En el barrio Villa Santa María, de la ciudad peruana Trujillo, y justo en medio de la vía pública, hay una gigantesca planta de marihuana de tres metros de alto, según informa el diario El Comercio.

La planta fue encontrada por agentes de la seguridad ciudadana de dicha provincia, y cuando se acercaron a los vecinos para preguntar sobre el “dueño” del especímen, todos se hicieron los lesos y no dieron información a la policía.

Según el diario del país vecino -y hermano-, la autoridad comenzará una investigación para dar con el paradero del afortunado -aunque ahora pillado- dueño de la plantita.