Mal le ha ido esta semana al ministro de Educación, en su primera ronda de negociaciones. A pesar de proponer mesas de trabajo y la inyección de recursos a las distintas áreas actualmente en conflicto, ninguno de los gremios le ha dado el sí a Joaquín Lavín.

Si bien recibieron una nueva propuesta del ministro, los secundarios no se mostraron muy conformes con la segunda invitación y, aunque aún no la rechazan oficialmente, sus dirigentes volvieron a declararse insatisfechos. Este sábado harán una asamblea nacional en Valparaíso y el lunes recién habrá pronunciamiento sobre seguir o no paralizados.

“Nosotros no hemos tenido reuniones, queremos recalcar eso. No hemos tenido reuniones, ni diálogos, ni conversaciones con las autoridades. Hoy sólo fuimos a recibir la respuesta del ministro de Educación, la que vamos a analizar en conjunto con los compañeros el fin de semana, en Valparaíso, en el segundo encuentro nacional, para ya tener una resolución la próxima semana para ver los pasos a seguir, si se acepta o no la propuesta”, dijo Freddy Fuentes, vocero de la Femes.

Sin embargo, Fuentes adelantó que la carta recibida hoy no tiene mucha diferencia con la anterior y señaló que la respuesta a uno de los temas más profundos que piden, la desmunicipalización de la educación pública, sigue siendo ambigua. “Son prácticamente las mismas propuestas. En el tema de la desmunicipalización, se apunta a que se va a tener un proyecto de aquí a septiembre. Es uno de los puntos más ambíguos que vuelve a tener esta carta. Dice que va a ser un proyecto en el que nosotros colaboremos junto a otros estamentos, como profesores, apoderados, pero no apunta a nada”, dijo.

Lo que dijo Ena von Baer fue bastante inmaduro”

Los escolares, que hoy juntaron a más de 20 mil personas en Santiago en una marcha convocada por todas las organizaciones de secundarios, resaltaron que los incidentes registrados al término de la manifestación fueron “menores” y “puntuales” y tildaron los dichos de la ministra vocera de gobierno como “inmaduros”.

“Lo que dijo Ena von Baer, siendo vocera de gobierno, fue bastante inmaduro dando como argumento que un estudiante no pueda ocupar la tarjeta nacional un viernes en la noche. Nosotros creemos que el tema de la TNE se tiene que solucionar. A los universitarios se les dio la misma solución, que es un plazo de 45 días para investigar, pero estipula el valor de la tarifa o los horarios en que se pueda ocupar, sólo que sería por todo el año”, señaló el vocero de los pingüinos.

Por otra parte, los estudiantes recibieron el apoyo público de la conferencia episcopal, quien hizo un llamado al gobierno a escuchar las demandas estudiantiles. “Creemos que la educación es un bien público, y el esfuerzo por mejorar su calidad y por hacerla más equitativa debe incorporar a todos los actores involucrados: el Estado, las Instituciones Educativas, los docentes, las familias y los mismos estudiantes”, dijo el vocero de la conferencia, Jaime Coiro, leyendo una declaración del arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati.

Rectores también dicen no

Si bien las conversaciones iban más avanzadas en la mesa de trabajo entre los rectores del Consejo de Rectores de universidades Chilenas (Cruch), la propuesta de Lavín a los directivos de los planteles superiores no los satisfizo y no hubo acuerdo entre ellos. Ayer, tras una una jornada de negociaciones en dependencias del Mineduc, el Cruch no deliberó y anunciaron que la respuesta definitiva la tomarán el próximo jueves. La inyección que proponía Lavín era de 217 millones de dólares para los planteles, de los cuales 75 millones de dólares serían destinados para fondos y becas a los estudiantes.

Sobre esa propuesta, el sábado también hará una reunión de la Confech quienes evaluarán la respuesta a su petitorio entregada el martes por el ministro, aunque ya anunciaron que se plegarán a la marcha del jueves, en una nuevo gran paro nacional por la educación.