Desde hace dos semanas que Héctor “Tato” Cifuentes estaba internado en un hospital de Buenos Aires debido a un paro
cardiorespiratorio.

El humorista era reconocido por su rol como ventrílocuo haciendo hablar al recordado muñeco Tatín, con el cual hizo carrera por décadas.

“Tato” estaba en Buenos Aires visitando a su hija y sufrió una neumonía, que finalmente lo llevó a perder la vida al otro lado de Los Andes.

Cifuentes era un habitual de la televisión chilena en los ochentas y noventa, y en el último tiempo tuvo participaciones en el programa Mentiras Verdaderas.

En sus últimos días, el plantel de la Universidad Católica, club del que fue jefe de barra, le envió un cordial saludo en el marco de su delicado estado de salud.