francisco vidal

“Siéntate a tu puerta y verás pasar el cadáver de tu enemigo”, dice un viejo proverbio árabe.

Si bien esa no ha sido la actitud del ex ministro Francisco Vidal respecto de su “enemigo” político Andrés Velasco tras el caso Penta, el ex vocero aprovechó de repasar a quien fuera su compañero de gabinete, al referirse al escándalo que afecta a la política.

En entrevista con Pulso, Vidal opinó que las aspiraciones presidenciales del economista se ven dañadas, ya que “construyó su liderazgo criticando malas prácticas, y hoy está en tribunales por una eventual mala práctica y eso lo castiga la opinión pública”.

Asimismo, el ex ministro, tal como otros personeros del oficialismo, ve a Velasco fuera del bloque y cerca de la derecha.

“Cruzó la vereda. El se siente más cómodo con parte de la antigua derecha, Amplitud, Red Liberal, para qué vas a obligar a alguien a estar incómodo”, dijo sobre la posibilidad de que el ex titular de Hacienda vuelva a participar en primarias de la centro-izquierda para ser una carta presidencia.

Sobre los 20 millones de pesos que le pagó Penta por un charla en medio de un almuerzo, lo que podría haber tenido destino la pasada campaña, dijo que “ayer estuvo toda la mañana aclarándola, vamos a ver qué pasa. Si él cobra eso y le pagan, el problema es de quien le paga”.

Por otro lado, Vidal desestimó la teoría del empate. “No veo nada de eso. Es un tema que está en tribunales. La lección del Caso Penta es legislar más avanzado de lo que legislamos en 2003, llenar los vacíos, elevar el estándar, la exigencia y la transparencia. Penta es un ‘balde de mierda’ para la gente respecto de la política. La gente no nos cree nada”.

Una pelea antigua

Vidal y Velasco tuvieron algunos roces mientras compartieron gabinete y posteriormente, cuando la Concertación ya no era gobierno.

Un encontrón de marca mayor fue después de que la Concertación perdió la elección de 2009, cuando Vidal apuntó a Velasco como uno de los culpables del hecho.

“Le echa todas las culpas a otros, a quienes además injustamente ubica fuera de la Concertación, con lo cual casi todo el mundo -partiendo por él mismo, por supuesto- queda liberado de responsabilidad. Si de asignar culpas se trata, le recomiendo a Vidal que parta por mirarse al espejo. La gente penalizó con el voto la política pequeña, de operaciones y contubernios, de la zancadilla y el insulto, que él encarna como pocos”, dijo el economista en 2010 en una entrevista publicada por El Mercurio.

Después, cuando se acercaba la última elección presidencial y Velasco levantaba su candidatura, Vidal volvió a disparar contra Velasco.

“Para mí es la expresión de la derecha de la Concertación, la visión más liberal en lo económico, le gusta más el mercado que el Estado”, afirmó entonces el ex vocero.

“No puedo entender una primaria de un ex ministro de Hacienda de la ex Presidenta que lo nombró, que lo apoyó mientras todos le dábamos duro incluyendo yo, y que al final como dice el viejo dicho popular cría cuervos…”, se quejó Vidal.