Birthday Suit#33

Lo llaman el Schindler chileno. Al igual que el empresario alemán que salvó la vida de miles de judíos, Jorge Schindler Etchegaray, cuya historia está retratada en el libro “La lista del Schindler chileno”, de Manuel Salazar, salvó a sus camaradas comunistas durante la dictadura de Pinochet.

Hoy en su visita a El Informante, Schindler, contó los detalles de cómo salvó, al alero de una cadena de farmacias, a decenas de comunistas que eran perseguidos por los aparatos represores del régimen militar, especialmente la Dina y el Comando Conjunto.

El empresario y ex ejecutivo de Corfo de la UP, pudiendo huir del país tras el Golpe, no lo hizo, “eso era arrancarse”, sostuvo en el programa del canal estatal.

El Schindler chileno, aseguró que conformó un sistema de protección como una “iniciativa personal para sobrevivir”. Afirmó que la ayuda que le otorgó a sus compañeros, fue la primera forma de resistencia para reorganizar el partido, “el Partido Comunista, estaba siendo aniquilado, esto sirvió para lograr la reorganización, fue la primera resistencia”, aseveró.

Asimismo contó que acogió a figuras emblemáticas del PC, que en esos años eran perseguidas. “Lo importante era darles seguridad, de hecho tuvimos a un compañero viviendo en la villa México cuatro meses, era otro dirigente del partido”.

“Sabíamos que estábamos corriendo un riesgo, pero no hacerlo habría sido peor”, aseguró y sostuvo además que no se arrepiente de nada, pero le habría gustado tener más “capital” para haber podido proteger y ayudar a muchos más compañeros.

Jorge Alcino, uno de los militantes que fue protegido por Schindler, también invitado al programa, reveló que ayudaban a sus compañeros, entregándoles dinero, casa, alimentos y refugio. “Sabíamos del punto de vista teórico lo que iba a pasar, (antes del Golpe) y por tanto una de las cuestiones básicas era la compartimentación, Jorge y yo trabajamos en las bases del partido, pero él no sabía lo que hacía yo, ni yo sabía lo que hacía él. Trabajamos en frentes distintos”, contó.

Alcino aseguró que no poseían armas, “trabajamos fundamentalmente, tratando de reorganizar el partido”, sostuvo.

Finalmente Jorge Schindler, frente a su nuevo apodo, dijo que el título, “caía de cajón”.

Revisa También:

La desconocida historia de la “Lista de Schindler” de Chile que salvó a comunistas de la Dictadura de Pinochet