Fiscalía formalizará a tercer PDI activo por obstruir investigación de tortura y espionaje informático a estudiante

Se trata del detective Patricio Fuentes Urquiza, un policía de la Brigada de Robos (BIRO), a quien se le imputará el ilícito de obstrucción a la investigación en calidad de autor ante el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, el próximo 9 de septiembre. El policía estará acompañado de su colega Gonzalo Contreras Balboa, que enfrentará la justicia por la misma transgresión al Código Penal. Junto a los dos anteriores está imputado Flavio Torres, quien se encuentra en prisión preventiva hace más de 7 meses, luego que la fiscalía descubriera que golpeó al estudiante César Reyes, como también accedió al Facebook del joven ilegalmente para saber quiénes eran sus contactos.

PDI

La fiscal Centro Norte, Ximena Chong, formalizará a un tercer funcionario activo de la Policía de Investigaciones (PDI), por el delito de obstrucción a la investigación. Esto en el marco de la indagatoria que sigue por tortura y espionaje informático al estudiante César Reyes, hecho ocurrido en mayo de 2013.

Se trata de Patricio Fuentes Urquiza, un policía de la Brigada de Robos (BIRO), a quien se le imputará el ilícito en calidad de autor ante el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago.

Junto a Fuentes, Gonzalo Contreras Balboa otro detective de la misma unidad- enfrentará la justicia por la misma transgresión al Código Penal. Ambos lo harán el 9 de septiembre a las 09.00 horas.

Los dos anteriores, se suman a Flavio Torres, quien está en prisión preventiva hace más de 7 meses luego que la fiscalía descubriera que golpeó a César Reyes, como también accedió al Facebook del joven ilegalmente para saber quiénes eran sus contactos sin contar con una orden judicial. Y pese a que ha solicitado la libertad, tanto el juzgado de garantía como la Corte de Apelaciones de Santiago se la han negado en reiteradas oportunidades.

La historia tiene conexiones más complejas, porque el día de la detención, Reyes era seguido por un grupo de agentes de la Brigada de Inteligencia Policial (BIP) de la PDI, quienes avisaron a la BIRO de que el joven había participado en actos de violencia durante la marcha.

El hecho de que participaran funcionarios de la BIP, le trajo problemas a la fiscal Chong, ya que debió solicitar a través del Ministerio del Interior a fines de 2013 el levantamiento del secreto que pesa sobre las actividades de inteligencia, tal como lo establece la ley del ramo.

Fue un muñequeo complejo, ya que tanto la institución policial, como en una primera instancia el Ministerio del Interior se negaban a entregar los datos.

Sin embargo, a principios de año, el entonces titular de Interior Andrés Chadwick, derivó la documentación a la fiscal Chong.

La perseguidora, posiblemente vaya tras la responsabilidad penal de los agentes de la BIP en una segunda etapa de la investigación. Y esto porque habría solicitado más información, respecto a si el seguimiento a Reyes se enmarcó dentro de una operación de inteligencia, acción que debe ser autorizada por una orden judicial.

Lea el informe de la PDI

Lea el informe de la petición de la Fiscalía Centro Norte

The Clinic Newsletter
Comentarios