eugenio tuma a1

El coordinador del Comité de Auditorías del Congreso, Eduardo Pérez, se refirió al proceso en el que el organismo indagó en la rendición de gastos en 2011 del hoy vicepresidente del Senado, el PPD Eugenio Tuma, asegurando que el mismo senador pidió que le realizaran una auditoria especial por las irregularidades detectadas en sus declaraciones.

Según señaló el funcionario a La Segunda, de las cerca de 300 boletas que presentó el parlamentario, entre 30 y 45 fueron objetadas, teniendo por tanto que devolver los dineros en un proceso que acaba de concluir.

Sobre la petición que les hizo Tuma, Pérez indicó que “nos hizo una presentación por escrito, diciendo que ‘conforme a las auditorías que realizábamos a varios senadores, me he dado cuenta de que tengo dudas de cómo se están rindiendo los gastos en mi oficina, y me gustaría una auditoría más específica'”.

Hecha la revisión, el coordinador señaló que le realizaron 9 o 10 observaciones y que de ellas, “mucho fue por errores de procedimiento y en algunos casos también gastos que no debieron rendirse y los objetamos”.

Consultado sobre si el hecho de que Tuma argumentara que su ex jefa de gabinete -quien lo denunció por fraude al fisco y destapó el caso– era la encargada de separar gastos personales y parlamentarios, no constituía en sí una irregularidad al tener a una funcionaria encargada de asuntos privados, Pérez expresó que es un asunto “bien sutil”.

“En muchos ámbitos de la vida las secretarias terminan haciendo cosa personales y públicas. Si el parlamentario no es ordenado o el equipo no lo ordena, se le pueden producir estos problemas”, concluyó.

Entre las eventuales irregularidades en gastos que acusa la ex jefa de gabinete, están cuentas de supermercados y clases de inglés de un familiar.