Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

27 de Julio de 2022

Ojo a los fraudes financieros: las 10 recomendaciones esenciales para prevenir las estafas más comunes en Chile

Agencia UNO

Solo el semestre pasado, los fraudes a través de diferentes medios de pago aumentaron un 16%, siendo las transferencias electrónicas las que marcaron el alza. A continuación, un decálogo de buenas prácticas para prevenir que te roben tu plata.

Por

Hace algunos días, se reveló que los fraudes a través de medios de pago asociados a la banca privada subieron un 16% durante el primer semestre de este año. Según señaló un reporte de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (Abif), este incremento de debió principalmente por estafas mediante transferencias electrónicas.

Los datos corresponden al cuarto informe que hizo el organismo –revelado por La Tercera– de acuerdo a la Ley de Fraude que funciona desde mayo de 2020. Señalan que durante el primer semestre de 2022, un total de 95.908 usuarios se vieron afectados por fraudes a través de distintos medios de pago. Lo que supera en un 15,6% los 82.945 que se registraron durante la segunda mitad del año 2021.

Además, los montos asociados a estas sustracciones de dinero aumentaron un 19% en el mismo período. Desde $37.030 millones el año pasado, hasta $43.921 en el cierre de junio de 2022.

De esta forma, consultamos a la Abif sobre cuáles son los tipos de fraudes más comunes en los afectados, y señalaron que los más recurrentes -aunque varían en cada institución bancaria- son cuatro:

  1. Vulneración de la clave secreta
  2. Contraseñas bancarias guardadas en los ordenadores
  3. Uso de redes abiertas y no confiables que facilitan el acceso a información por parte de terceros
  4. Usar enlaces enviados por terceros

De hecho, según la misma información que entregaron hace unos días, los fraudes que reportados a través de transferencias electrónicas marcaron un alza de un 58% respecto del período pasado. Y el único «modus operandi» que bajó un 41% fue a través de cajeros automáticos.

Luis Opazo, gerente general de Abif, señala que «las entidades bancarias están haciendo un esfuerzo para fortalecer sus sistemas de manera de hacer que las transacciones y el uso de medios de pago digital sea siempre la forma más segura de operar para los clientes, alertándolos, por ejemplo, a través de mensajes de texto cuando se detectan conductas que no son regulares».

Sin embargo, también advirtió que «la delincuencia ha aumentado en el último tiempo en todas sus formas por lo que recomendamos a nuestros clientes revisar sus cuentas, proteger sus claves, acceder a las páginas de los bancos siempre a través de la dirección que corresponde y no a través de links enviados por terceros, y en caso de extravío de los documentos, informar a sus bancos».

The Clinic consulto a la Abif y recolectó información de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), para entregarte una serie de consejos de ciberseguridad y buenas prácticas, para que protegas de buena forma tu dinero.

Decálogo de recomendaciones para no caer en fraudes

1. Siempre tiene que tener tu cédula de identidad, ya que para realizar la mayoría de los trámites online, se requiere una validación de ella. Nunca envíes fotocopias de la misma a otroa y bloquéala inmediatamente si la pierdes o te la roban.

2. Resguarda la privacidad de tus claves secretas, tarjetas de coordenadas y digipass. Tampoco guardes tus contraseñas en el navegador, porque eso puede ser causal de fraude en el futuro. Esto debiese ser una práctica usual y, si bien es primordial para tu acceso a bancos -u otras instituciones-, también deberías hacerlo con los comercios electrónicos (sitios web o aplicaciones móviles). Después de ingresar la página del banco, siempre debes cerrar la sesión al finalizar tus trámites, no basta con cerrar el navegador.

3. Procura utilizar dispositivos conocidos y redes confiables para ingresar a tu banco. Es decir, no ingreses si estás en un PC que está conectado a una red wi-fi pública y abierta a la que se accede sin contraseña.

4. Cuando te conectes al sitio de internet, digita la dirección del banco directamente en el navegador, nunca siguiendo un enlace. Además, revisa que el sitio sea seguro: el enlace debe comenzar con https o tener un símbolo de un candado en la barra de navegación. Si no, es probable que sea un engaño.

5. Revisa frecuentemente los saldos de tus cuentas bancarias, para asegurarte de que los traspasos de fondos que aparecen en tus saldos correspondan a las acciones que has llevado a cabo.

6. Activa las notificaciones de transacciones de las cuentas. Las entidades bancarias disponen de sistemas de alerta que informan de cada operación, con los que podrás enterarte rápido si alguien hace una transacción fraudulenta.

7. Siempre que sospeches de actividades irregulares con tus tarjetas o en tu cuenta bancaria informa inmediatamente a la institución a cargo. Para eso, siempre ten a mano los teléfenos disponibles para denunciar y bloquear tarjetas y medios de pago que hayan sido vulnerados.

8. Infórmate sobre protocolos y plazos de respuesta de tu entidad bancaria. Así tendrás claridad de cómo debes hacer las denuncias de trasacciones fraudulentas, en caso de que te ocurran.

 9. Nunca entregues tarjetas bancarias a terceros para hacer pagos y transacciones. Tampoco traspases dinero a personas que te contactan con excusas como que se equivocaron en una transferencia y te piden que les devuelvas el monto. Es preferible que siempre chequee con tu banco si existe algún riesgo, antes de ejecutar el pago.

10. Existen alternativas que se pueden usar para poner límites a los montos con que podrían desfraudarte. Para eso se recomienda utilizar tarjetas virtuales o monederos electrónicos, de manera que tu saldo expuesto no sea tan alto.

Notas relacionadas

Deja tu comentario