Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

8 de Octubre de 2022

Isis Teao, la primera rapanui trans y su lucha por la comunidad LGBTQI+ al rescate de los géneros ancestrales

Gentileza Isis Teao

En enero de 2020 se convirtió en la primera persona de Isla de Pascua que cambió su sexo registral. Ahí comenzó un largo camino por impulsar los derechos a la diversidad sexual. Todo, en base a conceptos milenarios que respetan las minorías en la polinesia. Aquí su historia.

Por

Cuando Isis Teao tenía 15 años se sentía como el “unicornio del colegio”. Era la única de su colegio en Rapa Nui que se había asumido abiertamente como parte de la comunidad LGBTQI+. Aunque hace meses ya había comenzado su trasición de género, nunca sintió discriminación por ser “muy heteronormada (…) tuve la suerte de tener una imagen femenina”.

Hoy tiene 27, es trabajadora social y se desempeña en la Municipalidad de Rapa Nui. En enero de 2020 se convirtió en la primera persona de Isla de Pascua que cambió su sexo registral.

Un hito que le dio una gran visibilidad -tras contar su historia a The Clinic y otros medios- y la convirtió en la principal representante de la diversidad sexual en la isla. Con esta posición, Isis creo la fundación Más Rapa Nui LGBT, la primera organización en la isla que busca prevenir y derribar los niveles de discriminación. Así, logró tener un espacio desde donde levantar su activismo.

Más Rapa Nui LGBT al rescate de los “géneros ancestrales”

Junto a otras tres personas -ad honorem- el colectivo brinda charlas y talleres en centros médicos y educacionales promoviendo la igualdad de derechos en el territorio. Un trabajo “socioeducativo”, como define Isis, difundiendo circulares ministeriales que existen respecto a estas temáticas.

Por otra parte, cuenta Isis que en su fundación buscan hacer un “rescate” de los “géneros y sexualidades preexsitentes al colonialismo en todas las islas en la Polinesia”.

Así, relevan una serie de términos que no necesariamente vienen de la contemporaneidad del término LGBT. “Mahu, por ejemplo, es un concepto que representa la tradición de criar al hijo mayor como una mujer para que cumpla roles matriarcales y del cuidado de los padres o hermanos menos”, dice la activista.

“Imagínate que Paul Gauguin pintó en 1893 el primer retrato de una Mahu que viene de una fuente de agua. Desde los anales de la historia en la polinesia existe ese concepto cultural sobre el género”, explica Isis.

Por otra parte, también está el Fa’afa’fine, concepto referido al tercer género en las islas de Samoa. Toda esta difusión, la hacen con el trasfondo de otro dos valores ancestrales, y que también -cuenta Isis- se los ha transmitido el alcalde Pedro Edmunds, su “padrino político”.

“El Mo’a, que es el respeto que viene desde lo espiritual, desde el ser. Es el respeto al ser que está al frente tuyo, a la tierra que caminas, al agua que bebes, al mar de donde sacas el pescado. Es el respeto sagrado. También el Inanga, que representa el amor visceral, que viene desde el fondo de nuestros corazones, desde lo más recóndito. Se manifiesta sin colores, ni formas”, señala la trabajadora social.

Respeto por la cosmovisión

En junio de 2020 se realizó la primera celebración oficial del Mes del Orgullo en la Municipalidad de Rapa Nui. En un acto inédito, se izó una bandera de la diversidad. “Fue un tanto polémico. No rechazado, pero si polémico”, recuerda Isis.

Por ese tiempo estaba creciendo la idea de fundar Más Rapa Nui LGBT, y según ella se evidenció el racismo que aún existe en la isla.

“Muchos rapanui querían que solamente fuera de carácter étnico, lo cual a mí no me parece porque no va con nada en la línea de la inclusión. Discriminando por raza, cuando estamos tratando de hablar de género y sexo era algo ilógico, estúpido. Entonces nosotros generamos Más Rapa Nui LGBT con la idea de que fuera inclusivo tanto para las personas de cualquier nacionalidad residentes en Isla de Pascua, como para personas de la etnia. Debíamos hacer el rescate histórico de lo que es la representación. La puesta en valor nuevamente de los géneros según la cosmovisión Rapa Nui”, sostiene la trabajadora social.

Sin embargo esta difusión de ideas, a juicio de Isis no debía ser rupturista. “Es un escenario particular el de los pueblos originarios en el cual hay que ir tocando muy en la sensibilidad de la cultura”, puntualiza.

“Yo he estado en los parade de acá. Son maravillosos y todo, porque una ya tiene la mente abierta y he visto mundo. Pero claro, si tu ves un parade, drags y demás en la isla, la gente no está acostumbrada a eso. Puede generar algo negativo”, advierte Isis. Por eso, su metodología es más cuidadosa.

“Por eso primero hacemos el rescate para autorreconocernos y decir que el prejuicio es implantado desde el colonialismo y no es parte de nosotros. Así la gente lo entiende de una mejor manera, como parte propia de nuestra cosmovisión. No se autofaltan el respeto, por decirtelo de una manera. Pero sí, hay que ir con mesura”, sostiene.

Crece la comunidad

Isis Teao está postulando hace aproximadamente dos años para realizarse su operación de reasignación sexual. Ya cumplió con los procesos hormonales y psiquiátricos necesarios, pero los programas gubernamentales para estas intervenciones están detenidos.

Por eso, al momento de esta entrevista, se encuentra en Santiago. Se juntó con la diputada Emilia Schneider, y el jefe del servicio de salud de la RM, en el marco de una campaña para que se reactiven estos programas. Además, se reunió con el Movilh y OTD (Organizando Trans Diversidades) para dar a conocer el trabajo que hacen en Rapa Nui y obtener retroalimentación en distintas áreas de trabajo.

Esto porque la comunidad en Isla de Pascua ha ido creciendo.

Cuenta que, a diferencia suyo, el año pasado la invitaron a un colegio en la Isla para una actividad del Orgullo, y “eran más o menos 25 estudiantes que se reconcían como LGBT públicamente. Entonces para mí fue super emocionante (…) ver un grupo que se autorreconozca y celebre el orgullo”, relata. De la misma forma, cuenta que en la celebración de este año que hizo con su fundación, llegaron por lo menos 100 personas.

“La población ha ido autorreconociéndose. Lo digo desde un marco de respeto, pero yo creo que se ha ido dejando de lado el tema de la masculinidad frágil y un poco tóxica. Rapa Nui es mucho de esa imagen masculina, pero también son improntaciones de códigos sociales propias de una sociedad como la chilena”, dice.

Notas relacionadas

Deja tu comentario