Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

9 de mayo de 2022

«Me discriminó por llevar las uñas de color»: Movilh denuncia brutal agresión en gimnasio a joven en Quilpué

Denuncian agresión en gimnasio de Quilpué por "llevar las uñas de color" Captura de Twitter

Omar Tapia, quien denunció los hechos que fueron viralizados por el Movilh, aseguró que carabineros nunca llegó a prestar ayuda pese a que el agresor lo había amenazado de muerte.

Por The Clinic

Un insólito caso de violencia fue denunciado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) en un gimnasio de Quilpué a un joven de 27 de años por llevar las uñas pintadas.

Según señalaron desde el colectivo el protagonista de la denuncia, Omar Tapia, afirmó haber sido víctima de los golpes por una insólita razón. Así, señaló que el otro hombre, identificado como J.M.P.Q se abalanzó sobre él por utilizar pintura de uñas.

Los hechos quedaron registrados por el Gimnasio Coliseo Sarkos ubicado en la V región. Así, se ve el momento preciso en que comenzó a ser hostigado y golpeado sin otra razón más que por su expresión de género. El gimnasio, señalan desde la organización, no ofreció ningún tipo de ayuda o asesoría. Adicionalmente, no habrían tomado cartas sobre el agresor.

“Estaba tranquilamente entrenando cuando un hombre que no conocía me comenzó a molestar con insultos homofóbicos. Me discriminó por llevar las uñas de color. Me dijo ‘maricón culiao. Córrete, tení la unas pintadas como las minas. Te voy a matar, te voy a perseguir hasta matarte lacra culiá’”, le habría señalado según su versión.

De este modo, contextualiza lo que se puede ver en el metraje. «Intenté evitarlo, me persiguió por el gimnasio con más insultos. En un momento me empujó. Me devolví para pedirle explicaciones, para decirle que como se le ocurría empujarme por llevar las uñas pintadas. Ahí me pegó brutalmente sin piedad», puntualizó Tapia.

En esa línea contó la frustración que vivió producto del nulo interés del gimnasio de Quilpué de prestarle ayuda por el solo hecho de llevar las uñas pintadas. «Estuve dos horas esperando a Carabineros y nunca llegaron. En la recepción, el agresor incluso me amenazó de muerte. Me decía que me partiría el rostro al salir del gimnasio, que esperaría afuera para matarme», aseguró.


VOLVER AL HOME

Notas relacionadas

Deja tu comentario