LOS DEL PODER

1. Andrés Allamand

El primer día la campaña del Sí tuvo, básicamente, dos contenidos: Hermógenes explicando por qué chucha había que votar por el Sí/El democrático Andrés Allamand, la democrática Evelyn Matthei y el democrático Alberto Espina -todos del recién fundado RN- trataban de vestir de democracia, y no pediremos disculpas por la redundancia, a un posible triunfo del Sí y, de paso, a ellos mismos. Podríamos parafrasear esa misma campaña y decir que aunque el Sí se vista de seda, Sí queda, pero mejor es acordarse de lo que Allamand -uno de los de la patrulla juvenil- salía diciendo: “Usted como yo, tenemos una familia que proteger y tenemos un futuro mejor por el que luchar y por lo mismo no tenemos derecho a equivocarnos en el próximo plebiscito. Si algo ha caracterizado al Régimen Militar que termina, es que éste ha sentado las bases del crecimiento económico”. Hoy, es ministro de Defensa. Muere de ganas de ser presidente.

El show de Allamand parte desde el minuto 10:30, pero ojo con la parte en que hablan todas las minas con voz de doblaje. Es de antología.

2. Evelyn Matthei

Se la puede ver hablando de democracia en el video de la Franja recién posteado. Hija de Fernando Matthei -miembro de la Junta Militar- hoy es Ministra de Trabajo y, como a la derecha le gusta hablar del presente y no del pasado, no hablaremos de lo que dijo en la franja, ni del Piñeragate, ni de bla bla bla y sólo nos limitaremos a citar lo que dijo a La Tercera sobre el sueldo mínimo: “Nosotros calculamos que con 250 mil pesos la tasa de cesantía que hoy es de un 6,7%, subiría a un 8,6% como mínimo. No ocurre de un día para otro, pero ocurre”

3. Alberto Espina

Otro más de los demócratas del Sí. Hoy, Senador RN por la Araucanía. Acá algunas frases célebres: Sobre el lucro: “Aquí viene un par de patanes de izquierda a decirnos que no pueden ganar plata”. Sobre el sueldo mínimo, a lo Matthei: “Yo prefiero a una persona, sabiendo que es muy bajo el salario mínimo, que gana $193 mil a una persona que gana cero, que está cesante y tiene la indignidad de la cesantía”. Sobre su pega en la Araucanía: “Los cobardes ataques incendiarios en la Araucania buscan boicotear el trabajo exitoso del gobierno con las comunidades mapuche”. Sobre el litio (con talla incluida): “Cuando me pongo mal genio, me dicen que ya me está subiendo el litio. Creo que no podría votar la ley del litio, estaría inhabilitado”.

4. Pablo Longueira


Éstos son los hits del actual Ministro de Economía -que en 1988 dijo: “La forma de salir adelante es sólo con el triunfo del Sí-: escuchar a Jaime Guzmán hablándole en modalidad fantasmita, tenerla corteira, querer cagar a los pescadores artesanales con la “Ley Longueira” y que nadie lo pesque con ser candidato a Presidente (para consolarlo, ponemos una foto en la que sale con cara de importante). Ah. Las malas lenguas dicen que tiene halitosis.

6. Gonzalo Uriarte

Con un lema que sonaba a revolución -“La primavera es nuestra”- la juventud UDI llamaba a hacer su campaña puerta a puerta por el Sí. El presidente era Gonzalo Uriarte, que luego dejó de ser joven pero siguió facho: hoy, es Senador designado -escogido para reemplazar a la Matthei en Coquimbo-

6. Alberto Cardemil


Lo único bueno de Cardemil es que nació en Chimbarongo. Lo demás, es esto: estuvo encargado de organizar la visita del Papa en la que Pinocho vio la oportunidad de ganar popularidad y sentirse redimido y será recordado por los siglos -esperemos- por haber sido subsecretario del Interior encargado de entregar los resultados el día del plebiscito y decir, en el segundo cómputo: “51,30 % para la opción Sí, 46,51% para la opción No”. Cara de raja. Después se volvió demócrata -RN- y ahora es diputado.

Del recuerdo:

7. Joaquín Lavín

El primero en negar padre Pinochet. Feo-feísimo, para quien fuera decano designado de la U de Conce por la Dictadura, uno de los 77 de Chacarillas, asesor de producción de la franja del Sí -tal vez por eso quedó tan la zorra-, y cercano a Büchi en el tiempo en que Chile se convertía en el paraíso del neo liberalismo que es hoy. No hace falta recordarlo pero Joaquín Lavín fue Casi casi presidente de Chile, es UDI, político caído en desgracia, ex ministro de Educación, actual ministro del Desarrollo Social ex Mideplan, suegro de Kathy Barriga, padre de noventa mil hijos y -lo dijo en una entrevista en Fibra- cuando sale una canción que le gusta en la radio, la cambia. Como buen Opus Dei, piensa que no sea cosa que vaya a sentir placer.

8. Cristián Labbé
No sabíamos si ponerlo en la categoría “Los peores” o acá. Debería ir en las dos. El que trató de dueña de casa a su contrincante por la alcaldía de Providencia -Josefa Errázuriz-, el que hizo el homenaje a Krasnoff, el que quiso cancelarle la matrícula a los estudiantes en paro de su comuna; tenía que estar por el Sí. Para el tiempo de Pinocho éstas fueron las funciones del coronel que milita en la UDI: ser miembro de la DINA y suceder a Cardemil en el puesto de vocero del Gobierno.

9. Cristián Larroulet

Otro ministro que fue a lamerle la pirula a Pinocho en Chacarillas. Secretario General de la presidencia, nacido en Temuco, economista, etc, etc. Su gran virtud: se dice que Piñera lo llama “Larroulef” cuando le toca negociar con los mapuche.

10. Patricio Melero

Presidente de la UDI, asistente a Chacarillas y alcalde designado en Pudahuel el 85. Igual que Coloma -su antecesor en el cargo- Melero habla leseras sobre el matrimonio gay: “(La UDI) No quiere eludir debates pero claramente hay prioridades más urgentes”. ¿Cuáles serían? No sabemos.

11. Andrés Chadwick


No es que uno sea mal pensado pero tal vez -quién sabe- lo que llevó al sucesor de la Ena a decir en una entrevista en TVN las siguientes frases: “Hay una situación de la que me arrepiento, que es la violación brutal a los derechos humanos y tengo un profundo arrepentimiento de haber sido parte de un gobierno donde esos hechos sucedían”, fue ver que el homenaje a Pinocho de hace x mes atrás habían ido mil y tantas personas. Chacarillas boy designado presidente de la FEUC por la dictadura.

12. Juan Antonio Coloma

Chacarillas, presidente FEUC designado en los días en que se designaba, miembro del Consejo de Estado hasta 1989, ex presidente de la UDI; Juan Antonio Coloma tiene el honor de haber aparecido segundo en el ranking que hace el Movilh de los homofóbicos consagrados chilenos -Carlos Larraín style- y hace poquito, a propósito de matrimonio guéiser, dijo lo siguiente: “Para mi nunca el tema de la modernidad ha sido una razón suficiente para cambiar un principio. Hay que tener capacidad de entender la modernidad, pero a partir de los conceptos que uno tenga”. Ah. Y tiene ocho hijos. OCHO.

13. Juan Antonio Guzmán

No es político pero tiene poder. Y puede cargar con dos grandes culpas: 1. Ser ministro de Educación en los tiempos en que se hizo mierda a la educación en Chile. 2. Ser -según cuenta la Revista Qué Pasa- quien le dió el último empujoncito a Golborne para que aceptara el ministerio que le ofrecía Piñera. Socio de la Clínica Indisa, presidente de Polpaico, ex rector de la Andrés Bello -entre muchas otras cosas- fue profesor de Golborne en la Católica y desde ahí que se convirtió en su amigui, mentor, co dueño del Oliva Limón -el restorán que tienen juntos- y quién sabe en qué más podría convertirse, qué otra sombra de la Dictadura se volvería a poner sobre nosotros, si es que el independiente Laurence Golborne saliera Presidente. Ojo: está a la cabeza de la directiva de la Andrés Bello.

14. Orlando Poblete


Orlando Poblete, abogado, dijo una frase de la que seguro se debe arrepentir. “Nadie la va a ver”. Lo que nadie iba a ver eran las franjas del Sí y el No. La frase reflejaba lo que pensaban varios en el gobierno en ese entonces: la franja daba igual y Pinocho tenía la elección ganada. Ese mismo año -1988- fue su último como vocero de Gobierno. Antes había sido asesor de la Junta de Gobierno -era uno de los encargados de redactar los inspiradores discursos de Pinocho- y fue director de La Nación desde 1984. Hoy es rector de la Universidad de los Andes. Así es la vida. Así es la dictadura. Así es el lucro.

15 y 16. Guillermo Elton y Javier Leturia

Aunque hoy no son muy conocidos, ambos fueron fundadores de la UDI. Guillermo Elton, además, carga con la culpa de ser uno de los creadores del sapeo en que llegó a transformarse Dicom y Javier Leturia es secretario general de la Universidad Andrés Bello.

17 y 18. Los hermanos Cordero

Los hermanos Cordero -Patricio y Luis- fueron Chacarillas boy y samurais de lavín. El currículum de Patricio: ex asesor de la Municipalidad de Las Condes, ex administrador de la Municipalidad de Santiago y actual miembro de la junta directiva de la Universidad San Sebastián. Luis estuvo en el directorio de TVN, integró la primera directiva de la UDI, aconsejaba a Pinocho a la hora de designar alcaldes y quiso ser político pero no le resultó. Renunció a la UDI con el discurso de que se habían perdido los valores dados por Jaime Guzmán y bla bla bla.

19. Jaime Del Valle

Uno más de los de Chacarillas. Abogado, fue director ejecutivo de TVN en los tiempos del mal -desde el 76 hasta el 79- y después de que Mónica Madariaga se agarrara con Pinocho fue nombrado ministro de Justicia. Depués-después, ministro de Relaciones exteriores. Fue citado a declarar por el encubrimiento del crimen de cuatro opositores a la Dictadura el año 86. Hoy, es vicepresidente del Consejo Nacional de Televisión.

20. Ignacio Astete

El currículum de Astete en cinco eventos: fue uno de los 77 jovencitos de Chacarillas, albacea de Jaime Guzmán, ex director de Dinacos -la oficina de propaganda de la dictadura-, dueño de la Radio Carolina en los días de la campaña “Pitéate un flaite” y -hoy por hoy- uno de los miembros del Tribunal Supremo de la UDI.

21. Hernán Büchi
Büchi le habló a la montaña -esto no es una metáfora- y la montaña le respondió puras hueás: que fundara Libertad y Desarrollo, que impulsara la creación de las AFP Libertad y Desarrollo, que fuera ministro de Hacienda de Pinocho, que saliera en la Franja del Sí, que fuera candidato a Presidente el 89 con el lema macho alfa “Büchi es el hombre” y que fuera parte del directorio de la Universidad del Desarrollo, actualmente investigado por la fiscalía por lucro.

Del recuerdo. Büchi parlando con la montaña:

Hernán Larraín
Larraín dijo a Las Últimas Noticias: “Yo no me considero de derecha. Tiene que ver con la forma en como yo miro la política”. Debe ser rara la mirada de Larraín. No es de derecha pero fue presidente de la UDI, amigo de Jaime Guzmán y, hoy, es senador por el Maule. Fue acusado por el ex senador socialista Jaime Naranjo de haber respaldado a Colonia Dignidad el 2005: “los parlamentarios de la VII Región estaban ahí muy presentes, el diputado (Sergio) Correa, el senador (Hernán) Larraín, sólo por citar ejemplos”.

LOS BACANES DE LA FRANJA

22. Marcos Büchi
¿Alguien se acuerda de los testimonios conmovedores de la gente en las poblaciones que salía diciendo que Pinocho les había cambiado la vida, que ahora el país era otro, etcétera, etcétera? Bueno. Tal vez la montaña también le sopló a Marcos Büchi, el hermano de Hernán, que hiciera eso porque era uno de los que coordinaba a los periodistas que salían a grabar los testimonios conmovedores por el Sí a la calle, según recuerda Mónica Wehrhahn, quien trabajó en ese rol para la franja del SÍ.

23. Hermann de Rodt

Es director ejecutivo del canal del Senado y participó en la campaña de Lavín del 99 funcionó. Y él, junto a Manfredo Mayol, fueron los creativos.

25. Jorge Eugenín

Al momento de la franja Jorge Eugenín era el director de DINACOS. El domingo 18 de septiembre de 1988, cuando la franja ya había empezado a reformularse, dio una entrevista de antología en El Mercurio en la que decía, entre muchas cosas: “No hay campaña del terror” “El canto del No -un buen jingle pero sin contenido- puede haber producido un efecto positivo en el segmento joven de la población, pero no en el resto de los votantes”. “Nadie carece de dos pesos para comprar una bolsa de té. Y eso tenemos que demostrarlo”. Hoy, Eugenín es gerente general de Cemento Melón.

26 y 27. Mauricio Correa y Robert Wilkins

Aunque algunas fuentes de la época dicen que eran algo así como los suches de la franja -estudiaban en la Universidad de las Condes (que luego llegaría a ser la del Desarrollo) y su pega en el Sí habría sido hacer mesa y cámara- el 19 de septiembre del 88, bajo el título de “Publicidad del Sí entró en una nueva fase” aparecía en El Mercurio que la producción del programa estaba cargo de ambos. Lo que viene después es más sabido: Mauricio Correa se transformó en un todopoderoso en TVN. Robert Wilkins, más conocido por ser el marido de Vivi Kreutzberger que por ser director de tele o haber estado en el Sí.

28 y 29. Hernán Serrano y Carmen Gardeweg.

Hernán Serrano y Carmen Gardeweg fueron los nuevos conductores que trajo la reestructuración de la franja. Ambos entrevistaron a Pinochet en la franja en la que decía: “Yo “No me recomiendo, piénselo. Si he hecho algo mal, perdóneme, pero pienso que sumando y restando, tengo más a favor que en contra”. “( ) Debo manifestarle que arriesgué mi vida el 11 de septiembre de 1973, luché y di estabilidad al país. Casi entrego mi vida el 7 de septiembre de 1986”. Si hizo algo mal, perdónelo.

30. Carlos Bombal


El tercer conductor que se integró a la franja fue uno de los fundadores de la UDI, alcalde designado por Santiago en los días de la dictadura, jovencito Chacarillas, presidente del Senado el 2003 y derrotado como senador el 2005. Por esos misterios de la vida, las viejas lo encuentran mino.

31. Choclo Délano


Llegó junto a Mayol a arreglar la franja. En esos arreglos -dijo La Nación en el 2008- se hizo el montaje de las supuestas vecinas de Olga Garrido, mamá de Caszely, que negaban el testimonio de tortura que Olga había dado en la franja del No. Hoy, el Choclo, como buen hombre de derecha, tiene cien mil negocios en sus manos: es socio director del grupo Penta -que, entre otras cosas, tiene a la AFP Cuprum y a la Isapre Banmédica- y director de la Universidad del Desarrollo. Ah. Y es amigui de Piñera.

32. Marcelo López
Publicista argentino. Llegó a completar el staff de creativos y -dice El Mercurio en la edición del 18 de septiembre del 88- estuvo detrás de la estrategia basada en el slogan “Chileeee un paiiiiis ganadooorrrr, Sí!!!!!”

33.Sergio Riesenberg

Riesenberg ha dicho que lo llamaron del Sí y el no se sumó. Tal vez el artículo que aparece en El Mercurio el 18 de septiembre del 88 bajo el título “La alegría (¿el Caos?) ya viene” se equivoque cuando dice que el staff de la franja se completa por: “Dos conductores de tv que alcanzaron a ser conducidos unos días por Sergio Riesenberg, quien continuará colaborando bajo la supervisión del comité que preside Novoa”.

Los feimus

34. El Tío Marcelo


Era difícil entender por qué un hueón tan pesado como el Tío Marcelo tenía tanto arrastre con Cachureos. De cualquier forma, los que crecimos en los noventa nos acordamos de su voz terrible, del Gato Juanito -hoy por hoy, evangélico y ex marido de Alejandra Herrera-, del Señor Lápiz, de Epidemia y etcétera, etcétera. Pero tal vez no nos acordamos de su aparición breve -apenitas sonriente- en la Franja del Sí. Ah. Y se agarró con casi todos los monos de Cachureos -al estilo Gómez Bolaños- por temas de derechos de autor.

35. Paulina Nin

Paulina Nin no sólo sufrió por Giancarlo Petaccia -de quien luego dio a entender que era medio cola-, por su mal de Crohn, por perder la licencia de conducir al andar media borracha manejando o por el asesinato involuntario de su perro Cosita. Paulina Nin debe haber sufrido, también, cuando Pinochet perdió el plebiscito: fue uno de los rostros felices de la campaña del Si.

36. Katherine Salosny
Tal vez sea un error de juventud. En esos días Katherine Salosny era joven -tenía 24 años- se había hecho conocida por ser chica Pepsi y por Extra Jóvenes, y se convirtió en una cara bonita para el Sí. Del tema, claro está, no le gusta hablar demasiado. “Fue un acto de ignorancia”, dice.

Acá, la cara de hoyeque que pone cuando le preguntan del tema

Y, acá, su aparición:

Ojo que ahí también aparece Paulina Nin y el tío Marcelo, entre otros. El que adivine todos gana premio.

37. Julio López Blanco

Julio López Blanco, en los días de la Dictadura, era a TVN lo que Claudio Sánchez a Canal 13. Igual que Sánchez, estuvo en Chacarillas. Igual que Sánchez, fue citado a declarar en el caso montaje de la DINA en Rinconada de Maipú, difundido en 1975 por los dos canales. El asunto fue así: en la investigación judicial y en la indagatoria del referido Tribunal de Ética, está acreditado que agentes de la DINA llegaron a TVN para buscar a López Blanco, además de dos camarógrafos, llevándolos a Rinconada con libreto incluido de lo que debían decir. López Blanco lo dijo así en sus declaraciones ante la fiscal Jiménez, aunque -buen chico- explicó: “nunca supe” que era un montaje, a pesar de decir que no vio “cadáveres ni sangre” producto del supuesto enfrentamiento.

38. Claudio Sánchez


Parecía inamovible en nuestro canal favorito -Mega- hasta que lo despidieron hace un par de semanas justo cuando Jorgelino Vergara -El Mocito- acusó a Ricardo Claro -ex dueño del Canal- de que habría financiado a la DINA. En 2008, el Colegio de Periodistas lo sancionó por avalar el montaje en Rinconada de Maipú. Claudio Sánchez no fue a comparecer porque -dijo- en 32 años trabajando en canal 13 no podía acordarse de todo lo que había hecho. Pero canal 13 tenía mejor memoria que Sánchez y, al dar un programa sobre las omisiones que habían hecho sobre las violaciones a los derechos humanos en la Dictadura, aparecía una de él en el Estadio Nacional -año 73- hablando de las buenas condiciones en las que estaban las personas que, entre sus privilegios, tenían un “completísimo hospital de campaña”.

39. Enrique Maluenda

Famoso por el Festival de la Una, Enrique Maluenda apareció dando su opción por el sí. Tal vez bajo el influjo de estar medio senil, se metió este año a la UDI.

40. El pollo Fuentes


¿Qué se puede decir del Pollo Fuentes? ¿Que, aunque no lo parezca, las jovencitas enloquecían por él? ¿Que tiene la voz tiritona? ¿Que fue a Chacarillas? Se puede decir todo eso y también que este año, en una entrevista con The Clinic, dijo que para el plebiscito del 88 votó en blanco y que fue a Chacarillas medio engañado: ´”Un día estoy en mi casa y llega Jorge Mackenna y me dice que me gané un premio de la Juventud y que había que ir a buscarlo al cerro. Fui, no hice ninguna huevá, no me quedé a ninguna huevá y me fui”.

Ojo con el minuto 1:53. Si votó en blanco, es porque el Pollo cambió de opinión.

41. Yolanda Montecinos
A modo de obituario: periodista, crítica de espectáculos. Los más viejujos se deben acordar de ella en programas como “Almorzando en el 13”. Los menos, en programas como “Maravillozoo”. Y también la podemos recordar por haber aparecido en la Franja del Sí.

¿QUIÉN DIJO QUE EN EL SÍ NO HABÍAN ARTISTAS?

42. Germán Becker
Germán Becker Ureta es escritor, publicista, director de teatro, etc, etc. En resumidas cuentas, un hombre sensible. Quién sabe cuál sea su pecado principal: si que le gusten los Huasos Quincheros -“Ese notable conjunto de música chilena (…)”, dijo en una entrevista en El Mercurio- o haber votado por el Sí: “Sí, porque todavía guardo gratitud por lo que las fuerzas armadas hicieron por nosotros al liberarnos del marxismo”.

43. Willy Bascuñan

Aunque Pedro Messone con Los Cuatro Cuartos popularizaron “Los viejos estandartes”, la culpa es de Willy Bascuñan. Fue él quien compuso la canción y el disco “Al 7º de Línea”. Y no sólo eso: también aparece en la franja del Sí.

44. Clorinda Patricia Maldonado


Como Hermógenes, la Maldonado no es de los arrepentidos “Yo no soy de derecha. Soy pinochetista y voy a morir siendo pinochetista les guste o no les guste”, le dijo a Ricarte Soto hace unos años. Cantó en la Franja del Sí y -junto a Pedro Mesone- fue la única cantante de la franja que fue al funeral de Pinocho.

45. Benjamín Mackenna

Tiene 77 años y ya lleva 500 mil torturándonos con los “Huasos Quincheros”, lo que podría ser un pecado no demasiado terrible si es que no hubiera asesorado a la dictadura -en El Mercurio lo dijo de forma delicada: “(fue) una labor de extensión cultura. Nunca fui censor ni nada (…) Mi labor era desarrollar proyectos culturales en el país”. Seguro que los proyectos culturales de la derecha en los 80 fueron la zorra. Por ejemplo, los Quincheros se ganaron un cupo artístico para representar a Chile en la inauguración de Alemania 74 y le dieron la bienvenida entre cuequitas y hueás a Kissinger en Chile. Ah. Y Mackenna fue otra de las voces que cantó en la franja del Sí.

46. El papá de Zabaleta

Antonio Zabaleta no sólo es el papá de Jorge Zabaleta, chiquillas. Las mamás y tías viejas lo saben bien: estuvo en los Redjunior, los Bric a Brac y -lo más recordado- en Los hermanos Zabaleta. Acá, cantando El pueblo y usted (traducción incluida)

47. Horacio saavedra


Se dice que el hombrecito de la orquesta del Festival de Viña hizo los arreglos musicales de “Once soldados”, un disco de Álvaro Corbalán. Él dice que no se acuerda. Sus músicos lo demandaron por pagos irregulares. Él se defiende. Pero lo que no puede negar es que antes del plebiscito del 88 le dijo a El Mercurio lo siguiente: “Voto Sí principalmente porque soy antimarxista y por la confianza que le tengo a don Augusto Pinochet”.

48.Pedro Messone
Imposible olvidarse del horroroso corito de “Los viejos estandartes” o de su participación en la aún más horrorosa franja del Sí. Al menos, tiene memoria: fue al funeral de Pinocho. Ah. Y el 2004 dijo en La Cuarta: “Aún no necesito Viagra para hacer el amor”. Guácala.

49.Jorge Rencoret
El Sí necesitaba rostros y Jorge Rencoret era uno: fue presentador del primer matinal de Chile -Teleonce al despertar-, condujo el programa Chilenazo, animaba el programa Mediodía en Chile pero lo recordaremos por su participación en la Franja del Sí.

50.Alicia Puccio

Una artista por el sí. La guitarrista Alicia Puccio dijo, el año 88: “Voto Sí porque como representante de la mujer empresaria sé que este gobierno nos da positivamente seguridad, estabilidad y orden para poder trabajar”.

51.Rodolfo Navech
Esa canción terrible de la franja del Sí -El pueblo y usted- era cantada, entre otros, por Rodolfo Navech. Después, cuando ganó el No, tuvo que buscar pega y pasó ocho años fuera de los escenarios. El resto es más o menos conocido: entró a Rojo Vip, llegó a la final y habló de su vida tanto que lo acusaron de tener un prostíbulo. Por eso perdió otra pega que tenía, se separó de su mujer, su mujer trató de matarse, le cancelaron todos los eventos que tenía, etcétera, etcétera y etcétera hasta que -después de toda la tragedia- empezó a trabajar en la carpa de Daniel Vilches.

52. José Luis Rosasco
Aparte de torturarnos en el colegio con los libros “Francisca yo te amo” y “Donde estás Constanza”, José Luis Rosasco era facho. Éstas son sus palabras: “Voto sí porque pienso en el presente y en el futuro de mi país, en el cual el sí nos proyecta hacia una democracia sólida y armoniosa”.  Já.

53. Emilio Gaete
Obituario, de nuevo: Emilio Gaete era el eterno galán que acompañaba a Silvia Piñeiro, el ícono de la Pérgola de las Flores- salió en la Franja del Sí, muy (de verdad muy) sonriente, mientras sonaba el Digaaaa siii.

LOS DEPORTISTAS A LO IVO BASAY

54. Patricio Cornejo:
Su vida deportiva es conocida: ex tenista, ex entrenador y finalista en la Copa Davis. Sus declaraciones sobre el plebiscito del 88 tal vez lo sean menos: “Voto Sí porque yo he podido hacer deporte de forma tranquila, no así como en otro países. Además quiero vivir en un país en que exista tranquilidad”.

55.Hans Gildemeister

Dupla de Cornejo en tenis y facho como él: aparece en la franja, con cara de mino, mientras suena “Ahora sí que sí, diga siiii”.

56. Elías Figueroa

El mejor de los mejores futbolistas chilenos de todos los tiempos y todos esos títulos deportivos que suenan a título de nobleza, fue Elías Figueroa, defensa, 60 años. Ha dicho un par de veces que le gustaría ser candidato a algo y que se lo han ofrecido de todos los partidos. En una de ésas le resulte: hay mala memoria y quizás nadie se acuerde de su participación para apoyar a Pinochet en la franja del Sí.

57. Osvaldo Arica Hurtado
Como Elías, futbolista. A diferencia de Elías, delantero y mucho menos recordado. Pero, otra coincidencia: también apareció por el Sí.

58. Manuel Balmaceda
Manuel Balmaceda había ganado en 1986 medalla de plata en los 800 metros en el Mundial Junior de Atenas y, dijo en 1988: “Voto Sí porque creo en lo que se está haciendo. Y porque veo que estamos bien. Además debemos ir despacio, pero seguro. No se puede lograr todo en un día”. Ésas fueron sus misteriosas palabras.

EL CLUB DE LA UNIVERSIDAD MAYOR

El edificio de Arquitectura -vendido a la universidad por la Fundación Pinochet a un precio muy bajo- no es lo único que liga a la Dictadura con la universidad. Acá van otros lazos:

59. Ricardo García

Estábamos en la duda de ponerlo en la sección “Los malos” o en la de los de la Mayor. Pico. Debería ir en las dos. Después de malulo 1, vino malulo 2. Ricardo García reemplazó a Onofre Jarpa en el ministerio del Interior el año 85. En sus días desapareció Carmen Hales -hermana de Patricio-, en una protesta quemaron vivos a Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas y, luego del atentado a Pinocho, García decretó estado de sitio. Y más: decretó el cierre de las revistas Análisis, Apsi, Hoy, Cauce y La Bicicleta, del diario Fortín Mapocho y las agencias Ansa, Reuter y Latín Reuter. Ese mismo año, el 9 de septiembre, mataron a Pepe Carrasco, editor internacional de Apsi, a Felipe Rivera, a Abraham Muskatblic y a Gastón Vidaurrázaga. Hoy, Ricardo García siguió el camino lógico de alguien que estuvo en la dictadura: es presidente del Directorio de la Universidad Mayor.

60. Juan Giaconi
Ministro de Salud de Pinochet en 1988. Hoy, es decano de Medicina de la Facultad de la Universidad Mayor, prueba del amiguismo que hay entre la dictadura y las universidades privadas.

61. Jorge Prado
Otro puntito para la Universidad Mayor: Jorge Prado Aránguiz -ministro de agricultura de Pinoche-hoy es parte del directorio de Mayor.

62. Sergio Melnick


Gordo-barbón-esotérico. En la revista Cosas dijo: “No soy brujo, soy mago”. Fue ministro de planificación de Pinocho y, aparte de conducir un programa con el Checho Hirane y que en su Wikipedia salgan cosas como flores de bach, Sergio Melnick es un defensor de Pinocho que es parte del directorio de la Mayor.

Si quieren echarle una mirada a los otros miembros del directorio, pueden hacerlo acá:
http://www.umayor.cl/um/autoridades_directorio

NO HAY MUERTO MALO

63. Jaime Guzmán


Fundador de la UDI y artífice de la Constitución ¿Qué chucha se puede decir de Guzmán que no sepamos? En los días que antecedieron al plebiscito, aparecía -al menos una vez cada semana- alguna cosita de Jaime Guzmán para espantar a la gente y que jamás se les ocurriera votar por el No. El domingo 3 de octubre dio un discurso de lobo disfrazado con piel de demócrata: “Votaré Sí porque considero que la Constitución de 1980 introduce las rectificaciones e innovaciones indispensables para favorecer una democracia estable al servicio de una sociedad integralmente libre, moderna y más justa”.

64. Álvaro Bardón

En 1988, el economista -fumador de 30 cigarros diarios, columnista de El Mercurio, Chicago Boy, presidente del Banco Central entre el 77 y el 81, subsecretario de Economía en los días en que quedó la zorra con la inflación y presidente del Banco del Estado desde el 88 al 90- dijo: “Voto sí porque es la posibilidad más cierta de tener una democracia”. Más tarde, año 2000, diría en El Mercurio: “Gústenos o no Pinochet es el chileno más importante, quizás desde O’Higgins, y, sin duda, el más conocido en el mundo. Pudo cometer arbitrariedades graves, pero lo concreto es que cambió un país basurita latinoamericano en otro de verdad”. Ah, y se nos olvidaba: quiso privatizar el Banco del Estado pero no le resultó y, en 1991, lo procesaron porque -en sus días en el banco- El Mercurio y Copesa estaban en quiebra y fueron salvados a punta de crédito. No podía ser que los diarios de Pinocho se fueran a la chucha.

65. Miguel Ángel Poduje

El año pasado, cuando murió Miguel Ángel Poduje, Cardemil -a la hora de las condolencias- dijo muchas tonteras. Una de ellas fue: “Estoy seguro que nos acompañará desde el cielo”. Quién sabe dónde esté ahora pero lo cierto es que, acá en la tierra, estuvo de Ministro de Vivienda y, luego, de Secretario General de Pinochet. Otras de sus estrellitas: fue el primer vicepresidente de la AFP y miembro del directorio de la Universidad Andrés Bello, una que sabe bien lo que es el lucro.

66. Ricardo Claro


A Claro habría que resucitarlo para poder ponerlo en la sección de “Los peores”. Fue malulo desde chico: el año 56, a los 21 años acusó a una compañera a los pacos de ser comunista. La “Ley maldita” -que proscribía al PC en Chile- todavía estaba vigente. Lo echaron de la FECH por sapo y él dio estas razones: “Soy católico y, por lo tanto, forzosamente tengo que respetar la declaración del Sumo Pontífice que ha declarado al comunismo como una doctrina intrínsecamente perversa”. Los valores de quien tuvo la quinta fortuna de Chile y fue dueño de Sudamericana de Vapores, Elecmetal, Viña Santa Rita, Cristalerías Chile y Mega -entre otras- eran los propios de un católico facho: la moral del culo y la inmoralidad de los derechos humanos. Estuvo en la Dictadura como asesor del canciller Ismael Huerta y logró que la OEA no hiciera pico a Chile por la violación a los derechos humanos. Pero -justamente a la OEA- Castillo Velasco y Andrés Zaldívar le hicieron llegar documentos que denunciaban desapariciones y torturas. Al primero, lo echaron de Chile. Al segundo, no lo dejaron volver. Se podrían decir mil cosas de Claro. Basta con decir dos: El Mercurio lo nombró el hombre más temido de Chile el 2001 y Jorgelino Vergara -el mocito del Mamo- dijo hace poco que había financiado a la DINA. También se puede decir una tercera. O más bien, que la diga el mismo: lee el poema que hizo antes de conocer a la DINA acá

67. Modesto Collados

Modesto Collados fue ministro de Vivienda y de Economía en los días de Pinocho y dijo en El Mercurio: “Voto Sí porque creo que es la mejor posibilidad de que lo mejor de ambas tendencias colaboren al progreso en Chile, ya que conozco al Presidente Pinochet y sé que, en conjunto con el futuro Parlamento, nos llevará a un gobierno de estas características. Tal solución es imposible con un triunfo teñido de marxismo”.

68. Julio Philippi

Philippi tuvo una carrera política larguísima y, en tiempos de Pinochet, estuvo en el Tribunal Constitucional. Pero mejor que hable por sí solo. Éstas fueron sus palabras en la Franja del Sí:

LOS MALOS CON CORBATA

69.Sergio Fernández

Más malo que el mal. Cuando la derecha perdió el plebiscito -dice una nota que le hizo hace años La Nación Domingo- se le ocurrió que los comandantes le dieran facultades extraordinarias a Pinocho e, incluso, llegó a decir que se hiciera el escrutinio final al día siguiente. Nadie pescó al ministro regalón de Pinochet. Y hay más. Cuando Fernández llegó a su primer mandato en el Ministerio del Interior, lo hizo con el discurso del comienzo de una nueva etapa en la que se investigaría el tema de las torturas/desapariciones. Pero de decir a hacer hay distancia y lo que sucedió, en la práctica, es que en esos años -78 al 82- los torturados son cientos y, uno de los abogados querellantes en el caso Operación Colombo, pidió que fuera citado a declarar para que explique la información falsa que entregó siendo ministro, cuando se investigaba la desaparición de 119 chilenos en el exterior. Y hay más: en septiembre de 1978, Raúl Silva Henríquez le entregó a la Dictadura un estudio sobre las violaciones de los derechos humanos, de paso recordándole a Sergio Fernández su bla bla sobre investigar los casos. En el informe los desaparecidos eran 613. Fernández respondió que sólo 25 estarían acreditados y podrían acogerse a “muerte presunta”. Lo peor es que la historia tiene segunda parte: Fernández volvió a ser ministro del Interior y volvió a hacerse el bueno. Puso prohibición a la tortura pero, una vez más, la teoría y la práctica volvieron a separarse: el informe anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos correspondiente a los años 87-88, indica: “en lo referido a la detención de personas por parte de la CNI en recintos secretos, la Comisión debe manifestar su profunda preocupación por la persistencia de denuncias en este sentido” que incluían una aplicación “persistente” de torturas. ¿Qué más puede decir? Tal vez que Fernández fue uno de los fundadores de la UDI, que fue uno de los culpables de la Constitución del 80, que se encontraba en la lista de los 39 extraditables de Baltasar Garzón.

70. Alfonso Márquez de la Plata


Al momento del plebiscito, Márquez de la Plata era Ministro del Trabajo. Pero -siguiendo la ética de la derecha- no hablaremos del pasado si no del presente: hoy, Márquez de la Plata es parte del directorio de la Fundación Pinochet, dueño de la editorial más rara de Chile -editorial Maye- que tiene títulos como: “Augusto Pinochet, El Reconstructor de Chile”, “Salvador Allende: Antisemitismo y Eutanasia”, de Víctor Farías, -y el texto responsable, según Márquez de la Plata, de que fundara la editorial; y “Miguel Krassnoff: Prisionero por servir a Chile”, cuyo lanzamiento de la cuarta edición -homenaje al torturador incluido- fue lo que hizo que, el año pasado, quedara la zorra en el Club Providencia. Márquez de la Plata es de esos fachos en serio. De los que no reniegan y les da lo mismo hacer el loco: fue el único ex ministro de Pinochet que fue al homenaje que se le hizo en el Teatro Caupolicán. Ahí, le gritaron asesino y le pegaron. Luego, dijo en una entrevista en La Tercera una frase que sólo un loco podría decir: “Yo nunca he sentido miedo”.

71. Ambrosio Rodríguez

Abogado, RN, Ambrosio Rodríguez es un malulo: sus primeros servicios a la dictadura tuvieron que ver con hacerle sumarios a los profesores de la Escuela de Periodismo de la Chile. Como -naturalmente- consideró que enseñaban marxismo en sus clases, los echaron a casi todos. Luego fue el asesor jurídico del ministerio del Interior y, más tarde, en los días de la Operación Albania, fue Procurador general de la república. El 3 de octubre de 1988 dijo en El Mercurio: “Voto Sí porque creo en el futuro de mi país, porque creo que mis hijos tienen el derecho de vivir en una patria libre, soberana” y bla bla bla “(…) Además voto sí para darle el sentido final a estos 15 años que he trabajado con el Presidente Pinochet y responder de esta forma a la confianza que ha depositado en mí”. En democracia no se volvió mejor persona:  defendió a Pinocho en Londres y en Santiago, al ex director de la CNI Humberto Gordon, a los procesados en el Caso Degollados y a Pinocho hijo en lo de los Pinocheques. Hoy por hoy, es presidente del Tribunal Supremo del partido de Piñera.

72. Pablo Rodríguez
Basta decir dos cosas para que uno cache quien es Pablo Rodríguez: abogado de Pinochet y uno de los fundadores de Patria y Libertad. O sea, más malo que Pinocho. Hoy tiene el cargo lógico para un malulo de la dictadura: decano de Derecho de otra universidad favorita de los que trabajaron con Pinochet. La universidad del Desarrollo.

73. Sergio Diez

Sergio Diez tuvo una pega difícil en el tiempo de Pinochet: ser embajador de Chile ante la ONU donde tenía que explicar lo inexplicable -qué chucha pasaba con los detenidos desaparecidos que aparecían en las listas hechas por organismos de derechos humanos- y, para el plebiscito del 88, dio un argumento para votar por la continuidad de Pinochet que también resulta difícil de explicar: “Voto Sí porque Chile tiene un sistema político que me satisface, establecido en la Constitución de 1980, porque las personas que acompañal al Sí son democráticas y porque tienen un hombre probado en el gobierno”. La democracia al estilo Diez no ganó pero, luego, se convertió en senador por RN, presidente del Senado, presidente del partido y presidente de la Comisión de Familia de RN, creada para contrarrestar esa cosa terrible llamada Acuerdo de Vida en Común. Sobre eso, el familiar Diez dijo en Las Últimas Noticias, hace dos años atrás: “¡Que otros se preocupen de las minorías! Por las preguntas que me hace, pareciera que es pecado defender la familia ¿Qué debería decir, que ojalá todo el mundo sea maricón y que nadie se case? No pues”

74. Sergio Onofre Jarpa


El fundador del partido del Presidente y ex ministro de Interior de Pinochet  es otro de los 39 extraditables de la lista de Garzón. Onofre Jarpa pertenece a la clase de persona que tiene la idea de que si no hubiera llegado la salvación de Pinochet quizás qué habría pasado con los marxistas, de que estuvimos en una guerra y bla bla bla. Tal vez se lo creía en serio: después de un día de haber asumido -el 11 de mayo del 83- sacó diez mil soldados a la calle para hacer pico la primera protesta nacional, que dejó decenas de muertos. Otros porotitos de su mandato: la CNI ejecutó a cinco miristas -Onofre Jarpa después declararía como inculpado-, la comisión Rettig consignó que los servicios de seguridad habían matado a decenas de personas, Sebastián Acevedo -el 11 de noviembre del 83- se quemó a lo bonzo para exigir que la CNI liberara a sus dos hijos que estaban siendo toturados, el año 84 la CNI asesinó a siete miristas, en su período se creó el Dicomarc, aparato de inteligencia de los pacos, y fue amigui de la censura. La revista Apsi, Hoy y Análisis fueron sus blancos. Muy al estilo de los que trabajaron en Dictadura, le dio un consejo al gobierno de Piñera en la Revista Paula: “Mientras menos mentalidad política tengan, mejor”.

75. Jovino Novoa

Lo podríamos haber puesto en los del poder pero para qué. Acá, una vista rápida al gran currículum del senador de la República por Santiago poniente (gracias al binominal todopoderoso): subsecretario de Gobierno en tiempos de Pinochet-días en los que de la Segegob dependía, entre otras cosas, tener el control de los medios de comunicación-, acusado por el hijo de Tucapel Jiménez de tener una responsabilidad indirecta en la muerte de su papá, fundador de la UDI y uno de los principales ideólogos -si la palabra ideólogos califica para esto- de la franja del Sí. En una entrevista en El Mercurio -en septiembre del año 88- Raquel Correa le pregunta por el terror en la campaña y él, cara de raja, responde: “Para poder transmitir cualquier mensaje tiene que haber un medio ambiente adecuado”. El resto es conocido.

76. El cura Hasbún

Malo con traje de cura. Mientras la Dictadura asesinaba a los sacerdotes André Jarlán, Gerardo Poblete, Juan Alsina, Miguel Woodward y la DINA hacía desaparecer a Antonio Lidó, el cura Hasbún hablaba hueás. Hueás en canal 13, hueás en radio Agricultura, hueás en El Mercurio. Hueás, como apoyar a Pinocho y defender a Colonia Dignidad. Llegó la democracia y el Cura Hasbún siguió en la misma -hablando hueás- pero pasaría a hacerlo desde nuestro canal favorito, Mega, y sus joyitas serían cosas como que Chile tenía que estar agradecido de la DINA y que el sufrimiento de Pinocho en Londres era como el de Yisus. Seguramente sigue hablando hueás pero más en privado: este año lo echaron de Mega y, en una entrevista a la Tercera, dijo que ya las cosas no eran como cuando estaba don Ricardo Claro.

77. Agustín Edwards


Eso de que el periodismo es el quinto poder fue muy cierto en la relación de El Mercurio y la dictadura y no es demasiada novedad decirlo. Ejemplo: el encubrimiento del asesinato de María Ugarte haciéndolo pasar por un crimen pasional -El Mercurio tituló “Asesinada hermosa joven”- y no por lo que era: una mujer no tan joven -tenía 42 años- asesinada en Villa Grimaldi por la DINA, lanzada al mar y devuelta. Otro inolvidable: el titular de la Segunda “Exterminan como ratas a miristas”. Para qué hablar de las editoriales, inserciones -ésas en las que aparecía gente x lamentándose por lo terrible que había sido la UP- y avisos del Sí que circularon el año 88. Hoy, Agustín se parece a esqueletor y anda gagá. Nunca ha pedido perdón.

LOS MALOS CON UNIFORME

78. Sergio Badiola

El coronel Sergio Badiola Brober fue eso que se conoce comunmente como traidor. En 1973, para el día del Golpe, era edecán de Allende. Al día siguiente ya estaba trabajando para el otro lado. Más tarde sería vocero del gobierno de Pinochet, director de Dinacos (dirección nacional de comunicaciones), el organismo de la junta militar encargado de censurar lo que no fuera oficial y, luego, intendente de Santiago. Por esos días conoció a un jovencito Sabat -dirigente estudiantil designado- y lo apadrinó. En los días del plebiscito seguía siendo intendente y, algunos días antes del 5 de octubre, junto al general en retiro Fernando Paredes, muleó de la siguiente forma: con que al acto del No habían ido 136 mil personas, mientras que al del Sí, 900 mil en 85 mil autos. Es decir, diez personas por auto. Es decir, un milagro.

79. Rodolfo Stange

Uno de los de la Junta de gobierno. Parte de los extraditables de la lista que hizo Garzón.

80. El almirante Merino

Debiera haber ido en no hay muerto malo pero lo pondremos acá. Otro de la Junta de gobierno y el favorito de los periodistas: hablaba con la prensa los días martes -famosos todavía como “los martes de Merino”- en los que aparecía con cara de curado hablando cosas de curado. Decir cosas como “auquénidos metamorfoseados”, por los bolivianos, “humanoides”, por  ya sabemos quienes; o explicar que los rusos podían ser comunistas porque eran hombres de tierra, no como los chilenos que somos de mar; terminó siendo una inteligencia de su parte. La estupidez eclipsa a la maldad: al final, si uno guglea a Merino lo que aparece son “frases” y no que en recintos de la Armada haya desaparecido gente durante su mandato. Es una pena, eso sí, que su estatua ubicada en el frontis del Museo Naval de Valpo no hable.

Martes de Merino, con amor (el que adivine lo que dice al segundo 33 se gana un Chocman):

81. Fernando Matthei

Cuando supo que todo se había ido a la mierda, el papá de Evelyn fue el primero en tomar distancia de Pinochet -reconoció el trinunfo del No antes que cualquiera- y, más tarde, seguiría en las mismas: no fue a ver a Pinocho a Londres y hace unos días dijo que se avergonzaba de las violaciones a los derechos humanos durante la Dictadura. Pero las buenas intenciones llegan demasiado tarde: bajo su dirección de la Academia de Guerra Aérea -que funcionaba como centro de detención y tortura-  fue que estuvo detenido y torturado el papá de Bachelet y, ahora, está siendo investigado por su muerte.

Si esto es el infierno, el círculo de los peores entre los peores está encabezado por:

82. Manuel Contreras


Ex Jefe de la DINA. La única forma de poder explicar cuán culiao era es decir esto: le dieron cuatro cadenas perpetuas.

83. Odlanier Mena

Ex director CNI. Le dieron seis (sí, seis) años por la muerte de tres socialistas. Ya tiene permiso para salir los fines de semana y hace menos de un mes alguien lo fotografió en el Parque Arauco.

84. Hugo Salas Wenzel

Ex director CNI. Le dieron perpetua por la Operación Albania.

85. Pedro Espinoza

Ex miembro de la DINA, segundo hombre del Mamo. Fue condenado por su participación en el asesinato de Orlando Letelier y en la Caravana de la muerte.

86.Raúl Eduardo Iturriaga, Álvaro Corbalán y Carlos Herrera Jiménez

No es que sean la santísima trinidad pero los ponemos juntos porque los tres están presos en Punta Peuco en el mismo sector -denominado el de “Los faraones” por el apodo “faraón” que se le daba a Corbalán”-. Mientras Iturriaga paga -ex DINA- estuvo implicado en la muerte de Prats y su mujer -además de ser el responsable de la operación Colombo, el ex CNI Corbalán y a Herrera Jiménez lo estuvieron en el asesinato de Tucapel Jiménez y el carpintero Alegría, entre otras causas.

87. Marcelo Moren Britto

Ex Dina. Participó en la Caravana de la Muerte, en el asesinato de Miguel Enríquez y estuvo a cargo de Villa Grimaldi. Es más malo que las rechuchitas.

88. Miguel Krassnoff

El hombre del homenaje. Krassnoff, ex DINA. Está condenado a cumplir 116 años de cárcel en el centro penal Cordillera, además de otras seis condenas con beneficios en 24 procesos ya cerrados por la Corte Suprema por el secuestro y desaparición de 30 opositores al régimen militar.

89.Osvaldo Romo

El guatón Romo ya está muerto. Pero no lo vamos a poner en la lista de “No hay muerto malo” porque es peor que eso. Acá, la entrevista que le dio a Univisión y que reprodujo La Tercera, hablando de aplicar electricidad en los pezones y las vaginas de las mujeres:
—¿Volverías a hacerlo? ¿lo harías igual?
—Claro, lo haría igual y peor. Yo no dejaría periquito vivo (…) Fue un error de la Dina. Yo siempre le discutía a mi general: “no deje a esa persona viva, no lo deje libre.” Ahí están las consecuencias.
—Sobre arrojar los cadáveres de los detenidos al mar…
—Yo creo que puede ser (…) Ahora Chile no es un mar para tirar cadáveres, porque es torrentoso, es violento (…) Tirarlos en un cráter de un volcán sería mejor… (…) ¿Quién va a ir a buscar a un cráter de un volcán? Nadie.

90. Sergio Arellano Stark

Ex DINA, participó en la Caravana de la Muerte. Le declararon demencia, a lo Pinocho.

91. Maripepa Nieto

Española, vedette, se hizo feimus en Chile por el programa Sabor Latino -dirigido por Riesenberg, el mismo que dice que no tuvo nada que ver con la campaña del Sí- y por ser culona. Si se van a calentar, chiquillos, deténganse: el rumor de la época es que la pirula de Álvaro Corbalán pasaba por ahí. Ella, hasta el día de hoy, se hace la loca.

LOS INTELECTUALES

92. Hermógenes Pérez de Arce

No sabíamos dónde ponerlo así que hicimos una categoría sólo para él. Hermógenes, uno que no se avergüenza del pasado: salió en la franja del Sí, fue columnista de El Mercurio, es la envidia de Gonzalo Rojas (no el poeta, claro). Sobre el arrepentimiento de Chadwick de haber participado en el gobierno de Pinocho, dijo: “Darse vuelta la chaqueta es un hábito muy antiguo chileno. Particularmente frecuente en gente de derecha”.

LOS QUE NO SABEMOS DONDE CHUCHA PONER PERO VOTARON POR EL SÍ

93.Jorge Fontaine Aldunate

Tío de Arturo Fontaine -director del CEP y escritor de libros y poemas con versos como “tu ostra viva”-, de Juan Andrés Fontaine -ex ministro de Economía de Piñera- y hermano de Arturo Fontaine padre -director de El Mercurio entre el 78 y el 82-, Jorge Fontaine Aldunate, perteneciente a Independientes por el Sí el año 88, fue designado director ejecutivo de ProChile por Pinocho y dijo, en su momento: “Voto Sí porque confío que Chile siga progresando dentro de un sistema de respeto a la propiedad y estímulo a la libre iniciativa”.

94. Guillermo Bruna
Guillermo Bruna, abogado constitucionalista, es otro más de los que dieron el extraño argumento de votar por el Sí porque eso significaba votar por la democracia: “Voto Sí porque es la única manera de asegurar para Chile una democracia social y política”, dijo en El Mercurio dos días antes del Plebiscito. Hoy -para los que lo quieran ir a saludar- es profesor de Derecho en la Católica.

95. Silvia Alessandri
Actualmente tiene ocho millones de años. Antes cuando era más o menos joven, la nieta de Arturo Alessandri fue vicepresidenta del Partido del Partido Nacional y apoyó a Pinocho para el plebiscito: “(…) queriendo el bien y la paz para Chile es que he decidido votar Sí”

96.Mario Arnello

Fundó el Partido Nacional, fue embajador especial ante la ONU y ante la OEA en la dictadura y, en los días del plebiscito, era Director de la Dibam. Ésta fue su razón para votar Sí: “Porque Chile necesita un camino claro de afirmación de la chilenidad y la cultura nacional. Porque significa ratificar al Presidente Pinochet como conductor de la construcción y renovación de Chile” y bla bla bla.

97. Arturo Venegas

El año 88 era Presidente de la Social Democracia. Hoy, es candidato a alcalde por Putaendo. El año 88 era facho. Hoy, también. El año 88 decía: “Voto Sí porque es abrir una puerta al futuro democrático y votar No es retornar al pasado UP”. Este año, en marzo, el Partido Socialista de Putaendo pronunciarse sobre un artículo que escribió el 94 llamado “¿Perdón” y que tenía frases del estilo: “La responsabilidad de la intervención militar y sus consecuencias es efectivamente de los que gobernaron entre 1970 y 1973”.

98. Gustavo Cuevas

“Voto Sí por dos razones: en primer lugar porque después del plebiscito el país estrenará una democracia moderna y renovada (…) Y en segundo lugar porque estoy convencido de que Pinochet tiene el carácter y la decisión para consolidar el sistema político de libertados consagrado por la Constitución del 80”, dijo el abogado Gustavo Cuevas Farren -en ese tiempo Director del Instituto de Ciencias Políticas de la Chile- y, hasta hace un tiempo, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Mayor.

99. Carlos Cáceres
Fue ministro de Interior y de Hacienda en la Dictadura y, ya en democracia, apoyó a Lavín en las elecciones del 99, a Pinocho cuando lo detuvieron en Londres y es presidente del Consejo de Libertad y Desarrollo. Sus motivos para apoyar al Sí fueron éstos: “Dos sentimientos confluyen a la decisíon de votar Sí. En primer lugar, la gratitud por la obra de modernización realizada por el Presidente Pinochet y su gobierno, que ha abierto perspectivas de desarrollo a todos los chilenos. Luego, por la proyección que se ofrece para que cada chileno contribuya con su esfuerzo personal a una tarea de prosperidad, en la referencia de los valores propios de nuestra tradición” (zzzzzz)

100. ¿Y la rubia?

Si alguien se estaba preguntando quién chucha es la mina que sale mirando con cara de amor a Allamand desde que vio el primer yutubazo de este post, pues bien: es Bárbara Lyon, su ex mujer.