Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

medioambiente

9 de Agosto de 2022

Cómo tres empresas de California podrían iniciar la revolución ecológica de la producción de litio

A medida que el lago Salton en California se va secando, aparecen las reservas de litio.

Tres grandes proyectos mineros situados en el "Valle del Litio", en California, pretenden recuperar el litio con un impacto medioambiental mínimo. Podrían cambiar el panorama mundial de suministro de litio.

Por Deutsche Welle

El Salton Sea, a unos 321 kilómetros al este de Los Ángeles, es el mayor lago de California por superficie. En su día fue un destino de recreo y de pesca, pero en las últimas décadas el lago ha empezado a secarse. Ahora la región se ha hecho famosa por su recurso mineral más valioso: el litio.

Hasta hace una década, el litio se utilizaba principalmente para la producción de vidrio y cerámica. Ahora, aproximadamente el 70 por ciento del litio se utiliza para las baterías. Como los vehículos eléctricos siguen ganando popularidad, la demanda mundial de litio se está disparando.

El año pasado, el presidente de EE.UU., Joe Biden, firmó una orden ejecutiva que exige que la mitad de los coches nuevos que se vendan en EE.UU. en 2030 sean vehículos eléctricos con cero emisiones. Del mismo modo, el Parlamento Europeo aprobó un mandato para que todas las ventas de coches nuevos sean vehículos eléctricos de cero emisiones para 2035. El acceso a un suministro constante de litio es fundamental para la transición a la movilidad eléctrica en EE.UU. y Europa, por lo que los recursos minerales del Mar de Salton han cobrado repentinamente protagonismo.

El mejor depósito de salmuera de litio

A medida que los bordes del Mar Salton retroceden, quedan charcos de salmuera salada rica en litio. De este modo, la muerte del Salton Sea, causada en parte por las condiciones de sequía agravadas por el cambio climático, se convierte en parte de la solución para mitigar el cambio climático.

Michael McKibben, geoquímico y profesor de investigación de la Universidad de California Riverside, dirige un estudio que analiza los recursos de litio en la zona.

“He adoptado un enfoque conservador y otro optimista para estimar la cantidad de litio”, dijo McKibben a DW. “Se trata de entre 1 y 6 millones de toneladas métricas de litio metálico disuelto en las salmueras”. (O un equivalente de carbonato de litio de 5 a 32 millones de toneladas métricas).

Según McKibben, esto convierte esta zona en uno de los principales depósitos de salmuera de litio del mundo.

Tres empresas se apresuran a explotar estos inmensos recursos. Si sus proyectos tienen éxito, establecerán un método de extracción de litio sin los impactos negativos de la minería de litio convencional. Las tres empresas implicadas son Energy Source Minerals, Berkshire Hathaway Energy Co. y Controlled Thermal Resources.

No lo llamen minería

Lo que diferencia a estos proyectos de la minería de litio convencional es su conexión con las centrales geotérmicas, 11 de las cuales ya están establecidas en la zona. Las plantas geotérmicas bombean salmuera caliente del subsuelo y utilizan el vapor para generar electricidad antes de reinyectar la salmuera en el suelo. Ahora añadirán un paso más: eliminar el litio de la salmuera antes de reinyectarla.

“Es importante no llamarlo minería”, dijo McKibben, que prefiere el término “recuperación de litio”, porque comparado con la minería convencional del litio, este proceso tiene un impacto medioambiental mínimo.

Convencionalmente, el litio se extrae en forma de roca dura o de sales recogidas en estanques de salares.

Producción de baterías in situ

Además de la producción de litio, hay planes para construir fábricas de producción de baterías cerca del lago, lo que podría cambiar la cadena de suministro de baterías para vehículos eléctricos a escala mundial.

En la actualidad, la mayor parte del litio se envía a China para ser refinado. El litio refinado se envía a Japón para la producción de cátodos, y los cátodos se envían a Estados Unidos para la producción de baterías.

Al fabricar las baterías in situ, se reducen las emisiones de carbono derivadas del transporte de litio por todo el mundo. Además, Estados Unidos obtiene la ventaja estratégica de controlar parte de la cadena de suministro de litio, lo que podría ser de vital importancia si los conflictos entre China y Estados Unidos desencadenaran sanciones.

Notas relacionadas

Deja tu comentario