Secciones

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

La Ruta

17 de Mayo de 2024

La ruta del lomo a lo pobre: 7 locales para comer el clásico plato “que tiene muy poco de pobre”

Un plato reponedor y calórico, ideal para estos fríos días y que gusta prácticamente a todos. Más allá de las modas y mañas que vienen y van ahí está, siempre listo para ser preparado.

Por

Según libros y crónicas de investigadores como Oreste Plath y Eugenio Pereira Salas, el popular lomo a lo pobre tendría su origen en el café de “Papa Gage” de la -en ese entonces- calle Huérfanos. Todo esto, hacia fines del siglo diecinueve.

Según cuenta Pereira Salas en su clásico libro “Apuntes para la Historia de la Cocina Chilena”, en este lugar “el plato de resistencia para los parroquianos habituales fue el ‘bifteack a lo pobre’, que nacido en estas alturas comenzó su marcha triunfal por los restaurantes”. Y vaya que triunfó, porque hasta la actualidad el “bife a lo pobre”, más conocido ahora como lomo a lo pobre, está presente en numerosas cartas de restaurantes nacionales de todo tipo. Y si no está, se improvisa y prepara fácilmente.

Además, ha llegado a devenir en otras varias preparaciones “a lo pobre” como chuletas, carne mechada, plateada y hasta congrio; con su tradicional acompañamiento compuesto por papas fritas más cebolla frita y dos huevos fritos.

Medio pariente del “lomo a caballo” de la cocina argentina, lo cierto es que nuestro lomo a lo pobre tiene muy poco de pobre, porque se trata de un plato que no es económico, pero sí muy apreciado y -por lo mismo- solicitado. Y claro, preparar en casa un lomo al mismo tiempo que se fríen papas, cebolla y huevos resulta algo complejo. Así las cosas, siempre vale la pena tener a mano datos de buenos lugares para pedir este plato tan nuestro cuando salimos a comer por ahí.

A la parrilla

Aprovechando que el origen de esta preparación es más bien difuso y que en ninguna parte está escrito si el lomo debe hacerse frito en una plancha, al sartén o a la parrilla; vale la pena poner atención justamente a los restaurantes especializados en carne a las brasas para pedir un buen lomo a lo pobre. Esto, porque la combinación de un buen trozo de carne a la parrilla, ojalá poco hecho, más la tradicional trilogía frita de cebolla, papas y huevos es realmente memorable.

Todo esto es posible experimentarlo, al menos, en dos reconocidas y tradicionales parrillas santiaguinas: “Eladio” (Avenida Ossa 2234, teléfono 995304537, La Reina) y “La Hacienda Gaucha” (Pedro de Valdivia 1719, teléfono 942925330, Providencia). En cualquiera de estos dos lugares se va a la segura pidiendo un lomo a lo pobre, liso o vetado, el que ronda los $18.000. Con una copa de vino, o dos, es siempre una experiencia redonda.

Un clásico

Desde que “Juan y Medio” contaba solo con su local original a orillas de la Ruta 5 Sur en la comuna de Rosario y mucho antes del incendio que los obligó a remodelar el local y su llegada con varias sucursales a Santiago, su lomo a lo pobre -de dimensiones más que considerables- era ya un plato clásico de este lugar y casi obligatorio para pedir.

Recuerdo, siendo aún niño, que para poder ordenarlo debía conseguir a algún socio en la mesa para que me acompañara, porque terminarlo yo solo era simplemente imposible. Mucho tiempo ha pasado todo eso y en la capital ahora hay solo un “Juan y Medio” (José Manuel Infante 51, teléfono 223789277, Providencia) pero que sigue ofreciendo un muy buen lomo a lo pobre tamaño XL y que ronda los $20.000. Considerando su tamaño -y sabor-, sigue valiendo la pena y ya se puede comer sin ayuda alguna.

A la pasada

Con más fama por sus sándwiches, completos y escalopas; lo cierto es que en cualquiera de los dos locales de “Elkika” es posible conseguir un buen lomo a lo pobre. Acá lo llaman “bife a lo pobre” y cuesta poco más de $14.000. De dimensiones normales, es ideal como para disfrutarlo durante un almuerzo al paso en Providencia. Con un schop al lado y -si se quiere- con una ensalada para engañar un poco a la tripa lo cierto es que no está nada de mal.

Más económico

Una visita a la comuna de Ñuñoa sin parar en “Las Lanzas” es como no haber pasado por esa zona. Y si ya andan por allá podrían aprovechar de probar su lomo a lo pobre, no tan grande como otros, pero lleno de sabor y con un precio que apenas supera -por ahora- los $7.000. Con vino tinto o cerveza y ojalá con vista a la Plaza Ñuñoa la verdad es que es un gran panorama por poca plata.

En el Barrio Cívico

Estuvo medio cerrado, pero tras unos ajustes en su administración ha vuelto a funcionar en plenitud. Me refiero al tradicional restaurante “Florencia” (Paseo Bulnes 115, teléfono 226962743, Santiago), donde entre varias otros muy buenos platos siempre es posible degustar un muy buen lomo que se empina apenas por sobre las diez lucas. Si buscan algo aún más económico pueden pedir el siempre salvador “bistec a lo pobre” (más pequeño, pero igual de bueno) por $8.500. Mención aparte merece el pebre de invierno (con salsa de ají en vez de tomate) y la marraqueta que ponen en la mesa mientras llega el plato, simplemente espectacular.

Parejito

No es por repetirme, pero lo cierto es que por lo general cuando uno visita cualquier “Tip y Tapse va a la segura. Y en el caso del lomo a lo pobre esto se cumple completamente y pagando casi quince mil pesos por un lomo contundente y bien hecho, igual que sus acompañamientos fritos. Ahora, si hubiese que elegir un local del “Tip y Tap”, me quedo con el original de calle San Crescente 20 (teléfono 222326821) en Las Condes, muy bien atendido. ¿Se acompaña con schop o vino? La verdad, a gusto del comensal.

Notas relacionadas

Deja tu comentario