Plaza de Armas A1

Finalmente el Metro no hará uno de los piques, correspondiente a la Línea 3, en la Plaza de Armas, recientemente abierta tras un periodo de remodelación que duró un año.

Hace unas semanas atrás la polémica se había instalado luego de que la alcaldesa Carolina Tohá informara que la empresa que administra la red de transporte subterránea había cambiado el trazado lo que necesariamente implicaría trabajos en el lugar, frente a la Catedral, que también está siendo remodelada.

Este mediodía, Metro presentó un pique alternativo que evita la intervención en la Plaza de Armas

A la reunión asistieron el Presidente de Metro, Rodrigo Azócar, el intendente Claudio Orrego, la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá y representantes de la catedral metropolitana.

La alcaldesa  Tohá, agradeció “la voluntad que ha tenido metro”,  pues a su juicio “evita el daño a la ciudad que significaba tener el espacio emblemático cerrado por cuatro años”.

Por su parte, el Presidente de Metro, Rodrigo Azócar, dijo que para la empresa “es muy satisfactorio tener esta respuesta que es no intervenir con un pique frente a la catedral”. 

El nuevo pique se trasladará unos metros hacia el norte y se hará en la calle Puente. El presidente de la empresa precisó que será una intervención menor y “muy poco invasiva que tiene un desafío de ingeniería importante”.