tendencia ultraderechista. A través de ella, organizó un banderazo en apoyo a José Antonio Kast durante las últimas elecciones presidenciales.

Un reportaje de El Mostrador reveló que también llamaba a depositar dinero a la cuenta corriente de su madre, Constanza Carrasco, para financiar los “elementos de animación”.

En la reciente marcha del Rechazo fue visto en la tarima junto a los diputados Johannes Kaiser y Leonidas Romero. En esa misma manifestación, un grupo de adherentes encaró a un periodista de ADN por tratar a Francisco Muñoz de Pancho Malo. Su nuevo apodo es Pancho Bueno, le aclararon.

Notas relacionadas

Deja tu comentario