Un hombre murió en Australia después que su mujer le quemara sus genitales para purificar a su mejor amigo tras sospechar que le estaba siendo infiel.

Rajini Narayan, la mujer de 46 años, aclaró que su intención no era asesinar a su marido y sólo quiso liberarlo del pecado. Para eso le roció un licor en su zona punible y le lanzó un fósforo, según cuenta el sitio La Patilla.

“Él era mi héroe, el hombre de mi vida, el amor de vida. Iba a purificarle el pene, dejarle una marca que siempre se quedara conmigo, para que siempre fuera mío. Soy una mujer muy celosa, su pene me pertenece. Sólo quise quemarle el pene para que fuera mío y de nadie más”.