Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Política

30 de junio de 2022

Al ritmo de las encuestas: así se mueven los hilos tras la jugada de la reforma constitucional de Rincón y Walker

Senadores Ximena Rincón y Matías Walker Agencia UNO

El proyecto de reforma constitucional presentado por los senadores DC Ximena Rincón y Matías Walker, que busca rebajar el quórum para modificar la actual Constitución, podría volverse una piedra en el zapato para el Apruebo y cristalizar la opción ‘Rechazar para reformar’ impulsada por sectores de centro y derecha. Ante esto, su tramitación -que comienza su primera votación en la Comisión de Constitución del Senado el 05 de Julio-, será clave en una campaña que comienza con una cierta ventaja de la opción del Rechazo, según los últimos sondeos de opinión.

Por Felipe González y Joaquín Abud

El próximo martes 05 de julio, un día después de que la Convención entregue al Presidente Boric el proyecto de Nueva Constitución, se votará en la Comisión de Constitución de la Cámara Alta el proyecto presentado por los senadores Ximena Rincón (DC), Matías Walker (DC), Pedro Araya (Ind. PPD) e Iván Flores (DC) que busca rebajar los quórums que modifican la actual Carta Magna.

La propuesta de reforma constitucional de los parlamentarios pretende fijar en 4/7 el guarismo necesario para que el Congreso pueda reformar la actual Constitución. Así, se pondría fin a uno de los enclaves que más resistencia ha generado la Carta Fundamental desde el inicio de el retorno a la democracia: su alta exigencia para ser modificada.

“Se demoraron poco”, acusó con ironía el Presidente Boric cuando Rincón y Walker presentaron la propuesta el pasado 06 de junio, antes de complementar con que “la Constitución lleva más de treinta años”.

“Lo que hace el proyecto es quitarle tensión al Plebiscito»

Con todo, el proyecto llega en un momento en que la campaña ante el Plebiscito de Salida, en el que se aprobará o rechazará el texto propuesto por el órgano constituyente, está en un candente punto inicial. Esto, ya que el Rechazo se estaría imponiendo ante el Apruebo -según las encuestas-, fenómeno que dista de los índices de respaldo del Proceso Constituyente en sus albores: un 78% apoyó el cambio constitucional en el Plebiscito de Entrada de Octubre del 2020.

Sin embargo, según la última edición de la encuesta Cadem, publicada este lunes 27 de junio, el 51% de los consultados se inclinaría por el Rechazo, mientras que un 33% lo haría por el Apruebo. En tanto, la encuesta de MORI y FIEL, publicada este miércoles 29 de junio, da cuenta que un 35% estaría por rechazar el texto y un 31% por ratificarlo.

En ese escenario, el senador Matías Walker afirma a The Clinic que su proyecto “busca otorgar la mayor cantidad posible de certezas de que, independientemente del resultado del Plebiscito, el Proceso Constituyente va a continuar y que vamos a facilitarle también al gobierno la aprobación de sus reformas bajando los quórums de aprobación, de manera tal que la derecha no imponga su poder de veto”.

“No es lo mismo tener que aprobar reformas constitucionales por 28 votos que por 33 votos”, puntualiza el senador DC.

Pese a ello, algunos analistas han señalado que el proyecto de Rincón y Walker podría ser funcional al Rechazo, apuntando a que descomprimiría la tensión ante una eventual derrota del Apruebo.

“El Rechazo tiene más posibilidades de las que ya tiene, a medida que se instale la idea de que hay una ruta alternativa”, señala el doctor en ciencia política y director de TresQuintos, Kenneth Buker.

Para el Sociólogo y director de la encuestadora Tú Influyes, Axel Callís, “lo que hace el proyecto es quitarle tensión al Plebiscito y eso, de una u otra forma, atenta contra la participación”.

“Más allá de que sea obligatorio, las personas se mueven a votar cuando sienten que algo se va a definir, como ocurrió con la elección de Boric y Kast. Entonces, si va a haber una reinterpretación de los resultados, un ‘Rechazo para Reformar’ o cualquier cosa, las personas van a decir ‘bueno, si después van a reformar todo, para qué voy a votar’”, apunta Callís.

“Los partidarios del Apruebo preferirán que se vote después del Plebiscito”

El experto electoral y ex parlamentario, Pepe Auth, estima que la fecha en la que se votará el proyecto presentado por Walker y Rincón no es casual y puede influir en la opinión pública de cara al referéndum.

“Es evidente que los partidarios del Apruebo preferirán que se vote después del Plebiscito, y los del Rechazo que se vote antes. La viabilidad del Rechazo crece en la medida que la alternativa no sea quedarse con la actual Constitución, sino caminar a una nueva. Y la señal de bajar el quorum tiene ese efecto”, asegura Auth.

Así, sobre las fechas de la tramitación del proyecto, Walker afirma que “no tenemos mayor ansiedad. La idea es que esto avance con un acuerdo lo más amplio posible, que hasta el momento lo tenemos. Todos entienden que este es un proyecto importante y también entienden que, paradojalmente, puede transformarse en una tabla de salvación para el propio gobierno”.

Con todo, el senador falangista espera “que salga de la comisión la próxima semana y que se haga un buen debate en la sala del Senado. Ojalá podamos aprobarlo en el Senado entre julio y agosto”.

Por su parte, Bunker estima que “mientras antes se pueda concretar esa idea, a más personas puede llegar y mayores probabilidades tiene el Rechazo”.

Por el otro lado, según señala en analista político, una fecha tardía de votación del proyecto “no permite que algunas personas enfrentadas a la dicotomía puedan ir a votar por el Rechazo. Van a creer que la única alternativa es quedarse con lo que hay si gana el Rechazo”.

El cientista político sustenta su punto en base a los sondeos de opinión y al triunfo del Apruebo en el Plebiscito de Entrada. En este sentido, la ciudadanía sí querría un cambio constitucional, pese a los magros números que registra en las encuestas la propuesta de la Convención.

“Los constituyentes obligan a los votantes a pensar que esta es la única alternativa que tendrán, y cuando uno mira las encuestas está ganando el Rechazo, pero la gente quiere que siga el Proceso Constituyente. Entonces, se trata de encontrar una manera de seguir adelante”, argumenta.

“De eso se trata el plan B: de ofrecer una alternativa en la que la gente se pueda sentir cómoda. Y las personas se van a sentir cómodas con lo que se proponga en la medida en que lo puedan creer”, sintetiza Bunker.

Por su parte, Callís señala que los días más próximos al referéndum podrían ser fundamentales para el grupo de indecisos que, en sus últimas ediciones, Cadem agrupa en un 30% y FIEL y MORI en un 12%.

“Más de la mitad de las personas ya están más o menos decididas. En las últimas dos o tres semanas siempre se decide alrededor de un 15 o 20%. Eso está pasando en las elecciones”, apunta el sociólogo.

Con todo, Auth asegura que el proyecto de reforma impulsado por Rincón y Walker no será un punto fundamental en la campaña de cara al Plebiscito.

“No es determinante porque ya está instalada la idea de la vía alternativa. Esa es una de las razones por las que fue cambiando la opinión pública junto a la deriva de la Convención que produjo un texto que está a la izquierda del Boric de primera vuelta”, apunta Auth.

Para el ex parlamentario y uno de los fundadores del PPD, un punto clave del posicionamiento de la idea de la reforma constitucional fue cuando el timonel de la UDI, el senador Javier Macaya, dio “por muerta la Constitución vigente”, con lo cual la urgencia de un cambio de Carta Fundamental se hizo transversal en un sector que históricamente defendió el texto.

“En eso se movió bien la derecha. Hay que darle el crédito a Macaya, que hizo el recambio en la UDI y logró girar estratégicamente al conjunto de la derecha para ponerla en el carril de asumir que Chile necesita una nueva Constitución, eso ha sido clave. Eso ya está parcialmente instalado, pero si se aprobara la reforma en el Senado, le daría más vueltas todavía”, sintetiza.

Camino despejado en el Senado e incertidumbre en la Cámara

La aprobación del proyecto de Rincón y Walker parece tener un paso despejado en el Senado para su aprobación. Prueba de esto es el amplio consenso que se vio en la Comisión de Constitución del Senado en el primer día en que se discutió la propuesta, este martes 28 de junio.

«Si finalmente triunfa el Rechazo, quiero manifestar que RN cree que el Proceso Constituyente debe seguir adelante y hay que abrir todas las fórmulas y espacios. La rebaja del quorum ofrece la garantía de que ello va a ocurrir», dijo en la instancia el presidente de RN, el senador Francisco Chahuán, cuyo partido ya anunció que se abanderará por rechazar la propuesta de la Convención, al igual que el resto de Chile Vamos.

De hecho, en el gremialismo celebraron el proyecto cuando se ingresó a inicios de junio. “Desde la UDI respaldamos esa reforma constitucional y comprometemos apoyo para que nazca una nueva esperanza constitucional que una al país y no lo divida”, escribió el senador y timonel UDI Javier Macaya en su cuenta de Twitter.

«No puedo adelantar la votación, pero veo con buenos ojos que se disminuyan los quórums supra mayoritarios. El gobierno tiene que ponerse en los escenarios reales y son inciertos», dijo en su intervención el senador Juan Luis Castro (PS), quien no anticipó su postura dado que estaba reemplazando al senador Alfonso de Urresti (PS) en la sesión.

Por su parte, una de las autoras del proyecto, la senadora Ximena Rincón (DC) -cuyo partido definirá una posición institucional para el referéndum el 06 de julio-, argumentó a favor de la propuesta proyectando un eventual triunfo del Rechazo.

“¿Qué va a hacer el gobierno si gana el Rechazo y no está esta reforma? La Constitución no puede ser de izquierda o derecha, tiene que ser una respuesta al país”, señaló la Senadora.

Con todo, Auth afirma que el proyecto debería contar con el apoyo en la Cámara Alta de los parlamentarios que se inclinan por el Apruebo.

“Es muy difícil que senadores como (Ricardo) Lagos Weber o (Jaime) Quintana, que siempre han preconizado la rebaja de los quorums, voten en contra o se abstengan, por mucho que se los pida el gobierno”, señala.

En tanto, Auth visualiza en la Cámara un escenario más incierto dada la alta fragmentación de fuerzas políticas que tiene la corporación. Aunque, el ex parlamentario se sitúa ante un escenario poco probable para que el proyecto resulte rechazado.

“La Cámara está más fragmentada y podría generarse una minoría de bloqueo junto a los Republicanos. Pero es difícil ver al FA votando con los Republicanos en una minoría de bloqueo, sobre todo antes del Plebiscito, sería una cuestión impresentable”, señala.

En vistas de este panorama, Auth afirma que “lo mejor para quienes quieren que esta reforma salga, es que se apruebe en el Senado antes del Plebiscito, y que quede para la votación después del Plebiscito en la Cámara”.

“Después del Plebiscito, el FA no va a votar en contra y tendría los dos tercios, y la derecha no podría desdecirse de lo que hizo al día siguiente”, complementa.

Con este escenario a la vista, Walker se muestra confiado en que el proyecto será aprobado con celeridad en la Cámara, en caso de triunfar el Rechazo.

“No nos cabe duda que una vez aprobado en el Senado, si el resultado del Plebiscito no es favorable, el gobierno va a ser el principal interesado en pedirle a la presidenta de la Comisión de Constitución que se apruebe”, afirma, en referencia a la diputada comunista Karol Cariola, quien preside la instancia.


VOLVER AL HOME

Notas relacionadas

Deja tu comentario