Blanco A1

Una intensa y extensa jornada tuvo este lunes la titular del Ministerio de Justicia, Javiera Blanco, en el marco de las dos acusaciones constitucionales que fueron presentadas en su contra por la crisis del Sename y las abultadas pensiones en Gendarmería.

A eso de las 9 de la mañana la secretaria de Estado se presentó ante la comisión revisora de la primer libelo relativo a su gestión en el marco de la crisis que atraviesa el Sename, acción que fue impulsada por el diputado René Saffirio por las muertes de menores bajo la custodia del organismo.

De rojo y junto a su abogado Jorge Correa Sutil y los ministros de la Segegob, Nicolás Eyzaguirre, y de la Segpres, Marcelo Díaz, Blanco expuso sus argumentos y abordó los cargos que se le imputan.

“Hoy lo que no podemos perder de vista es que el norte de todas estas acciones tiene que ver con los niños más vulnerables de este país”, aseguró la ministra.

La titular de Justicia afirmó que la acción en su contra “carece de todo sustento” y dijo estar “tranquila”.

Por su parte, la defensa de Blanco, desestimó que se haya cometido algunas de las faltas que se le acusan respecto de haber falseado el número de menores fallecidos y faltado a su deber constitucional en el marco de la crisis que atraviesa el Servicio.

“Acotar a trámite esta acusación infringe valores esenciales de nuestra convivencia.No son claros los ilícitos que se imputan a la ministra, son confusos y contradictorios los hechos que se le atribuyen haciendo imposible ejercer el derecho a la defensa”, dijo Correa Sutil.

En esa línea, agregó que “las personas solo pueden ser juzgadas por sus actos. No es un acto civilizado juzgar a una persona por actos sustantivamente anteriores a lo que ejerce su mandato y en varios casos ajenos a su competencia”.

Por su parte el ministro vocero, Marcelo Díaz, afirmó que la acusación de Saffirio “no reúne los requisitos que exige la Constitución para ser presentada” y que el Gobierno, en consecuencia, espera que “sea acogida la cuestión previa y rechazada” la presentación.

“La acusación constitucional es un recurso extremo que la Constitución reserva para casos muy graves y muy precisos. Por tanto, no es llegar y presentarla” y, en esa línea, “los parlamentarios tienen que tener extremo cuidado y celo con el ejercicio de una atribución tan especialísima como ésta”, agregó.

Tras la jornada que duró más de tres horas, la ministra resolvió asistir a una segunda comisión que revisa la otra acusación constitucional que se interpuso en su contra por el caso de los jubilazos en Gendarmería.

Así, la secretaria de Estado renunció a su derecho de esperar un plazo de seis días desde que es invitada a comparecer ante la comisión, solicitando presentarse en esta primera sesión para argumentar en su defensa.

Acompañada de su abogado al abogado Javier Couso, Blanco se presentó cerca de las 15:30 horas ante la instancia integrada por los DC, Sergio Ojeda y Jaime Pilowsky, por el PS Marcelo Schilling, el independiente (ex DC), René Saffirio, y la RN, Marcela Sabat.

Al igual que Correa Sutil, Couso aseguró que las imputaciones en contra de la secretaria de Estado “carece de fundamento razonable” y de hecho, éstos serían atribuibles a terceras personas, haciendo referencia a Dipreca y al director de Gendarmería.

La comisión resolvió en la misma sesión que escuchará a seis dirigentes de la institución y once abogados constitucionalistas, entre ellos, al ex director de Gendarmería, Tulio Arce y el suboficial Joe González, presidente de la Asociación Nacional de Suboficiales y Gendarmes.

El caso de Blanco es inédito, pues nunca antes una ministra había enfrentado dos acusaciones constitucionales simultáneas por lo que la situación de la ministra de Bachelet es compleja. Con todo, la titular de Justicia tendrá que seguir argumentando en su defensa este martes a primera hora en Valparaíso por las irregularidades en Gendarmería.