Gonzalo Rojas irónico: Fuente-Alba “olvidó que debe consultar sus declaraciones con una autoridad nombrada por el PC”

Gonzalo Rojas dedicó su columna de hoy en el diario El Mercurio para respaldar al comandante en Jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, por su cuestionadas declaraciones en las que llama a tener una “mirada humanitaria” para ex uniformados condenados por casos de DD.HH.

El abogado comenzó ironizando así: “Era su mejor intención, pero el general Fuente-Alba tuvo una mala idea: usar términos afectivos completamente monopolizados por la izquierda para referirse a una situación conflictiva. Olvidó que jamás se puede manifestar ‘pena’ y ‘tristeza’ por quienes son sus camaradas de armas hoy privados de libertad. Esas palabras solo pueden ser legítimamente usadas por los seguidores de Corvalán, Altamirano y Pascal. (Por cierto, el primero afirmaba, justo 40 años atrás: ‘Nosotros los adultos, los que entramos a la lucha social a sabiendas de los riesgos que corremos…’)”.

“Su asesor comunicacional debió advertirle al comandante en jefe del Ejército que aquellos uniformados -inocentes o culpables- no pueden ser objeto de ningún sentimiento distinto de los que son continuamente machacados por el aparato comunicacional marxista”, se quejó.

“Pero… si eso no se puede hacer en Chile: todos lo sabemos. Humanitario, humano, derechos humanos: el general entró en el dominio absoluto de la semántica de las izquierdas. Cómo entrometerse ahí sin salir herido. Invocó esa mirada humanitaria, calificándola como el ‘sentido de una comunidad organizada, de una comunidad que tiene fines comunes’. Olvidó que solo podría haber fines comunes si los millones de chilenos que apoyamos al gobierno del Presidente Pinochet rindiéramos voluntariamente nuestras posiciones y nos entregásemos para ser enviados al Gulag respectivo a pagar por nuestras culpas, ciertamente irredimibles”, agregó.

“Más aún, hubo incluso una tercera opinión del general que lesionó gravemente la sensibilidad izquierdista: la sola idea de que el Ejército pueda mirar hacia adelante y no andar con la cabeza gacha o con el cogote torcido para atrás, pidiendo perdón a cada paso. ‘Tengo confianza en la madurez que hoy tienen la sociedad chilena, sus autoridades, sus representantes, para mirar con altura lo que se ha vivido’, agregó sinceramente el general Fuente-Alba”, añade.

Luego, Rojas se va contra Lorena Pizarro, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), quien pidió la baja de Fuente-Alba: “Por supuesto, estos exagerados que insistimos en estudiar y escribir desde las fuentes, agradecemos siempre el apoyo que nos llega desde la otra vereda. En efecto, Lorena Pizarro, presidenta de los Familiares de Detenidos Desaparecidos, ratificó lo que durante 40 años se viene diciendo desde la UP y sus seguidores: las declaraciones de Fuente-Alba son extremadamente graves; lo correcto sería que lo dieran de baja, pero no se lograría mucho, porque sus palabras forman parte de una ofensiva peligrosa que debe acabar -afirmó”.

“Olvidó el comandante en jefe que una autoridad nombrada por el Presidente de la República debe consultar siempre sus declaraciones con una autoridad nombrada por el comité central del PC”, cerró el sarcástico columnista.

The Clinic Newsletter
Comentarios