Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Cosecha Propia

13 de mayo de 2022

­Señal 3 La Victoria: la televisión comunitaria en la que Francisca Sandoval trabajó hasta el final de su vida

La imagen muestra a Señal 3 La Victoria Patricio Vera

Fundado en 1997 con el claro objetivo de mostrar lo que los medios tradicionales ocultaban, el canal, que recientemente sintió la pérdida de su creador, Luis Polo Lillo, hoy sufre la muerte de la periodista. Aquí, su historia y la reflexión de algunos vecinos y de uno de sus fundadores.

Por

“Para nosotros, los pobres, el infierno está en la tierra”. –  Luis Polo Lillo, fundador de Señal 3 La Victoria

Pasó lo que jamás tendría que haber pasado. Lo que te dicen que puede ocurrir cuando vas a la calle, cuando haces crónica diaria. Pero lo que ningún periodista espera que suceda, porque es su trabajo. Y más en un día tan importante como el del Trabajador, y cuando haces periodismo para un canal comunitario, de esos que son fundamentales para la población y la democracia. Pero ocurrió: Francisca Saldoval, de 29 años, murió en la mañana de este 12 de mayo. La profesional, apasionada por la comunicación al servicio del pueblo, luchó por su vida durante días luego de haber recibido un disparo en la cabeza mientras cubría el Día del Trabajador en barrio Meiggs, para Señal 3 La Victoria.

Franchi, como le decían, trabajó hasta el final de su vida para ese medio, conocido por ser una de las primeras señales comunitarias del país, que abarca más de 9 kilómetros: alrededor de 350.000 hogares y unos 800.000 vecinos y vecinas de Pedro Aguirre Cerda y comunas aledañas de la ciudad de Santiago.

Tras el anuncio de la muerte de Francisca Sandoval, en la ex Posta Central, el canal seguía normalmente con su programación: infantil, La tumba de las luciérnagas, El cantar de los grillos, el documental Pilmaiken Williche, el noticiario de Telesur (…). Pero, en redes sociales, sus casi 30 compañeros de Señal 3 La Victoria publicaban un sentido homenaje.

“Te escribimos desde las vísceras, en este momento tan crudo, de tanto dolor (…) Franchi querida, hoy te lloramos, no te olvidaremos jamás, lucharemos por llegar a la verdad, seguiremos y reafirmamos con mayor razón nuestra lucha por llevar la comunicación a los territorios, por mostrar la verdad de las calles, esa verdad que tanto han querido tapar, y reafirmamos con más fuerza que nunca las palabras que nos dedicó Polo (fundador de Señal 3 La Victoria): ‘Hagan realidad sus sueños, hagan revolución, hagan la comunicación popular parte de ustedes’”.

Exposta Central el jueves 12 de mayo. Crédito: Javier Middleton

***

Antes, mucho antes que Francisca Sandoval naciera, la semilla del canal para el que trabajó ya existía. Era un grupo de jóvenes provenientes del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, del MIR, del Movimiento Juvenil Lautaro, entre otros grupos que lucharon contra la dictadura, que desde el retorno a la democracia empezó a hacer comunicación. Su objetivo era, como dijo Luis Polo Lillo, su fundador, en una entrevista en 2019, “despertar a la gente”.

El año 1992, el grupo empezó a hacer “pantallazos”: ponía una amplificación y un proyector en la calle una vez al mes, para mostrar todo aquello que la televisión tradicional no mostraba, en específico, lo que sucedía en los sectores populares, como La Victoria.

No fue hasta el 30 de octubre de 1997, sin embargo, que Señal 3 se fundaba oficialmente. Como organización social sin fines de lucro, ha subsistido a lo largo de las últimas décadas gracias al apoyo de los vecinos del sector, que participan en las actividades de autogestión y en la postulación a fondos públicos.

Aracely Hurtado (31), nació y fue criada en La Victoria. Para ella, “la Señal 3 es un punto de encuentro para los victorianos. Es como otra señal distintiva de nosotros”. “Imagínate que en los ’90, cuando en La Victoria no teníamos acceso a TV cable, y no existía eso de ver las películas; no teníamos VHS porque somos pobres, que surja esta señal de la mano de los mismos pobladores… Porque la señal la creó el Polo Lillo, con su gente…  Y poquito a poco fueron creciendo, con la ayuda de los mismos pobladores cuando hacían colectas en la feria… Entonces, siempre hubo esto de involucrar a la gente de La Victoria con la Señal. Por esa parte de la autogestión”, cuenta a The Clinic.

Ella se acuerda particularmente de cuando Señal 3 vendía antenas en la feria para los pobladores, las cuales valían $3.000 pesos. Y por ese valor, “uno podía tener acceso a otras cosas y a otra información también, que no teníamos por la señal abierta de TV, como no teníamos cable».

«En ese sentido, la Señal 3 empezó una tarea como de acercarnos a nosotros los pobladores cosas que nos quedaban lejos. Cuando empieza a existir el CDF, empiezan, por ejemplo, a transmitir los partidos de fútbol. Algo así más o menos chistoso, también, fue que ponían películas XXX en horario de adultos. Hacían eso: transmitían los partidos, los estrenos de las películas…”, recuerda Aracely.

Esas mismas antenas transmisoras, el equipo de Señal 3 envió a otros países, para apoyar los canales comunitarios de Perú, México y de las favelas del estado de São Paulo, en Brasil, a inicios de la década pasada.

Hasta 2018, cuando el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) entregó la concesión de TV Digital a Señal 3 La Victoria, todas las transmisiones que había hecho el canal habían sido ilegales. Un total de 21 años de transmisiones ilegales, como todos los medios de carácter comunitario en Chile, que hasta ese momento no podían, por ley, funcionar en el país.  

Se trata de una realidad que fue comentada por su fundador muchas veces a la Red de Medios Comunitarios e, incluso, en algunos viajes que realizó en Europa. En uno de ellos, Luis Polo Lillo, recalcó: “no hemos logrado que el Estado nos dé una frecuencia para poder transmitir (…). Por eso creemos que nosotros tenemos que ser los que levantemos la voz y tomarnos los espacios. No esperar que el Estado venga y te de una concesión para poder transmitir los contenidos y la realidad y la cultura que el Estado no está entregando. Sino que los pobres tenemos que tomar la iniciativa, tomar la comunicación en nuestras manos y no pedirle permiso a nadie”.

***

“Dentro de los canales de barrio, siempre nos conocemos en todo lo que estamos haciendo. Y Señal 3 cumple un rol fundamental para nosotros, porque fue de los primeros (en existir). Es de mucho esfuerzo nuestra labor, porque muchas veces no tenemos los medios como para comprar los artefactos, y hacemos todo solo con harta voluntad, con hartas ganas de cambiarlo todo. Por eso mismo es tan respetable la labor de nuestros medios”, comenta a The Clinic Melyna Montes, fundadora del canal comunitario La Vitrina TV.

Desde su fundación, Señal 3 se abocó a mostrar las manifestaciones sociales, dar espacio a las demandas de los pueblos originarios, a las mujeres, las diversidades sexuales y a los más vulnerables. También ha cumplido un rol de servicio para la comunidad: en algunos programas, el canal enseñó desde cómo articular un sindicato hasta cómo plantear una negociación colectiva con todas las herramientas legales que eso involucra. En otros, enseñó fundamentos de las artes y el rol de la cultura en la democracia. Su idea básica, de acuerdo con su página web y redes sociales, es que, si algo no está en la tele, no existe, “y si la tele la hace la gente, la hacemos nosotros, la hacemos participativa y enseñamos”.

Hermana Donata, parte de la Congregación Hermanitas de Jesús y quien desde hace una década vive en La Victoria, dice a The Clinic que, para ella, “la Señal 3 es muy importante, porque nos da información alternativa al sistema. Entonces nos parece que hacen una labor pero muy importante”.

Esa línea editorial, cuenta a The Clinic Gonzalo Barría (47), más conocido como “El Chalo”, y uno de los miembros fundadores del Canal, “todos la saben y todos la cumplen”. El medio, detalla, no cuenta con un editor en términos de jefatura, que arme la línea programática de Señal 3, pero sí varios responsables de editar los contenidos.  

Aunque dice que su trabajo con los demás comunicadores que reportean, graban, editan, se encargan de la programación y del manejo de redes sociales, es bien horizontal, hoy Señal 3 tiene un director: Benjamín Lillo, hijo de Polo, quien falleció a fines de 2021 producto de esclerosis lateral amiotrófica, una enfermedad neurodegenerativa.

***

En La Victoria, toda la comunidad conoce a quienes trabajan en Señal 3, porque la mayoría de los comunicadores vive ahí o pasa muchas veces por el Canal.

Por eso, cuando algo ocurre con uno de ellos, hay una conmoción importante en el sector. Fue el caso, en 2019, de quienes cubrían el estallido social. Especialmente porque quienes trabajaban en el canal en ese momento no tenían seguro de salud, según contó Polo a Telesur, de Venezuela. “No solamente les pasa eso a la Señal 3 de La Victoria, a Piensa Prensa, a Radio Curruf, a Radio Liberación y otra cantidad más de hermanos que están en la calle haciendo lo que los grandes medios no son capaces de hacer porque, o les da miedo, que no lo creo, o porque están cooptados por el poder”, relató.  

También en 2020 la comunidad de La Victoria pasó otro susto, luego que el camarógrafo de Señal 3, Gerardo Cortes, fuera detenido en abril de ese año por Carabineros mientras se encontraba cubriendo una protesta pacífica en Plaza Dignidad.

Al año siguiente, en 2021, el sector sufrió el fallecimiento de Polo, muy querido en La Victoria. En su homenaje, 120 Medios comunitarios independientes presentaron la iniciativa popular “Medios por el derecho a la comunicación Luis Polo Lillo”, que buscaba formar un mercado comunitario de las comunicaciones para emparejar la cancha con los demás medios, pero que no obtuvo la cantidad de firmas suficientes para ser debatida en la Convención Constituyente.

La última conmoción, por supuesto, fue la tragedia de Francisca Sandoval.

Exposta Central ayer, 12 de mayo. Crédito: Javier Middleton.

“La verdad es que estamos destrozados. Estamos súper mal. Es difícil, porque la Francisca es una joven alegre, que le encantaba salir a grabar. Era como su… Ella lo entregaba todo. Ella se realizaba saliendo a grabar. Entonces, para ella era una cuestión grandiosa, porque le gustaba”, cuenta “El Chalo”, quien conoció a Francisca en la universidad, en la ARCIS, mientras ella estudiaba psicología.

“Yo la traje para acá, para el canal. Entonces, para mí igual es difícil. Para mí, estos días, y no solamente para mí; para todos. Porque al final hicimos un grupo súper unido, bonito. Nos juntábamos siempre. Entonces, es el no poder dormir, y no solamente yo, si no que todos mis compañeros están en la misma. Me dicen que no pueden dormir, que ‘estoy pensando todo el rato en eso’… Y está lo que pasó hoy (su muerte). La verdad es que se sabía que ella estaba muy mal. Y bueno, hasta que se nos fue. Y para nosotros la pérdida de Francisca ha sido muy dolorosa”, comenta.  

Aracely Hurtado coincide. “A nivel general, yo te lo digo, hay un ambiente de mucho dolor. De mucha pena. Nos miramos las caras y, entre los vecinos, es una pena grande… Eso es innegable. Porque nos sentimos parte del dolor de alguien que la mataron. Entonces, se ve un ambiente hoy de mucha tristeza. Esto mezclado que hubo una balacera anoche (miércoles 11) y hoy en la mañana (jueves 12), que ya se llevó a otra persona. Involucrados o no en este narcoconflicto, se murieron”, dice.  

“En ese sentido, se ve un ambiente de mucha pena, y de mucho respeto. Incluso ya se empiezan a organizar las muestras de apoyo. La Junta de Vecinos pasó a avisar que a las 8 hay una velatón. Como que las organizaciones dentro de la población… La misma parroquia. O sea, la parroquia estuvo haciendo cadenas de oraciones para la Fran todos los días a las 8…”, detalla Aracely Hurtado.  

Esta mañana del 13 de mayo, las redes sociales de Señal 3 La Victoria amanecieron con una cinta negra para indicar el luto a Franchi. Y 11 publicaciones. En ellas se ve un hombre con un cartel diciendo “Francisca Sandoval presente”; el velatón que le hicieron; una proyección en la Alameda con su rostro; un video y una foto de carabineros reprimiendo las manifestaciones de anoche en su homenaje y, por supuesto: una fotografía de sus compañeros de Señal 3, abrazados.

La lectura de esta: “Nos arrebataron una parte de nuestra alma, pero seguiremos con la frente en alto y con sed de justicia, más unidos que nunca para exigir justicia y llegar a la verdad. Porque somos familia, esa que uno elige, si tocan a una, nos tocan a todxs. Familia Señal 3 La Victoria, ¡presente! Francisca Sandoval, ¡Presente!”.

También puedes leer: Restitución de tierras: Crónica de uno de los días más importantes para los pueblos originarios

Notas relacionadas

Deja tu comentario