Fotos: Agencia Uno

Francisco Javier Solar Domínguez (31) es antropólogo y también uno de los nombres que ha sonado con mayor fuerza en el “caso bombas”. Egresado de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, Solar realizó su tesis universitaria “Resistencia al interior de la Cárcel de Alta Seguridad: la identidad en el Kolectivo Kamina Libre”, donde conoció a Pablo Morales Fuhrimann, Marcelo Villarroel y Rodolfo Retamales Leiva, los ex lautaristas acusados de liderar el grupo que hoy enfrenta uno de los juicios -se cree- más largos desde que se inició la reforma procesal penal en el país.

En conversación con The Clinic Online, luego de pasar ocho meses preso, Solar se defiende y asegura que no tiene vinculación alguna en los delitos que hoy se le adjudican.

El Grillo

-¿Cómo es que terminas involucrado en una asociación ilícita terrorista?
Se me involucra básicamente por la declaración de un tipo, que después de apuñalar a su polola, hace esta declaración -que ahora dice hizo bajo los efectos de la droga y el alcohol- e involucra a una serie de personas. Dice que coloqué dos artefactos explosivos, que uno lo habría colocado con él. A raíz de esa declaración hacen un seguimiento policial hacia mi, que dura prácticamente un año. A mi se me allana la casa donde vivía con dos amigos en la comuna de Recoleta, en diciembre de 2009. Me detienen, me interroga la policía y se me deja en libertad porque no encontraron nada más.

-¿Esa declaración es la del testigo clave, el grillo?
Gustavo Fuentes Aliaga, el grillo, a quién conocí por un asunto de fiestas, el año 2003. Me desligo totalmente de él en el año 2005. Ese año pierdo todo contacto con él. Y los hechos que se me están imputando son de 2006 en adelante. Para ese tiempo, yo ya no tenía contacto con él. Eso, además de la tesis en la que me relacioné con Pablo Morales.

-¿La tesis universitaria que tú hiciste y que está dedicada al Kolectivo Kamina Libre?
Claro, está dedicada a dos personas del Kolectivo Kamina Libre, que son Marcelo Villaroel (imputado por el robo al banco Security y la muerte del cabo Moyano) y Pablo Morales (supuesto líder de la asociación ilícita terrorista). Los conocí afuera de la cárcel, a partir de la investigación que estaba realizando.

-¿Hay algo del contenido de la tesis que te involucre con ellos?
No hay contenido de la tesis que tenga que ver con el caso. Mi investigación fue objetiva, o sea, entrevisté a Pablo Morales y la entrevista la analizo antropológicamente. Pero según la fiscalía yo me habría vinculado con Pablo Morales a propósito de esta tesis.

La ANI

-¿La relación de ustedes siguió después de la tesis?
Mi relación con él siguió vinculada con respecto a la investigación y me ayudó con datos sobre cómo era la cárcel, la rutina carcelaria y todo. Nunca fuimos amigos cercanos y la última vez que lo vi fue en 2008.

-¿No lo viste desde el 2008?
Si, hasta que nos encontramos detenidos en la 33 comisaría.

-¿Es verdad que pusiste las bombas de la ANI y del Consejo de Defensa del Estado, como dice un testigo?
Es totalmente falsa, esa declaración este tipo la hace una vez y se retracta como tres veces más. El atentado que más detalla es de diciembre de 2006, dice que fuimos a mi pieza y ahí abríamos armado esta bomba. Nunca fue para mi casa.

-¿Pero tú aseguras que no tuviste nada que ver?
No tengo ninguna vinculación con lo hechos que relata Gustavo Fuentes. Las declaraciones de Gustavo Fuentes Aliaga son totalmente falsas y eso lo he sostenido desde un principio.

caso bombas fiscalía solar peña

 

-¿Él dijo que incluso tú te mofabas de la cantidad de bombas que habías puesto?
Eso ya parece un chiste porque jamás hablé respecto a nada con este tipo. Hay una declaración de este testigo protegido que yo lo conocería desde antes, que fui a pedirle el 2004 armamento e instrucción militar, cosa que es totalmente falsa.

El espía cubano

De los ocho meses que estuvo en la cárcel, Solar dice que pasó tres conviviendo en la misma unidad solo con un preso cubano. Según él, lo llevaron hasta allá a la fuerza. “Me lo pusieron ahí exclusivamente para hacerse amigo mío”, dice.

-¿Él testificó en contra tuyo?
Él, en el fondo, se agarra de ciertas verdades. Por ejemplo, le conté que tenía una polola que vivía en Valparaíso, que mis dos papás me venían a ver. Entonces él tira esas verdades e inventa una serie de cuestiones.

-¿Tú dices que le contaste algunas cosas, él las unió y construyó una historia a partir de eso?
No, no. Él saca conclusiones a partir de lo que le va declarando la fiscalía porque yo nunca jamás hablé con él del proceso. Decía que yo hablaba con Pablo Morales todos los días y claro, salía al patio y hablaba con él, pero los gendarmes están de testigos que yo hablaba cosas como “pucha, cómo estai” y eso. Entonces el tipo decía que yo recibía instrucciones de Morales y a partir de eso nos coordinábamos.

-Ese mismo testigo dice que ustedes amenazaron a Fuentes Aliaga dentro de la cárcel y por eso se retractó.
Eso es falso. El tipo estaba en el primer piso, igual que Pablo Morales. No tenía un régimen especial ni nada.

-¿Tú puedes decir que él no recibió ningún tipo de amenazas de ustedes?
Eso confirma también que el testigo protegido estaba siguiendo las directrices de la fiscalía, porque es la fiscalía la que argumenta que la retractación de Gustavo Fuentes Aliaga se debe a que estaría recibiendo amenazas al interior de la cárcel.

El ex fiscal Peña

-¿Qué te parece la actuación de las autoridades ligadas al caso, como Hinzpeter y Peña?
A mi me parece que es coherente con la línea del gobierno actual de esta cuestión de la eficiencia y la eficacia, porque obviamente que aquí hay una colusión entre el ministerio del Interior y la fiscalía. La intromisión del gobierno es evidente y se confirma con la ida de Peña a trabajar a Interior.

-El diputado Sergio Aguiló denunció supuestas presiones y acusó directamente al ex fiscal Peña de ofrecer a algunos imputados declararse culpables.
-Yo personalmente fui objeto de ese ofrecimiento.

-¿Directamente del ex fiscal Peña?
A través del abogado que yo tenía en ese entonces, que era Héctor Salazar. El fiscal Peña a través de él me hace llegar el ofrecimiento, que yo me declarara culpable.

Caso bombas fiscal Peña Hinzpeter Interior

-¿De todos los cargos?

De todos los cargos que se me están imputando y yo saldría en libertad inmediatamente.

-¿Cuándo ocurrió esto?
Entre enero y febrero. A fines de enero, de hecho. Antes que el fiscal Peña dejara el caso.

-¿Hay casos de otros imputados que hayan recibido también ese ofrecimiento?
Yo sé que sí.

-¿Quiénes?
Rodolfo Retamales. Felipe Guerra, Vinicio Aguilera. Yo sé que el ofrecimiento era para todos. Era que nosotros ratificáramos todo el montaje de la fiscalía.

-¿Tú esperas salir del caso sin ninguna condena?
Espero salir sin ninguna condena. O sea, lo de la asociación ilícita es algo que existe sólo en la cabeza del fiscal Peña. Al 80% de las personas no los conocía. Al único que conocía era a Pablo Morales y a Rodolfo Retamales menos, pero a los demás imputados nunca los había visto antes.

-¿Crees que la colocación de bombas es una manera válida de hacer sentir que estás en desacuerdo con algo?
Creo que es un medio de expresión político, del cual yo no he participado, que sí cierta corriente del anarquismo lo reinvindica.

-¿Pero tú estás de acuerdo con ellas?
No estoy de acuerdo con este tipo de expresiones y no he participado. Yo estoy de acuerdo con otro tipo de expresiones que son más bien literarias.

El Caso Bombas