Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Poder

5 de Diciembre de 2012

El Mercurio salta en una pata por aprobación de central Punta Alcalde

Imagen: Sector de Punta Alcalde Felices están en El Mercurio por la aprobación por parte del comité de ministros de la central Punta Alcalde y lo demuestran a través de su espacio editorial. En el primer espacio de la página A3 del diario de Edwards se explica que “las exigencias adicionales que incorporó ahora el […]

Por

Imagen: Sector de Punta Alcalde

Felices están en El Mercurio por la aprobación por parte del comité de ministros de la central Punta Alcalde y lo demuestran a través de su espacio editorial.

En el primer espacio de la página A3 del diario de Edwards se explica que “las exigencias adicionales que incorporó ahora el Comité de Ministros resuelven esas dudas” refiriéndose a los planteamientos sobre las emisiónes del complejo, tema por el que fue objetado el proyecto la primera vez.

Un aplauso a las “mitigaciones” hacen los editorialistas que según explican “una vez construida la central, el nivel de emisiones del valle será incluso más bajo que el actual”.

En el búnker de Avenida Santa María alaban el proceso que permite al criticado consejo de ministros aprobar este tipo de instancias, a pesar de rechazos anteriores.

En el texto se explica que esta instancia “hace posible que proyectos rechazados en instancias anteriores, pero que cumplan con las normas ambientales exigidas, puedan ser aprobados al más alto nivel político”.

Según El Mercurio “es una norma necesaria, pues las decisiones en niveles anteriores no siempre incorporan todos los elementos que han de considerarse para decidir la factibilidad de un proyecto, o bien, resuelven según criterios que no son necesariamente de consenso con el resto de las instituciones, y por eso se le ha entregado esta facultad al gobierno de turno, que es el encargado de administrar el Estado por decisión popular. En este caso, el proyecto cumplía con las normas ambientales, y el Comité de Ministros decidió aumentarlas para asegurar la adecuada mitigación de sus efectos. Una decisión técnico-política a este nivel debe estar disponible para que el país pueda zanjar discrepancias que superan los cálculos técnicos, y que se basan en apreciaciones diferentes o preferencias individuales distintas respecto de posibles escenarios de futuro que puedan manifestar las diversas instancias institucionales”.

El mamoneo hacia el gobierno sigue, argumentando que la señal que este ha dado “es nítida, oportuna y muy positiva. Si los proyectos de generación de energía -en particular los térmicos- cumplen con la exigente norma de emisiones recientemente aprobada y con el resto de la normativa ambiental vigente, dará curso a su construcción, para beneficio de todo el país, impulsando el crecimiento económico y el mejoramiento de las condiciones de vida de la población.

Al final y como ya estamos acostumbrados en este medio terminan con una frase que le daría miedo a cualquiera: “ningún gobierno puede exponer irresponsablemente a ésta (la población) las penurias que significaría un desabastecimiento a muy pocos años plazo”.

Notas relacionadas