La Confederación de Funcionarios de la Salud Municipalizada (Confusam) expresó que adhirió a la nueva marcha convocada por los estudiantes secundarios y universitarios, el próximo jueves 8 de mayo, e hizo un llamado a las bases “a participar activamente” en esa movilización “para impulsar las necesarias reformas a la educación”.

“Asumimos que para nuestra organización, al igual que la salud, la educación constituye un derecho de la ciudadanía y una obligación del Estado, el que debe preocuparse de generar las condiciones necesarias para contar con una Educación pública, gratuita y de calidad para todas y todos, las y los ciudadanos, en independencia de las particulares condiciones económicas y sociales de cada quien”, expresó el presidente de la Confusam, el médico Esteban Maturana.

ABORTO TERAPEUTICO

Por otro lado, el dirigente expresó que la organización sindical que preside también “apoya decisión del actual Gobierno de enviar al Congreso nacional un proyecto de ley que reponga el aborto terapéutico, iniciativa que desde ya anunciamos, contará con todo nuestro respaldo”.

Maturana sostuvo que “desde la recuperación de la democracia en Chile se han realizado diversos intentos por reponer en el país una legislación que legalice el aborto con fines terapéuticos, intentos que han fracasado todos producto de la intransigencia pertinaz con que los grupos más conservadores de la sociedad y no solamente en la derecha tradicional, han reaccionado con extrema virulencia ante cualquier iniciativa que apunte a modificar la nefasta herencia del ex senador, Jaime Guzmán”.

El dirigente dijo que “la doctrina que impulsó Jaime Guzmán en la Constitución de 1980 y que posteriormente, en 1989 dio pie a una norma legal que prohíbe expresamente cualquier acción que provoque el aborto, decía lo siguiente: ‘la madre debe tener el hijo aunque este salga anormal, aunque no lo haya deseado, aunque sea producto de una violación o, aunque de tenerlo, derive su muerte’.

El presidente de la Confusam dijo que dicha situación “ha llevado el problema del aborto en Chile a ribetes de complejidad del todo insostenibles en un país que aspira a la modernidad y no tan solo en lo económico. En efecto, cada año en el país se practican decenas de miles de abortos y en su mayoría, dada la ilegalidad del procedimiento, en condiciones de muy alto riesgo para la mujer, lo que se traduce en más de alguna muerte por dicha causa”.

“Es un hecho de la causa -dijo Maturana- que hasta la fecha el fracaso de las iniciativas propuestas en las últimas décadas no han podido prosperar no solamente por la férrea oposición de la derecha y la iglesia católica, el problema es que a esa posición se ha sumado uno de los partidos integrantes de la anterior Concertación por la Democracia, hecho que no ha posibilitado contar con los votos necesarios en el Parlamento para aprobar cualquier modificación a la normativa vigente”.

“Nos lleva hoy, a hacer un enérgico llamado a todas y a todos, las y los parlamentarios, a aprobar rompiendo de esa manera con una legislación que pone al nuestro como uno de los países más retrógrados del mundo en materia de protección de los derechos de la mujer”, dijo Maturana.