Ministro de Hacienda se reúne con ejecutivo de Enel

Lo que había crecido como un fuerte rumor desde el martes de la semana pasada fue oficializado este mediodía. Jorge Rosenblut dejó de ser el presidente de Enersis después de ocho meses en el cargo, y luego que se hicieran incontrarrestables los cuestionamientos en su contra por el rol que cumplió en la precampaña de Bachelet.

A través de un hecho esencial enviado a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), Enersis confirmó la desvinculación del empresario y el nombramiento en el puesto del español Borja Acha Besga (50 años), abogado español, muy conocedor del país y de la interna de la eléctrica controlada por Enel.

“En sesión de directorio celebrada con fecha de hoy, el directorio de la sociedad ha nombrado como presidente del Directorio de la Sociedad a don Francisco de Borja Acha, en sustitución de don Jorge Rosenblut, quien renunció a su cargo en esa misma fecha”, dice el documento enviado al regulador del mercado.

En el mismo hecho esencial también se hizo mención a la renuncia al directorio de la ex ministra de Piñera Carolina Schmidt Zaldívar.

Rosenblut, quien reemplazó a Pablo Yrarrázaval en la conducción de la eléctrica en octubre del año pasado, comenzó a estar entredicho luego de que The Clinic Online publicara en el mes de abril el artículo “SQM Salar: La filial que liga a Giorgio Martelli, recaudador de la campaña de Bachelet, con Soquimich”.

En esta publicación, este medio reveló que Rosenblut habría sido quien solicitó al exgerente de SQM, Patricio Contesse, fondos para la campaña presidencial y a Giorgio Martelli, el personero encargado de buscar la fórmula para hacerlo.

Pese a que desestimó haber recomendado el nombre de Martelli como el hombre encargado de recaudar las platas, Rosenblut se vio obligado, luego de la publicación de The Clinic, a reconocer en entrevista con el Mercurio que la cita con Contesse había existido.

Sin embargo Martelli, como se consigna en uno de los reportaje sobre “Los secretos de Martelli a la Fiscalía” confirma la versión de The Clinic Online respecto de que Rosenblut estableció el vínculo con Contesse. Además el dueño de Asesorías y Negocios Spa, lo sindicó ante el Ministerio Público como uno de los personeros que, junto con Rodrigo Peñailillo, ideó la creación de AyN como una empresa destinada a financiar a una grupo de personeros para que pudieran dedicarse a la política. Y agregó que Ronseblut también fue el nexo con el Grupo Angelini.

El pasado 19 de junio, el empresario y ex presidente de Enersis, José Antonio Guzmán criticó con dureza a Rosenblut, asegurando que “es impresentable para los accionistas y para la opinión pública que Jorge Rosenblut siga en su cargo. Ya lo deberían haber apartado”.

“No me cabe la menor duda que el involucramiento del presidente de la compañía en hechos que raya lo ilícito, impiden que siga al mando de la empresa”, manifestó Guzmán, según recogió en esa oportunidad el diario La Segunda.

Guzmán dijo además que esta situación golpea al gobierno por la sabida relación sentimental que Rosenblut sostiene con la ministra del Trabajo y ex Segpres, Ximena Rincón.

“También afecta a la ministra Rincón y al gobierno. Hay un problema de transparencia que se debe resolver, porque la ley obliga a los altos funcionarios públicos a dar cuenta de cualquier conversación y reunión que sostengan con personajes del sector privado”.

Los aportes de Endesa a Yaconi y Martelli bajo su mandato

Un reciente artículo de El Mostrador consignó que mientras Rosenblut era presidente de Endesa distribuyó, a petición del directorio, unos $509 millones en la última campaña presidencial a través de aportes reservados, y otros por debajo de la ley. Entre estos últimos, le habría entregado unos 100 millones al abogado Pedro Yaconi, recaudador de la campaña de Eduardo Frei en 2009. Además, le habría facilitado 50 millones a Martelli.