Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Uncategorized

12 de mayo de 2009

Google sabe demasiado

Por


Google parece ser la respuesta a todo. Información casi inmediata y casi exacta la mayoría de las veces. Si lo encontraste en Google, es porque tiene que ser verdad.
El fin de Google es lograr indexar toda la información del mundo, por lo que ha creado varios productos afines (gmail, google maps, noticias, google earth, entre otros) en los que constantemente se le pide al usuario que complete sólo un par de campos obligatorios, es decir, más información. El gran éxito alcanzado sin embargo, ha llevado a que las autoridades empiecen a ver con malos ojos el alcance de tanto poder.
El sitio www.arstechnica.com indica que fue el año pasado cuando Google se enfrentó ante la seria mirada antimonopolios por parte del gobierno justo cuando se iba a cerrar un acuerdo a largo plazo con Yahoo. Finalmente las autoridades no permitieron cerrar el trato ya que Google decidió retirarse una vez que se le impusieron ciertas limitaciones y se les dio aviso de que la alianza sería constantemente monitoreada.
Si bien no todos los servicios de Google generan ganancias, de todas maneras de una u otra manera han sido considerados dueños de un monopolio en la medida que sus competidores han ido desapareciendo. Por ejemplo, es el caso de la búsqueda de libros completos. Escanear cualquier libro es algo demoroso y caro, pero algunos sitios solían ofrecer el servicio. Una vez que Google añadió esta aplicación, los demás simplemente dejaron de hacerlo.
Esta semana, el sitio www.computerworld.com sacó un reportaje titulado “Google puede saber más de ti que tu madre. ¿Algún problema con eso?” Quizás haya algo de verdad. Google tiene rastreado por ip qué es lo que busca cada persona o computador y eso algo debe decir de cada persona. Si a eso le sumamos la información personal para crear un mail o cualquier otro producto afín, puede que finalmente Google sea quien mejor nos conozca, o al menos quien sepa más de nuestros secretos. “Es fácil entender por qué los legisladores están haciendo sonar alarmas respecto a la privacidad online en general, y apuntando a Google en particular. Si usas el buscador de Google, aparte de saber qué estás buscando, tiene la capacidad de saber tus movimientos en la página a la que te llevó si es que pinchaste en algún link pagado para aparecer como primera opción de tu búsqueda. Si ahora usas Google Chrome, entonces ahora sabe también cada una de las páginas que has tipiado en la barra de direcciones. Puede que tengan todos tus emails (Gmail), tus citas (Google Calendar) y hasta tu última ubicación (Google Latitude). Puede saber qué estás viendo (Youtube) y a quién estás llamando. Puede hasta que hayan transcrito tus mensajes de voz (Google Voice). Si tienes tus fotos en Picasa, ya existe la tecnología de reconocimiento de caras, por lo que te identificará a ti y a tus amigos cada vez que actualices tu álbum”.
Técnicamente, por supuesto, Google no sabe nada de ti, por lo que no es ilegal. Sólo acumula un millón de información sobre ti, que no es lo mismo. Además, no te obliga a hacerlo, basándose en los tres principios básicos de la empresa. “No lo vendemos, no recolectamos información sin su permiso, no usamos información sin su permiso”.
Claro, todo radica en el pequeño cuadradito que debemos marcar donde dice “he leído todos los términos y condiciones”. Es probable que casi nadie los lea, y bueno pues, es ahí donde damos nuestro permiso para que Google sepa más de nosotros que quizás, nuestras propias madres.

Temas relevantes

#google

Notas relacionadas