Vía BBC Mundo

El 11 de noviembre de 2004 un equipo de médicos del Hospital Militar Percy, en París, Francia, confirmó la muerte de Yasser Arafat, el líder palestino.
El veredicto médico en Francia sobre la causa del fallecimiento fue “un accidente cerebrovascular hemorrágico masivo”.

Desde ese día no han cesado las teorías conspirativas y los argumentos que ponen en duda esa versión oficial.

En el más reciente hallazgo, científicos suizos que analizaron muestras de los restos del líder palestino -exhumados en 2012- indicaron que encontraron altos niveles de polonio 210, un compuesto radiactivo y altamente tóxico.

Pero los científicos agregaron que, debido al tiempo que había pasado desde el fallecimiento, no se podía decir con certeza que Arafat fue envenenado con el letal compuesto y que sus hallazgos apoyaban “de forma moderada” esa hipótesis.

En BBC Mundo le explicamos qué se sabe y cuáles son las dudas sobre la muerte del líder palestino.

1. ¿Qué se sabe de la muerte de Yasser Arafat?

Su muerte en 2004, cuando tenía 75 años, ocurrió después de una enfermedad de un mes.

En 2005, el diario estadounidense The New York Times obtuvo una copia del registro médico de Arafat -proveniente de dos periodistas israelíes- que indicaron que un alto funcionario palestino les había entregado el documento.

Según el registro, la enfermedad de Arafat comenzó cuatro horas después de haber ingerido alimentos en la noche del 12 de octubre de 2004 en el recinto presidencial en Ramala, Cisjordania, donde las fuerzas israelíes lo habían mantenido aislado durante tres años acusándolo de patrocinar una ola de ataques letales de militantes palestinos.

Se dijo que durante las siguientes semanas sufrió vomitos, dolor abdominal, diarrea, periodos de inconsciencia y pérdida de peso.

El historial indicaba que Arafat recibió tratamiento para influenza y trombocitopenia, un trastorno que presenta un conteo anormalmente bajo de plaquetas en la sangre.

Se informó que a fines de octubre de 2004 Arafat fue transportado en helicóptero a Jordania y de allí en avión privado al hospital en París.

Los médicos en Francia le diagnosticaron coagulación intravascular diseminada (CID), un grave trastorno sanguíneo que los especialistas no pudieron controlar y el cual condujo a su muerte, causada por un accidente cerebrovascular masivo.

2. ¿Por qué se ordenó la exhumación de sus restos?

El 3 de julio de 2012, la cadena árabe al-Jazeera presentó un documental de lo que -dijo- era el resultado de una investigación de nueve meses para descubrir quién o qué había matado a Arafat.

Indicó que los científicos del Instituto de Física de la Radiación (IRA) del Hospital Universitario Vaudois, en Suiza, habían encontrado rastros “significativos” del material radiactivo y altamente tóxico, polonio 210, en los efectos personales que habían recibido de la viuda del líder palestino después de su muerte.

El director del instituto, Francois Bochud, dijo que para probar la teoría de su envenenamiento los restos tenían que ser exhumados y analizados.
La viuda de Arafat le dijo a al-Jazeera que solicitaría la exhumación a la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Y también presentó una demanda civil en un tribunal en París alegando que su esposo había sido asesinado por un “perpetrador X”.

La fiscalía francesa comenzó una investigación por asesinato en agosto de 2012.

La ANP, por su parte, les otorgó permiso a los investigadores franceses y a los científicos suizos para exhumar los restos de Arafat y tomar muestras para análisis.

Rusia decidió unirse a la investigación, a solicitud de la ANP, y envió a su propio equipo de expertos que tomaron muestras para analizarlas en su Agencia Federal Médico Biológica.

3. ¿Qué encontraron los científicos tras la exhumación?

El miércoles de esta semana, al-Jazeera publicó un informe de 108 páginas con los resultados del equipo suizo. Éste indica que en los restos de Arafat se encontraron al menos 18 veces el nivel normal de polonio radiactivo.

“Las nuevas investigaciones toxicológicas y radiotoxicológicas que realizamos demuestran niveles inesperadamente altos de actividad de polonio 210 en muchos de los especímenes analizados”.

En la conferencia de prensa para explicar los resultados, Francois Bochud dijo que los altos niveles de polonio “por definición… indican la participación de una tercera parte”.

Agregó que “los resultados apoyan de forma moderada la proposición de que la muerte fue consecuencia de envenenamiento con polonio 210”.

Pero expresó su cautela indicando: “¿Estamos seguros de que fue el polonio la causa de la muerte? La respuesta es no. No podemos mostrar categóricamente que la hipótesis del envenenamiento fue causada por ello”.

4. ¿Se han presentado otros resultados?

En octubre de 2013, un mes antes de que los suizos presentaran sus resultados, el jefe de la Agencia Federal Médico Biológica de Rusia, Vladimir Uiba, fue citado en la agencia de noticias rusa Interfax indicando que: “él no pudo haber sido envenenado con polonio. La investigación conducida por expertos rusos no encontró rastros de esta sustancia”.

Sin embargo, la agencia negó posteriormente que el señor Uiba hiciera una declaración oficial sobre los resultados.

En una conferencia de prensa en Ramala este viernes, el doctor Abdullah Bashir, experto médico del equipo palestino que investiga la muerte de Arafat, señaló que los investigadores rusos no encontraron “suficiente evidencia” para determinar “si el polonio 210 causó la radiación que condujo a la muerte”.

Aunque no dio más detalles afirmó que tanto el equipo ruso como el palestino determinaron que Arafat “no murió de enfermedad ni vejez, sino a causa de un material venenoso”.

Según Bashir los rusos están analizando la posibilidad de otros agentes tóxicos, y por lo tanto, dijo, se requieren más estudios.
Francia, mientras tanto, continúa con su propia investigación.

5. ¿Se puede saber con certeza si Arafat fue envenenado con polonio?

Cuando Arafat murió, Suha, su viuda, se opuso a que se llevara a cabo una autopsia. Y todas las muestras biológicas que se tomaron del líder palestino durante su internación en el hospital en Francia fueron destruidas.

Las muestras de los restos exhumados que fueron analizadas -indicaron los expertos suizos- eran muy pequeñas y esto dificultó la interpretación de los resultados.

Además, el tiempo que pasó entre la muerte y las investigaciones también contribuyó a la poca precisión de los resultados.

Los científicos de Suiza enfatizan que el polonio es un elemento sumamente inestable con una vida media de 138 días.

Esto significa que, después de cuatro meses, la cantidad de polonio en una muestra se redujo a la mitad. Después de un año, sólo habría quedado un octavo de la cantidad original.

Como han pasado nueve años desde la muerte de Arafat, sólo pudo haber quedado una pequeñísima fracción.

Los expertos suizos también notan que en los efectos personales que Suha Arafat les entregó para que fueran analizados en 2012 -los cuales incluían la kefiya de Arafat- no se documentó un “registro completo de custodia”, por lo cual no se puede saber con certeza si estos objetos realmente le pertenecían.

Para seguir leyendo pincha aquí