Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

La Convención

11 de mayo de 2022

Comisión de Armonización: los matices de los colectivos en el último filtro a la propuesta de nueva Constitución

Comisión de Armonización: los matices de los colectivos en el último filtro a la propuesta de nueva Constitución Agencia Uno

El último cedazo por el que pasará la propuesta de una nueva Carta Fundamental será la Comisión de Armonización, instancia que comenzará su trabajo el próximo 16 de Mayo. A este espacio le corresponderá corregir eventuales contradicciones y errores que existan en el texto, por lo que será la última instancia para -eventualmente- disputar el orden y los contenidos del borrador que prepara la Convención. Por lo mismo, los criterios de las agrupaciones que la integrarán son disimiles; van desde "no puede ser una Convención chica" (Colectivo Socialista), hasta una apertura "al cuestionamiento de las normas en su todo" (Coordinadora Plurinacional).

Por

A menos de una semana que el borrador de la propuesta de Nueva Constitución esté finalizado, ya comenzaron a sesionar las tres comisiones que determinarán el fin del trabajo de la Convención Constitucional.

Estas son la comisión de Preámbulo, de Normas Transitorias y la de Armonización. Esta última será el último cedazo por el que pasará la propuesta de nueva Constitución, antes de ser presentada a la ciudadanía para su aprobación o rechazo en el Plebiscito de Salida del próximo 04 de Septiembre.

Así, en su primera sesión, la cual se llevó a cabo este lunes 09 de Mayo, los convencionales de la instancia realizaron seis infructuosas votaciones para escoger a quienes serán los coordinadores de la comisión desde el inicio de sus funciones, este 16 de Mayo, hasta el término de estas, el 29 del mismo mes. Con todo, las fuentes consultadas por este medio adelantan las matemáticas que podrían estar dificultando la elección: se buscaría repartir las seis coordinaciones de las tres comisiones que restan al trabajo constituyente entre los ocho colectivos de izquierda y centro izquierda.

En ese contexto, según los datos de la última deliberación, quienes corrían con ventaja para asumir la coordinación de la instancia eran las convencionales Tammy Pustilnick, quien obtuvo diecisiete votos, seguida de Amaya Álvez y Alondra Carrillo, quienes se hicieron con trece preferencias cada una. Mientras, del lado de los convencionales hombres, Daniel Bravo y Manuel Woldarsky llevaron la delantera en la votación, con diez y cinco votos, respectivamente.

Con todo, según lo establece el reglamento de la Convención, las funciones de la Comisión de Armonización dice que “revisará el proyecto de Constitución, velando por la calidad técnica y coherencia del texto constitucional e identificará posibles inconsistencias entre los contenidos aprobados”.

En este sentido, y a modo de subsanar estas eventuales inconsistencias, la comisión presentará al Pleno un informe con indicaciones al borrador de nueva  Constitución. Es ahí donde los convencionales podrán hacer sus últimos movimientos tácticos en la propuesta de una futura Carta Fundamental; es en aquellas enmiendas donde podrían incidir en la redacción definitiva de las normas o, en su defecto, fusionar artículos repetidos. Todo esto, con la posibilidad -cierta o acotada, según el punto de vista- de alterar el contenido de esas normas, según adelantan.

Estas modificaciones deberán ser posteriormente ratificadas por los dos tercios del total de los convencionales para quedar cristalizadas en la propuesta de nueva Constitución. Este punto del trabajo de la comisión es destacado por fuentes del órgano constituyente: ante la posibilidad de que los miembros de la instancia se pongan “creativos” con la edición del texto, la votación del Pleno ejercerá de “dique de contención”, según advierten en la Convención.

Es así que aquellas inquietudes expresadas en el pasado por convencionales como Agustín Squella, quien sugirió en este medio la posibilidad de que esta instancia se transforme en una “Convención chica” donde predomine el criterio político por sobre el técnico, cobra fuerza ante lo que podría ser una de los últimos focos de tensión en el Proceso Constituyente: cuánto podrán afectar las propuestas que la instancia haga al orden, forma y fondo de las normas contenidas en el borrador de la futura Carta Fundamental. 

Por lo mismo, los criterios entre los colectivos que participarán de la Comisión de Armonización varían tanto que se proyecta una discusión que tendrá  momentos de tensión, no ajenas a la disputa para seguir planteando puntos políticos en la eventual futura Constitución, según pudo verificar The Clinic entre las agrupaciones que estarán haciendo los últimos retoques al texto constitucional.

Coordinadora Plurinacional: “cuestionamiento de las normas en su todo”

El abogado Manuel Woldarsky llegó a la Convención de la mano de la extinta Lista del  Pueblo, conglomerado que abandonó al cabo de dos meses de estadía al interior del órgano constituyente. Tras esta renuncia, fue parte de los fundadores de la Coordinadora Plurinacional, junto con otros ex compañeros de colectivo como Alejandra Pérez y el convencional diaguita Eric Chinga.

Precisamente junto a Chinga jugó un papel preponderante en la negociación que decantó en la elección de María Elisa Quinteros para la presidencia de la Convención. Esto, ya que luego de un día de infructuosas deliberaciones, los miembros de la Coordinadora, liderados por Woldarsky y Chinga, levantaron el nombre de la actual presidenta del órgano, en conjunto con Movimientos Sociales y Pueblo Constituyente, mientras los conglomerados y partidos tradicionales ese entramparon explorando una carta común que los representase.

Otro episodio reciente que ha marcado los últimos días de la Coordinadora de la mano de Woldarsky, dice relación con la reposición de la propuesta que establece el mecanismo de insistencia para resolver diferendos entre el Congreso de Diputados y la Cámara de las regiones, en base a un quórum de 4/7.

Dicha norma fue rechazada en su informe de origen, correspondiente a la comisión de Sistema Político, pero un grupo de convencionales, Woldarsky entre ellos, logró poner de nuevo la propuesta sobre la mesa en la comisión de Sistemas de Justicia, logrando aprobar su reposición.

Sobre el alcance del trabajo que realizará en la comisión de Armonización, Woldarsky adelanta un principio: “es imposible una armonización sin el cuestionamiento de las normas en su todo”.

No obstante el extensivo y generoso criterio, el abogado agrega: “Hay que hacerlo con un control de cambios riguroso para efectos de mantener la trazabilidad, es decir; saber qué pasó en la comisión, qué pasó en el Pleno, y qué pasó en Armonización, para que sepamos de dónde viene cada coma y cada carácter de la norma constitucional que en el futuro se interprete”, afirma Woldarsky a The Clinic, quien también considera que el trabajo de la comisión deberá equilibrar los criterios políticos y técnicos en función de lo que, a su juicio, son los ejes centrales de la propuesta de Constitución.

“Es una comisión en la que la política debe ponerse a disposición de lo técnico para que la interpretación futura tenga enfoque en la protección de la persona, la democracia, la dignidad y del medio ambiente”, profundiza.

Escaños Reservados: incongruencias en Derechos Fundamentales

Los escaños reservados serán representados al interior de la comisión por tres de sus cuadros técnicos y políticos más destacados: los abogados Luis Jiménez, Rosa Catrileo e Isabella Mamani. Las huellas de estos convencionales durante el proceso demuestran una voluntad de mayor pragmatismo para construir acuerdos.

Catrileo, por ejemplo, tuvo un rol preponderante dentro del órgano constituyente en su rol de coordinadora de la comisión de Sistema Político, acaso la que más ha tensionado el debate al interior de la asamblea debido a la profundidad de los cambios estructurales que propone para los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Luego de dos intentos fallidos, la abogada mapuche logró encauzar el debate que determinó un acuerdo que congregó las voluntades de las izquierdas -Independientes No Neutrales hasta el Partido Comunista-, abarcando incluso a representantes de derecha como Cristián Monckeberg (Renovación Nacional) y Hernán Larraín (Evópoli) Todo con el objetivo de consagrar el diseño del nuevo Parlamento en el borrador de Nueva Constitución: un sistema bicameral asimétrico, donde las mayores atribuciones la concentrará el Congreso de los Diputados. 

Jiménez, en tanto, integra la comisión de Sistemas de Justicia, instancia donde fue determinante para la aprobación de la norma que establece la creación de los Sistemas de Jurídicos Indígenas en coexistencia con el sistema nacional.

A los anteriores convencionales se suma Isabella Mamani, quien ha ejercido un rol más silencioso en la Convención, desde donde la señalan como una de las articuladoras claves que lideraron el debate hacia la consagración de la restitución de tierras indígena en el borrador de Carta Fundamental.

Sobre el rol que jugarán al interior de la comisión de Armonización, Jiménez anticipa: “La primera tarea es sincerarnos, actuar de buena fe y decir ‘aquí hay una contradicción’”.  Ante ese escenario, el convencional adelanta los enfoques con los que abordará el trabajo de la instancia: “vamos a tener que tener la suficiente sabiduría y buena fe para llegar a acuerdos. Quizás se salvan haciendo una nueva propuesta de un artículo fusionado, porque todos sabemos cuál es el sentido de las normas que aprobamos”, agrega el constituyente.

En esa línea, y de forma preliminar, Jiménez ya advierte una contradicción entre los artículos 1 y 6 sobre Derechos Fundamentales.

En el primer artículo se lee que “los derechos fundamentales son inherentes a la persona humana”, mientras que en el sexto artículo aprobado de ese mismo informe, se agrega que “la naturaleza será titular de los derechos reconocidos en esta Constitución que le sean aplicables”. Surge entonces el dilema: ¿qué tendrá mayor relevancia en el borrador: la persona o la naturaleza?

Al respecto, Jiménez considera que estos artículos son contradictorios en apariencia “y eso debería ser corregido cambiando la redacción del artículo primero, inciso primero”, cierra el abogado.

Por su parte, la convencional Isabella Mamani asegura que el objetivo de la comisión de Armonización es ser “garante de los acuerdos de la Convención”.

“Nos aseguraremos que en su redacción se respeten los orígenes que hay detrás de cada artículo, como resultado de los dos tercios necesarios para llegar al borrador de la nueva Constitución”, asegura Mamani. “Lo técnico tiene que ser fiel a los acuerdos que hemos logrado en cada artículo, por lo que mantener aquello es también una tarea política”, añade.

Colectivo Socialista: distancia ante la idea de una “convención chica”

Pese a los traspiés que tuvo la comisión de Sistema Político en el Pleno de la Convención, el abogado Ricardo Montero logró una positiva evaluación de sus pares por su labor como coordinador de aquella instancia.

Ahí, Montero dirigió el debate y tomó un papel preponderante luego del fracaso del segundo acuerdo de las izquierdas de la comisión. Tras ello, organizó diversas mesas de negociaciones de carácter informal desde donde emanó el tercer -y final- paquete de normas.

Con todo, sobre los límites con los que contará la comisión de Armonización, donde compartirá junto a sus pares socialistas Andrés Cruz, Patricio Fernández y Claudio Gómez, Montero afirma: “El alcance de estas modificaciones va a estar dado por las propuestas que sean aprobadas por el pleno”.

“La comisión puede ver cuáles son las propuestas de mejora que cree son necesarias para mejorar el texto constitucional y al final, el que decide si esas propuestas son pertinentes o no, es el órgano soberano de la Convención que es el Pleno”, complementa el abogado.

En esa línea, el constituyente descarta de plano cualquier asomo de creatividad en dicho espacio: “sería un profundo error considerar la comisión de Armonización como una Convención chica”.

Independientes No Neutrales: apegados a las formas y al rigor técnico

La abogada Tammy Pustilnick es uno de los cuadros técnicos y políticos fundamentales de Independientes No Neutrales, en donde destacan su capacidad articuladora ante posturas alejadas de sus fronteras ideológicas.

En esa línea, durante los peliagudos días de negociaciones que precedieron al tercer acuerdo en materia de Sistema Político, trascendió que Pustilnick, quien integraba la Comisión de Forma de Estado, representó a su colectivo en las tratativas, incluso poniendo su rúbrica en las indicaciones de consenso.

Sobre el trabajo que llevará adelante la Comisión de Armonización, Pustilnick traza las líneas rojas de este espacio.

“La Comisión de Armonización no posee atribuciones para cambiar el fondo de una o más normas, sino que su función está dirigida a superar las inconsistencias, duplicidades o vacíos normativos. El debate, a mí parecer, será el alcance de estas facultades”, adelanta la convencional a The Clinic, quien ve en la formación jurídica de la mayoría de los integrantes de la instancia, una ventaja profesional para concretar estos propósitos.

“Encontramos presente en las y los integrantes un perfil mucho más técnico, lo que sin duda permitirá agilizar el trabajo en armonización”, asegura la convencional.

Frente Amplio: meterse en el fondo de las normas (sólo en caso de contradicciones)

El Frente Amplio estará representado en la comisión por tres de sus cuadros técnicos más notorios durante el Proceso Constituyente: Fernando Atria, Amaya Álvez y Christian Viera.

El primero, abogado constitucionalista y académico de la Universidad de Chile, es parte de las voces pioneras que vienen abogando sobre la importancia de la redacción de una nueva Constitución desde las movilizaciones estudiantiles del 2011. En ese sentido, es conocido su papel ideológico y articulador al interior del Frente Amplio, colectivo del cual ha oficiado como portavoz en varias de sus definiciones.

Si bien Atria entró al ex Congreso convencido de la relevancia de la aplicación de un diseño parlamentarista y unicameral en materia de Sistema Político, rápidamente asumió un pragmatismo que lo llevó a abandonar sus posturas iniciales para encontrar puntos en común con los demás colectivos de izquierda, desde INN hasta el PC.

Amaya Álvez, en tanto, también es uno de los cuadros técnicos más reñevantes del FA al interior de la Convención. Esto quedó de manifiesto en la Comisión de Forma de Estado, desde donde abogó por la consagración del Estado Region. A su vez, el abogado constitucionalista, Christian Viera, fue uno de los coordinadores de la comisión de Sistemas de Justicia, instancia donde se celebró el establecimiento de los Sistemas de Justicia Indígenas en la propuesta de texto constitucional.

Así, sobre el alcance del trabajo de Armonización, Viera establece un punto intermedio entre mantener el sentido de las normas anteriormente aprobadas por la Convención, pero con apertura a modificar sus contenidos en caso de advertir algún problema de sentido. “La Comisión de Armonización no es una supra comisión en relación a las demás comisiones que ha habido en la Convención. Con todo, puede meterse en un tema de fondo cuando se detecta una contradicción entre las normas para provocar esa corrección”, afirma a The Clinic.

En esa línea, Viera advierte que el debate en la Comisión de Armonización “por cierto que va a ser una discusión política, pero aquí hay reglas y las reglas van a guiar la discusión”.

Chile Digno: escaso margen para alterar las normas 

La abogada conunista Bárbara Sepúlveda ha sido señalada desde el inicio del trabajo del órgano constituyente como una de las articuladoras más potentes de su bloque, Chile Digno, junto a su compañero de militancia en el órgano constituyente, Marcos Barraza.

Tal es su reconocimiento al interior del ex Congreso, que Sepúlveda sonó con ventaja para presidir la mesa directiva de la Convención en su segunda etapa. Sin embargo, depuso su candidatura y optó por la vicepresidencia adjunta, cargo que ejerce hasta hoy.

La labor de Sepúlveda al interior de la comisión de Sistema Político fue clave en los tres acuerdos que fraguaron las izquierdas y que determinaron el diseño del poder legislativo que está consagrado en la propuesta de Nueva Constitución: eliminar el Senado por una Cámara de las Regiones y fortalecer con mayores atribuciones al Congreso de los Diputados.

Fuera de micrófono, sin embargo, fuentes de Chile Digno -pacto donde también estará representado por el abogado Roberto Celedón (Ind. FRVS)- advierten que, no obstante haberse jugado buena parte del capital político -por ejemplo- para bajar el quórum de 2/3 para la aprobación de las normas constitucionales, ahora ven un acotado margen para que las indicaciones que se hagan en la comisión afecten el fondo de las normas ya incorporadas al borrador de nueva Constitución. 

Chile Vamos: contradicciones en la Consulta Indígena y reiteraciones de “Plurinacionalidad”

El ex presidente de Evópoli, Hernán Larraín, es transversalmente señalado como uno de los convencionales más dialogantes de su sector. Aunque sus intervenciones no fueron vinculantes, participó de la mesa de negociaciones del segundo acuerdo al que llegaron las izquierdas en materia de Sistema Político.

Asimismo, el convencional, en conjunto con el ex ministro Cristián Monckeberg (RN), fueron parte de los votos claves que permitieron que el tercer acuerdo emanado de dicha comisión pudiera pasar la barrera de los dos tercios del Pleno.

Con todo, Chile Vamos también estará representado en la comisión por otros “pesos pesados” de la derecha en el órgano constituyente, como Ruggero Cozzi (RN) y el ex ministro Rodrigo Álvarez (UDI)

Anticipándose al debate que tendrá la Comisión de Armonización, en Chile Vamos mencionan algunas contradicciones visualizadas en el texto: las tres garantías que hay en el borrador sobre la consulta indígena.

Esta podemos encontrarla en el artículo 7° de Forma de Estado, donde se establece que “los pueblos y naciones preexistentes al Estado deberán ser consultados y otorgar el consentimiento libre, previo e informado, en aquellas materias o asuntos que les afecten en sus derechos reconocidos en esta Constitución”. La Consulta Indígena, de acuerdo a esta definición, sería concordante con los requisitos que establece Naciones Unidas para su implementación: una consulta “libre e informada”.

En tanto, en el artículo 4° de Derechos Fundamentales se establece que para la Consulta Indígena, “el Estado garantiza los medios para la efectiva participación de éstos (pueblos y naciones indígenas), de forma previa y libre, mediante procedimientos apropiados, informados y de buena fe”, redacción que sería coincidente -argumentan las fuentes- con lo establecido en el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo.

En esa línea, una redundancia de la que también previenen los convencionales de Chile Vamos, tiene que ver con las cinco veces en que está consagrada en el borrador de nueva Constitución el concepto de “plurinacionalidad”.

Marco Moreno, U. Central: Un espacio de “negociación política”

Por más que el mandato inmediato de la Comisión de Armonización sea ordenar eventuales inconsistencias en las formas, de todas formas la instancia será un espacio de deliberación y de acuerdos políticos, alertan desde la academia. Así lo plantea el decano a este medio el director de la Escuela de Gobierno de la Universidad Central, Marco Moreno. 

“En casos donde tendrá que conformarse algún tipo de acuerdo validado por los dos tercios, significaría pronunciarse sobre cuestiones que tienen que ver más con el fondo que con la forma. Vamos a ver una negociación del tipo que hemos visto en las instancias de los plenos anteriores”, asegura el académico, quien complementa: “eso va a ser el resultado de una negociación política entre los colectivos, más que una cuestión estrictamente procedimental”.

En ese sentido, Moreno estima que “en aquellos temas que requieran de un pronunciamiento que sea votado, eso va a ser espacio de la política y se van a tener que resolver políticamente esas discrepancias. Eso pasa por las alianzas que establezcan los colectivos, especialmente aquellos que tienen más capacidad de influir en las decisiones”, profundiza el politólogo.

Al respecto, el vicepresidente de la mesa directiva de la Convención, Gaspar Domínguez, tiene una interpretación propia sobre el alcance de corrección que tendrá la comisión para resolver posibles contradicciones en el texto, donde no descarta la prerrogativa de la comisión para sugerir al Pleno modificaciones de fondo a las normas ya escritas en el borrador de nueva Constitución.

“Si estas contradicciones recayeran sobre elementos de fondo, lo que yo interpreto es que la Comisión de Armonización tendrá la atribución de ofrecer al Pleno elementos para superar estas eventuales contradicciones. Si estas contradicciones son de fondo, la propuesta para superarlas tendrán que tocar el fondo”, afirma Domínguez a The Clinic.


También puedes leer: Faride Zerán, presidenta del Consejo Nacional de Televisión: «Aspiro a que TVN sea un canal público en serio»

Notas relacionadas

Deja tu comentario