La Corte de Apelaciones de Santiago condenó a la Universidad Andrés Bello a pagar una multa de casi dos millones de pesos por violar la Ley del Consumidor, al considerar abusivas algunas de las cláusulas contenidas en contrato de prestación de servicios.

En fallo unánime, los ministros de la Primera Sala Lamberto Cisternas, Javier Moya y el abogado Ángel Cruchaga, determinaron que la Universidad Andrés Bello debe pagar una multa 50 Unidades Tributarias Mensuales, equivalentes a $1.982.450, y rebajar el arancel a un porcentaje de 20% de la matrícula en el caso de la estudiante Carolina Ravinet Patiño.

El fallo determina que algunas de las cláusulas del contrato que firman los estudiantes con la casa de estudios, resultan abusivas, de acuerdo a las normas de la Ley del Consumidor, ratificando lo que había determinado, en junio de 2011, el Cuarto juzgado de Policía Local de Santiago.

Según el fallo, el contrato que ofrece la universidad viola la ley “pues pone de cargo del consumidor los efectos de determinadas deficiencias u omisiones que no son claramente suyas y, lo que es más importante, contiene limitaciones absolutas de responsabilidad que pueden privarlo de sus derechos –de orden público- por mala prestación de los servicios”.

Así mismo, señala que el contrato atenta contra parámetros de buena fe y establece una relación desigual entre proveedor y consumidor.