Un cura católico alemán fue condenado hoy a seis años de prisión por haber abusado de tres menores, por la Audiencia Territorial de Braunschweig, en el estado federado de Baja Sajonia (norte de Alemania).

Según informó hoy el tribunal, el religioso, de la vecina ciudad de Salzgitter, es culpable de 36 casos de abusos a menores y 214 casos muy graves de abuso.

“Se aprovechó premeditadamente de la confianza de los padres”, declaró el juez Manfred Teiwes.

Previamente, el tribunal había propuesto al cura una pena de entre seis y seis años y medio de cárcel a cambio de su confesión, tras lo cual el imputado, de 46 años, reconoció los hechos.

Durante el juicio, celebrado el pasado 12 de enero, el cura, suspendido del sacerdocio, declaró que su intención no había sido insinuarse a los niños ni hacer que sufrieran y subrayó que los hechos surgieron por la proximidad con los menores.

A finales de junio del año pasado, la madre de uno de los niños, que al comienzo de los abusos en 2004 tenía 10 años, denunció al religioso, que fue detenido unas semanas más tarde.

Ya en 2006, el obispado había llamado al orden al sacerdote después de que hubiera protestas por la excesiva confianza que el cura mostraba con los niños.

Posteriormente, otras dos víctimas confirmaron haber sufrido abusos sexuales del religioso entre 2004 y 2007, durante dos años.