Mundo al revés: Chile abre las puertas a la energía nuclear mientras Europa replantea su futuro

Al mismo tiempo que la crisis nuclear provocada por el megaterremoto y tsunami de Japón hizo que varios países revisen completamente sus programas energéticos e incluso tomaran medidas para frenar proyectos en desarrollo, el gobierno chileno se apresta a firmar con Estados Unidos el segundo convenio de colaboración en energía nuclear en menos de un mes.

Un cambio total en el tablero significó la emergencia nuclear provocada por el terremoto y tsunami en Japón, cuyas autoridades permanecen en alerta ante el eventual colapso de tres centrales atómicas que resultaron dañadas con el terrorífico movimiento sísmico.

Si hasta hace unos días la energía nuclear era una alternativa energética viable, hoy en Europa se está reestudiando su futuro tras los problemas que han sufrido las instalaciones japonesas a causa del terremoto 9,1º del viernes pasado. Son tres las centrales niponas en peligro que podrían enfrentar el colapso al no controlar la emergencia que podría filtrar gran cantidad de material radiactivo al ambiente.

El propio biministro Laurence Golborne, defendió la política de instalar las centrales nucleares luego de las primeras horas tras el terremoto diciendo: “Gobierno Japones asegura que no hay fugas radiactivas, reactores apagados exitósamente. centrales mas alejadas no se detuvieron”. Al rato volvió a “tuitear” llamando a la calma: “Energía nuclear: Tranquilos. No exageremos ni hablemos sin información valida Sugiero aprender de las experiencias y luego sacar conclusiones”.

Sin embargo, a las pocas horas tuvo que recular y reconocer que “lo ocurrido va afectar evidentemente la discusión a futuro”. Todo a través de su cuenta de Twitter.

“Sin energía no se supera la pobreza”

A eso, se sumaron las opiniones del ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, quien dijo en radio Agricultura que el debate por la energía nuclear “es una discusión necesaria donde no hay que dejar de acopiar ningún argumento. El país tiene que prepararse para el debate de la energía nuclear. Una discusión muy grande y gruesa pero hay que tenerla como país”.

Del mismo modo, el titular de Interior explicó que los estudios mandados a hacer por la administración Piñera no quieren decir que efectivamente la decisión ya esté tomada, pero que Chile necesita cuadruplicar la matriz energética si quiere llegar a ser un país desarrolllado. “Sin energía no hay desarrollo no superación de la pobreza”, agregó.

Las críticas a la posibilidad de instalar este tipo de centrales se dan por la alta sismicidad que presenta el territorio nacional y la propensión que existe a los desastres naturales de todo tipo, lo que aumenta el riesgo de tener una central nuclear que esté expuesta a las catástrofes.

Pero el gobierno ya dio los primeros pasos para el fomento y estudio de este tipo de electricidad cuando el biministro Golborne firmó un contrato de cooperación energético entre Chile y Francia, en el que se incluye el estudio de la energía atómica y la explotación de uranio por parte de Codelco. Un acuerdo similar será el que se firmará este viernes con Estados Unidos en víspera de la visita del Presidente Barack Obama.

El acuerdo incluye capacitación y entrenamiento de profesionales chilenos e intenta sentar las bases de la regulación que se necesitaría para instalar el desarrollo nuclear en la matriz energética nacional.

“La gira de Obama es el momento ideal para que se trate el tema nuclear”, sostuvo el parlamentario UDI Juan Lobos, quien dijo que se puede aprovechar el gran desarrollo tecnológico y científico que tiene Estados Unidos en la materia.

Al mismo tiempo en el mundo privado, AES Gener, grupo que encabeza la construcción de varias centrales termoeléctricas en Chile, ya ha manifestado su intención de estudiar la alternativa nuclear en el norte para abastecer la creciente demanda de la industria minera.

En contra de la postura de La Moneda, la bancada socialista pedirá una comisión especial en el Congreso para que el biministro de Energía y Minería, Laurence Golborne, transparente a la ciudadanía las gestiones que el ejecutivo está realizando en esta materia.

“Se está dando por hecho que en Chile vamos a tener centrales nucleares, pero el gobierno no ha informado ninguna decisión al respecto de manera transparente. Se hacen inversiones, se firman convenios y se formulan anuncios como si el tema estuviera zanjado”, dijo el Diputado Marcelo Díaz a El Mostrador, agregando que después de lo ocurrido en Japón “es una locura pensar en tener una central nuclear en Chile”.

Europa reevalúa sus planes nucleares

El accidente en la central nuclear nipona Fukushima Daiichi, ha llevado a la Unión Europea a realizar pruebas de resistencia de sus plantas atómicas, y Alemania anunció una moratoria a la prolongación de la vida de las suyas.

De los 27 países de la Unión Europea, 14 tienen centrales nucleares, sumando un total de 143 reactores atómicos.

Los países productores cubren con la energía nuclear una parte importante de su consumo energético y la tendencia de los últimos años ha sido extender la vida de los reactores y aumentar esta producción para reducir la dependencia del petróleo y el gas.

Sin embargo, tras el terremoto en Japón y sus graves consecuencias en la central de Fukushima Daiichi, la canciller federal alemana, Angela Merkel, anunció hoy una moratoria de tres meses para la ley aprobada el pasado otoño, que contempla ampliar la vida de las centrales nucleares en Alemania hasta 14 años.

Tras comentar que se ha sentido sobrecogida por las “imágenes apocalípticas” procedentes de Japón, Merkel afirmó que la catástrofe en aquel país obliga a replantearse la seguridad de las plantas nucleares también en Alemania, que cuenta con 17 centrales.

Asimismo, los ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea apoyaron hoy la idea propuesta por Austria de realizar pruebas de resistencia a las centrales nucleares europeas para evitar riesgos.

Francia, con 58 reactores en 19 centrales nucleares, es el país de la UE que más energía nuclear produce, con la que cubre en torno al 80 por ciento de su consumo; seguido del Reino Unido, con 19 reactores en nueve lugares del país, además de la planta reprocesadora nuclear de Sellafield, al noroeste de Inglaterra.

Con una edad media de 25 años, en Francia la vida útil de los reactores atómicos se evalúa y se prolonga cada diez años. La más antigua en explotación es la central de Fessenheim, en el noreste del país y con 33 años en funcionamiento. La Autoridad de Seguridad Nuclear (ASN) de Francia ha comenzado a autorizar a las centrales más antiguas a prolongar su vida útil hasta los 40 años.

Nunca se ha registrado un accidente importante en el conjunto del parque nuclear francés, aunque cada año se conocen cerca de un millar de incidentes menores.

En España, de un total de 10 instalaciones nucleares, sólo ocho grupos están operativos y en 2010 produjeron el 20,21% de la electricidad consumida en el país, según datos del Foro de al Industria Nuclear Española. Aunque los ibéricos tienen un riesgo sísmico “bajo”, sus centrales cumplen la normativa tanto en el diseño de las mismas como para su funcionamiento, según las autoridades en la materia.

Dentro de la UE, España es el único país en el que operan reactores de agua en ebullición, el mismo tipo que utiliza la instalación de Fukushima, y concretamente están en dos centrales: la de Cofrentes (Valencia) y la de Santa María de Garoña (Burgos).

En Bélgica funcionan 7 reactores, en Suecia hay 10 en tres plantas nucleares, en la República Checa seis en dos centrales que suministran el 30 por ciento de la energía que consume el país. En Finlandia hay 4 reactores, al igual que Hungría y Eslovaquia; en Rumanía y Bulgaria hay dos y en Holanda y Eslovenia uno en cada uno.

Italia y Polonia no tienen centrales nucleares operativas pero planean construirlas. El Gobierno italiano aprobó en febrero pasado un decreto ley para que el país vuelva a producir energía nuclear a partir del 2020, después de estar prohibida desde 1987.

En Portugal tampoco hay centrales nucleares para la producción de energía eléctrica, pero en la localidad de Socavém, a 10 kilómetros de Lisboa, se encuentra un reactor nuclear de investigación científica de baja potencia (1 MW), operado por el Instituto Tecnológico y Nuclear luso.

The Clinic Newsletter
Comentarios