Gendarmería levantó el castigo que no le permitía al machi Celestino Córdova recibir visitas, luego de que se descubriera que tenía un celular en la cárcel. El miércoles podrá oficiar una ceremonia religiosa y un tragun al interior de la cárcel de Temuco.

El comunero mapuche, que fue condenado a 18 años de presidio por la muerte del matrimonio Luchsinger-Mckay, fue descubierto luego de un allanamiento con un celular al interior de la cárcel, por lo que se la había negado la posibilidad de recibir visitas, según consignó radio BíoBío.

Sin embargo, Córdova comenzó a recibir visitas y a el miércoles, a contar de las 08:00 de la mañana y hasta las 18:00 horas, fueron autorizados para realizar una ceremonia religiosa.

Gendarmería autorizó un máximo de 150 personas para la actividad, que se desarrollará en el gimnasio de la unidad penal.