“Vengo a la Plaza de Armas tres veces por semana, los lunes, martes y jueves. Empecé el 2000. Soy cristiano y le cuento a la gente acerca de lo torcido que es el sistema. Les hablo del nuevo orden mundial, de los planes ocultos que están haciendo en el mundo, de las Torres Gemelas o de los terremotos que está haciendo Estados Unidos para ser una hegemonía mundial.

En realidad el sistema católico romano es el sistema mundial de engaño, un poder del mal. Apocalipsis habla de una bestia que tiene siete cabezas, investigando los símbolos que nos da la biblia, nos encontramos con que las siete cabezas son las siete colinas de Roma. Al final ellos se van a apoderar del mundo porque tienen un sistema de inteligencia mejor que la CIA o la KGB. Tienen un ejército de informantes que es el mejor del mundo.

El nombre del Papa Juan Pablo II da 666. En Apocalipsis 13, la Biblia dice que el 666 está dentro de un nombre y Juan Pablo II, se escribe Ioannes Pavlvs Secvndo, así está escrito en su tumba. Si a esas letras le damos el valor de los números romanos, la suma de ellas da 666. Las monedas chilenas también dan 666; si se suma una moneda de $500, con una de $100, otra de $50, una de $10, de $5 y por último de 1 peso, la suma dará $666.

Este papa de ahora es jesuita. Los jesuitas quieren apoderarse del mundo y son los verdaderos terroristas. El juramento jesuita dice; yo, fulano de tanto, procederé con daga, con veneno, con pistola, con cualquier instrumento para matar a todo hereje que hable en contra del santo padre, abriré los vientres de las mujeres embarazadas, sacaré sus fetos y los estrellaré contra la pared. O sea que estamos hablando de una cuestión satánica.

También están los Iluminati, que son una sociedad dentro de los masones. Acá en Plaza Italia con Alameda está el obelisco masónico, ese obelisco tiene treinta y tres peldaños porque ese es el número sagrado de los masones. El obelisco representa el símbolo sexual del hombre, en estado de erección. Para subir son nueve peldaños y el nueve es un seis invertido. Por eso que las Torres Gemelas fueron destruidas el 9 del 11. El 11 tiene que ver con la masonería y el 9 es un 6 al revés. Son todas señales ocultas, como en el billete de 5 mil, que aparece el búho de los masones. Allende, Pinochet, Piñera, todos son masones, ¿sabe por qué los mineros eran 33? Porque el 33 es el grado máximo de la masonería. Cuando Piñera fue a Inglaterra, le llevó una piedra a la reina, que es la gran patrona de los masones en Europa. De los policías de allá de Europa, el 50% son masones. Si yo predicara allá, me mandan a la cárcel inmediatamente.

Los que gobiernan el mundo son los banqueros, los dueños mundiales. Hablamos de los Rothschild, los Morgan, los Rockefeller. Ellos son los que están detrás de todo y forman agrupaciones para organizarse, como el club Bilderberg, que es un club que agrupa a millonarios por sobre los mil millones de dólares, Piñera pertenece al club Bilderberg.

También están los sionistas, un grupo de banqueros judíos que están detrás del dominio del precio del petróleo y del cobre. Las depresiones económicas que ha habido, son por ellos.

Lo de las Torres Gemelas fue una conspiración del Gobierno de Estados Unidos, se auto atentaron para apoderarse del mundo, porque China les está pisando los talones. Lo mismo hizo Nerón cuando incendió Roma o Hitler cuando asumió como canciller y quemó el Reichstag, culpando a los comunistas. Así pueden poner las leyes que quieran. Al doblar un billete de 20 dólares, se ve el pentágono, las torres y el nombre Osama.

La alimentación de las personas es otra parte de este rompecabezas para apoderarse del mundo. Quieren reducir la población a través de lo que comemos. El agua, el flúor, el aluminio, las vacunas, las gaseosas, el cigarro, todo es para tenernos enfermos.

Lo han dicho Rockefeller, Bill Gates y Kissinger; hay muchas curas que ya existen y están ocultas. Como el cáncer, que se provoca por tener la sangre ácida. Lo que comemos hace que la sangre se ponga ácida. Por el azúcar, los fideos blancos, la Coca-Cola, todo lo refinado. En cambio las frutas y las verduras alcalinizan la sangre. Así es que la cura del cáncer existe, pero la tienen oculta para controlar a la población.”