jose migue insulza

“A la Nueva Mayoría le falta algo de la antigua Concertación”.

Con estas palabras anoche en Tolerancia 0, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza se refirió a su percepción sobre los problemas que enfrenta la Nueva Mayoría debido, en medio de la crisis de credibilidad que vive la política en general por los casos SQM, Penta y Caval,

Así, comentó concretamente que “a esta Nueva Mayoría, de la cual yo me siento parte (…), le falta algo de la antigua Concertación: la solidez de convicciones comunes y la capacidad de sacarlas adelante”.

Para Insulza la solución a todos los problemas y complejidades “es una coalición de gobierno que deje de lado el permanente conflicto que ha existido entre ellos durante mucho tiempo y que realmente muestre intensiones de gobernar el país de manera unitaria”, ya que a su juicio, “lo que no puede ocurrir son las discordias y las discusiones que existen hoy al interior de la coalición”.

Cambio de Gabinete

Para el secretario general del a OEA el tema no pasa por un cambio en el equipo ministerial. El militante PS insiste en que “para sacar adelante nuevas leyes que mejoren lo que hoy existe se requieren algunos gestos y anuncios que la Presidenta ha dado”, además de fortalecer la unidad desde el interior.

“Si nos empezamos a dividir entre nosotros el mismo nombre no tiene sentido, la Nueva Mayoría se transforma en una nueva minoría y está destinada al fracaso”, advierte.

Bachelet y Caval

Insulza también tuvo tiempo para abordar el caso Caval, que involucra a la nuera de Bachelet, Natalia Compagnon, así como también a su hijo, Sebastián Dávalos, en la cuestionada compra de terrenos en Machalí.

En ese sentido dijo que “ella ha tenido sufrimientos personales fuertes, porque aquí estamos hablando de un miembro de su familia, y si lo que se pide es que se crucifique a su hijo para poder salvar su gobierno a mí no me parece justo”.

Por su parte manifestó que cree “absolutamente en la probidad de la Presidenta. Eso no es un problema de fe, no es un problema de conocerla de muchos años y de saber lo que ella hace o no hace, yo creo mucho en eso, ahora el problema es que desgraciadamente no es una vivencia común de toda la sociedad y por eso es que se piden los gestos que se piden”.