El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), Diego Vela, aseguró este jueves que la polémica por la acreditación de la Universidad Bernardo O’Higgins, luego que el Consejo Nacional de Educación (CNED) decidiera otorgarle la certificación este mes a pesar de que la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) determinó en diciembre de 2012 que no cumplía con los requisitos, es una representación de que la “arquitectura de la educación superior está podrida’.

“Los organismos del Estado que deberían fiscalizar el sistema de educación superior y asegurar la calidad, no lo están haciendo”, expresó el dirigente estudiantil universitario.

Considerando que los alumnos de instituciones no acreditadas no pueden acceder al crédito con garantía estatal, Vela explicó que lo “positivo de este cambio en el veredicto final, es que los estudiantes puedan tener la oportunidad de terminar sus estudios, pero acá lo que se necesita es cómo realmente hacemos los cambios de fondo y no seguimos postergando esto, y se creen universidades que realmente al final del día entreguen calidad, y eso requiere de una reforma profunda que todavía no se ha querido hacer y que el Ejecutivo no ha tenido ninguna voluntad de sacar un proyecto que realmente haga cumplir la ley”.

Diego Vela dijo que lo ocurrido con la UBO “muestra lo contradictorio del sistema que existe, una arquitectura del sistema de educación superior que está podrida y que actualmente ni siquiera sus instituciones encargadas están cumpliendo sus roles”.

“Con lo ocurrido los estudiantes y las familias quedan absolutamente desorientados y sin saber realmente frente a qué información basarse, lo cual es muy peligroso y muy perjudicial sobre todo cuando uno considera que son opciones de vida que afectan años de estudios y más encima con una carga de endeudamiento que es excesiva”, sostuvo el presidente de la FEUC.