penta-edificio

El abogado Giorgio Marino, solicitó este lunes la quiebra de la sociedad Penta-Inf -una de las filiales del holding- luego que no cumpliera con el pago de 160 millones ordenado por la Corte de Apelaciones de Santiago, en el marco de un juicio arbitral que perdió con un ex socio.

De acuerdo a la información obtenida por este diario, Marino, en representación del empresario Jorge Charbín, recurrió a esta instancia, luego que la empresa se negara a la cancelación de la deuda. La acción legal fue ingresada ayer en la oficina de distribución del tribunal de alzada capitalino y está dirigida en contra de los controladores del holding, Carlos Alberto “choclo” Délano y Carlos Eugenio Lavín. Posteriormente debiera ser derivada a un juzgado civil para su tramitación.

Vidrios rotos

La presentación es la consecuencia de un negocio que partió en 2004 entre Charbín y Penta Capital de Riesgo (PCR). Esta última le ofreció inyectar plata, atendido a que Vidrierías La Argentina tenía potencial para agrandarse.

Charbín aceptó y Penta III se quedaba con el 70% y el resto La Argentina y todo bajo un capital societario de 1500 millones. La nueva empresa se llamó PH-Glass.

La crisis subprime golpeó al rubro entre 2006 y 2009. Fue ese año en que Charbín comenzó a enterarse que Penta ejecutó contratos con sus empresas relacionadas por 25 millones mensuales sin que se enterara. Estos eran por arriendos de oficinas en el mismo edificio de Penta y análisis financieros hechos por profesionales del holding.

A juicio de Charbín, Penta debió buscar créditos en el mercado antes de aumentar el capital, hecho que derivó en la pérdida de su participación accionaria.

Pues bien, Charbín estimó que el holding había violado el pacto accionario de Ph-Glass, por lo que recurrió a un arbitraje. Quien actuó como juez fue el ex presidente del Consejo de Defensa del Estado (CDE), Sergio Urrejola.

Este último, luego de analizar los antecedentes, estimó que Charbín tenía la razón y fijó las lucas en 160 millones en junio pasado.

Penta recurrió en contra de la decisión de Urrejola ante el tribunal de alzada capitalino que el 12 de noviembre rechazó la petición, quedando el fallo a firme. Esto significa que el fallo de corte se transforma en un “título ejecutivo”, hecho que permite solicitar la quiebra de una empresa.

Hay que recordar que Charbín, a través de su abogado Giorgio Marino, anunció una querella en contra de los dueños del holding por la supuesta estafa de 2.000 millones en el mismo negocio del vidrio.

Hoy el diario El Mercurio reveló una parte de la grabación que hizo el ex director del grupo Hugo Bravo a Lavín, en donde comentaba que en Penta había una pérdida de 2.500 millones en el área de los capitales de riesgo que está bajo la lupa del fiscal Carlos Gajardo.

Lea el fallo de la Corte

Lea el fallo del juicio arbitral Parte 1

Lea el fallo del juicio arbitral Parte 2