Una reunión que debía definir al nuevo entrenador y posibles refuerzos era la que tenía ayer el directorio de Blanco y Negro y terminó siendo casi una auditoría. En la cita, donde se estudió los posibles cortados y la opción de sacarlos del club, se revisaron los contratos que se firmaron durante la gestión del ex presidente, en los que se invirtieron cerca de seis millones de dólares.

La investigación golpea al ex gerente deportivo y es subsecretario de Deportes, Jaime Pizarro, quien tomó esas polémicas decisiones deportivas en el club, según consigna hoy El Mercurio.

Las irregularidades parten por la no renovación y posterior salida de Bryan Rabello, los 35 jugadores que tiene el club bajo contrato -con una gran mayoría a préstamo- y cláusulas insólitas como la de Mathias Vidangossy, por la cual el club debe comprar el 50% restante de su pase obligatoriamente en enero de 2013.