A las 2.25 horas de esta madrugada dos jóvenes llegaron hasta la sucursal del Banco Santander ubicada en Vicuña Mackenna con Voctoria para colocar un artefacto explosivo, uno de ellos resultó herido ante la explosión, mientras que el otro se dio a la fuga y es buscado intensamente por la policía.

Según relato de testigos, los sujetos llegaron a la oficina del banco en una motocicleta color rojo, sobre la cual ya pesa una orden de encargo. Las imágenes de seguridad del banco  muestran que Luciano Pitronello lanzó el artefacto al cajero y fue alcanzado por las llamas. En ese momento su compañero se da a la fuga en el vehículo menor.

En el lugar no se encontraron panfletos ni  rayados ni leyendas alusivas a alguna causa en particular.

Pitronello se encuentra con riesgo vital, pérdida de visión en ambos ojos y perdería sus dos brazos. Como si esto fuera poco, el Ministerio Público ya anunció que podría vincularlo al denominado Caso Bombas.
El fiscal metropolitano sur, Héctor Barros, acudió a la posta central para constatar el estado de Pitronello tras recibir la explosión del extintor. Los médicos informaron que el joven sufrió quemaduras en gran parte del cuerpo y, producto de las esquirlas de la bomba, graves lesiones en la cabeza.

El fiscal recordó que “las lesiones son similares a las que sufrió el imputado fallecido Mauricio Morales, la diferencia es que Pittronello estaba de pie, por lo que los daños son distintos”. Morales murió en Mayo de 2009 cuando trasladaba una bomba hasta la Escuela de Gendarmería.

Según el funcionario, el joven “fue controlado por la Policía el año 2009 en una de las casas okupa que fueron allanadas en los procedimientos donde se detuvo a otros miembros de esos grupos”. La residencia Okupa en que estuvo Pitronelli corresponde a la casa de “Sacco & Vanzetti”.

En estos instantes, Pitronello está siendo sometido a diversos tratamientos médicos que intentan salvarle la vida, mientras su posible vinculación con el caso bombas todavía esta siendo investigada.

Por su parte, el ministro del Interior (s), Rodrigo Ubilla, condenó este caso, así como el ataque a camiones en la Región de La Araucanía, agregando que se debe dejar que la justicia haga su trabajo y aislar a los grupos que validan la violencia.

“En definitiva, lo que es importante es que el Gobierno condena los hechos sucedidos esta mañana, no sólo en el caso del joven que puso la bomba aquí, en la Región Metropolitana sino que también en el caso del ataque a dos camiones en La Araucanía”, enfatizó.