El exmulticandidato presidencial Marco Enríquez-Ominami anunció hoy su retiro temporal de la actividad política para defenderse de las acusaciones en su contra por la presunta financiación irregular de sus campañas.

Enríquez-Ominami, que irrumpió en la política al obtener un 20,13 % de los votos en las elecciones presidenciales de 2009, aunque en las de 2013 su votación bajó al 10,98 %, comunicó su decisión a través de las redes sociales.

Su decisión la atribuyó a la necesidad de concentrarse en su defensa en las causas judiciales que lo complican, como los casos de presunta financiación ilegal de campañas a través de la empresa SQM Salar y el conglomerado brasileño OAS, que han dejado su imagen pública “golpeada sobre la base de supuestos, caricaturas y filtraciones”.

“Nos ganaron esta partida y a mí me convirtieron en el chivo expiatorio de todos los males de la política”, dijo el exaspirante presidencial en su cuenta de Facebook.

“Allende murió defendiendo sus ideales. Yo, en cambio, decidí vivir, en medio de la mácula si es preciso, por defender lo que es justo para la gente”, añadió Enríquez-Ominami.

“Por eso, con la convicción intacta, pero con experiencia y canas, haré lo que aprendí durante estos años: que debo concentrar mis esfuerzos en defenderme de la infamia y la injusticia”, añadió en las redes sociales.

Al mismo tiempo indicó que ha ganado enemigos poderosos, crueles, pero también confusos e ineptos.

“Sé que voy a ganar, pero también sé que, por ahora, debo concentrarme en dar esa pelea y no otras, y en limpiar mis heridas”, enfatizó el político que en su última incursión presidencial, en noviembre de 2017, obtuvo un poco más de 5 % de los votos.

“Tres años he esperado ya para que se haga justicia y se limpie de una vez por todas una imagen golpeada sobre la base de supuestos, caricaturas y filtraciones. Justicia que tarda es justicia denegada, podría pensar, pero esto no me detendrá”, enfatizó Enríquez-Ominami.

En el cierre de su mensaje por Facebook, dijo que entendió claramente “el dictado del pueblo el día de las elecciones”.

“Como dije ese día y repito ahora, entendí que, por ahora, no soy yo el llamado por el pueblo a dar la pelea, y que, por lo tanto, he decidido hacer un paréntesis a mi vida política, por ahora”, apostilló.