huenchumilla A1

 

El comedor de la presidencia del Senado, en el Congreso, fue el escenario donde se gestó la fuerte disputa entre el intendente de la Araucanía, Francisco Huenchumilla y un grupo de parlamentarios, que ayer tuvo su punto cúlmine cuando la autoridad regional confirmaba ante la prensa que no renunciaría “porque a algún pelotudo envidioso le dé una pataleta”.

Según cuenta LUN, el encuentro duró unas dos horas y al final de éste fue que se caldearon los ánimos, luego de que los presentes le enrostraran a Huenchumilla que no los había invitado a la zona para hablar de la región y de cómo ejercía su cargo en medio del conflicto.

Los presentes en la reunión fueron René Saffirio, Fuad Chahin, más los diputados José Pérez y Joaquín Tuma.

También estuvieron los senadores Jaime Quintana y Eugenio Tuma, y el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy.

Unos pocos minutos antes de que se cumplieran las dos horas de la cena, agrega LUN, todo terminó con un fuerte encontrón entre Huenchumilla y Saffirio.

Según el senador Tuma, Huenchumilla, delante de Aleuy, los mandó a todos “a buena parte” y se fue.

Este viernes, el mismo Tuma, señaló en ADN Radio que “si no somos capaces de controlar nuestro lenguaje, mucho menos vamos a ser capaces de controlar la violencia en La Araucanía”.

“Me extraña mucho este exabrupto, la verdad es que si pretendemos paz en la Araucanía y logramos un acuerdo podríamos empezar a caminar juntos todos los sectores políticos, todos los sectores productivos y todos los sectores sociales, hacia una solución”, agregó el parlamentario.

Tuma además dijo que a Huenchumilla “ha faltado una propuesta para salir del conflicto (…) ha faltado en la región de La Araucanía es un plan, una meta, un relato un objetivo, una coordinación, un trabajo en conjunto y yo creo que eso es lo que nos tiene paralizados desde el punto de vista de propuestas para avanzar, no solo en el diálogo, sino en una solución en la Araucanía”, agregó.