Movimientos Amplitud, Fuerza Pública y Red Liberal

La reaparición de Andrés Velasco a través de la columna “El columpio”, publicada en El Mercurio, donde trató de “no gobierno” a la administración de Bachelet, arremetiendo por las reformas y el anuncio de una nueva Constitución, no pasó inadvertida en el oficialismo.
Parlamentarios y senadores de distintos partidos de la Nueva Mayoría salieron a fustigar al ex ministro, con quien habían sostenido fuego cruzado cuando durante el año pasado había hecho lo propio.

“Llama la atención las descalificaciones de Velasco, frente a una propuesta programática que nace de un proceso de primarias, que el participó, dijo el presidente de la DC, Jorge Pizarro.

Con una inflexión distinta, en su habitual tono más cargado a la ironía, el diputado Osvaldo Andrade, esbozó que “parece que tenía algún problema”.

El ex ministro del Trabajo agregó que “como el centro es un punto, siento que él ha definido un rol de centro derecha nítido (…) me parece sano, tal vez se identificó con lo que siempre fue”.

“Celebro su aparición y su inhibición, que se haya instalado en un domicilio político conocido”, recalcó.

Más duro que Andrade, fue su par del PP, Jorge Tarud, quien le recordó al economista el millonario almuerzo que sostuvo con los Penta, asunto que trascendió en el marco de la investigación que sustancia la Fiscalía.

“No ha dado explicaciones por almuerzos por $20 millones de pesos, le ha mentido a Chile, no tiene autoridad moral para salir a criticar sin dar explicaciones, ha estado más de dos meses en un submarino (…) No ha dicho nada y quiere pasar colado saliendo a dispararle al Gobierno”.

Por su parte, el presidente del PPD, Jaime Quintana, aseguró que si alguien tenía alguna duda, con la columna fijó su domicilio… “Velasco está a la derecha de Andrés Allamand”.

“Finalmente Andrés reconoció su domicilio en la oposición y la derecha”, cerró el senador de la DC, Ignacio Walker.