ibrahimovic

“Este país de mierda no se merece al PSG”. Esas fueron las palabras de Zlatan Ibrahimovic, goleador estrella del Paris Saint Germain, uno de los más importantes de Francia. Sus palabras fueron emitidas a la salida del último partido de liga de su equipo, donde salió derrotado por 3 a 2.

Pero las palabras del sueco, que podrían haber sido consideradas propias de la calentura de un partido de fútbol, fueron tomadas con máxima gravedad. Tanto así, que el ministro de deportes Patrick Kenner dijo que las disculpas de Ibra horas después del incidente “ni borran lo que dijo ni, tampoco, son suficientes”.

“Si un personaje tan importante como él hace este tipo de comentarios, no debemos extrañarnos de lo que pueda pasar” dijo la autoridad nacional y agregó que el jugador “debió pensar antes de hablar y circunscribirse al fútbol para evitar que se abra la puerta a todo”, tal como informa Sport.es.

Horas después de su exabrupto, Ibrahimovic precisó que “mis palabras no se dirigían ni a Francia ni a los franceses”. “He hablado de fútbol y no de otras cosas. He perdido el partido y lo acepto. Pero no acepto cuando el árbitro no sigue las reglas”, agregó, intentando arreglarla.

Pero sus disculpas no cambiaron nada. La líder de la ultra derecha francesa, Marine Le Pen, lo invitó, literalmente, a irse. “Quienes consideran que Francia es un país de mierda pueden irse, es así de simple”, manifestó la líder de la tendencia con connotaciones racistas y xenófobas.

Otro político que reaccionó fue el gobernante del Partido Socialista, Jérôme Guedj, quien calificó como “inaceptable” esa “especie de capricho de estrella” de Ibra, como le dicen. “Que juegue al fútbol y que cierre la boca, o al menos que sea respetuoso con este país”, agregó.-

Según cita el medio catalán Sport.es, una encuesta del canal RTL reveló que más del 60% de los que respondieron se mostraron favorables a que la liga francesa castigue al jugador sueco. En tanto, a las 10 am de este lunes -hora francesa- un 59% de los lectores del diario deportivo L’Equipe pedían una sanción.