jaime-de-aguirre

Con un perdón “por lo que pude haber hecho mal” se despidió Jaime de Aguirre de los trabajadores Chilevisión esta tarde tras ser cesado en su cargo después de 13 años, luego de que apareciera vinculado en la arista SQM del caso Penta tras haber facturado a las empresas SQM, Aguas Andinas, Pampa Calichera e Inversiones Ilihue, a petición de Bancard, como dijo el mismo en su declaración ante la Fiscalía.

Pese a que las palabras de disculpas pudieron estas vinculadas con el caso en cuestión, De Aguirre se apuró en aclarar que su salida no habría tenido relación con aquello de “lo que se ha hablado” en las últimas horas, sino con la búsqueda de una “nueva mirada” en torno a liderazgo y gestión por parte de Turner, recoge emol.

Dicha tesis además puede sostenerse en las palabras vertidas por Juan Carlos Urdaneta, presidente de Turner Latin America, quien destacó a través de un comunicado que “Jaime deja un importante legado, que se distingue por su firme compromiso con la creatividad y la libertad de expresión”, y que “se va con el aprecio y la amistad de todos nosotros”.

La despedida de De Aguirre se realizó en el estudio 2 de Inés Matte Urrejola 0890, el mismo lugar en el que se presentó cuando arribó a la red privada en 2002. Según emol, al hablarle a sus ex colaboradores, De Aguirre estuvo acompañado por Patricio Caldichoury (director de prensa), Pablo Morales (director de contenidos y producción) y Alicia Zaldívar (gerenta general).

La vinculación con de Aguirre en la arista SQM apareció luego de que se revelara que había emitido boletas a las empresas SQM, Aguas Andinas, Pampa Calichera e Inversiones Ilihue en 2010, no por motu proprio, sino que a petición de Bancard, firma vinculada a Sebastián Piñera, quien hasta ese año era el dueño del canal, que luego vendió a Time Warner,

Tal como revisió este medio en la declaración que De Aguirre prestó a la Fiscalía el pasado 24 de abril, se da cuenta de las siguientes facturas del año 2010: la 172 del 30 de enero, la 177 del 5 de febrero y la 180 del 1 de marzo a SQM por $15 millones cada una; la 169 del 30 de enero, la 175 del 5 de febrero y la 179 del 1 de marzo a Aguas Andinas por $10 millones cada una; la 171 a Pampa Calichera por $15 millones con fecha 30 de enero; la 173 a Bancard por $36 millones con fecha 30 de enero; y la 174 a Inversiones Ilihue por $20 millones con fecha 30 de enero.

Según la propia versión de De Aguirre , “a principios del año 2010 extendí por Inversiones La Música a Bancard Limitada la factura 168 por la suma de 146 millones de pesos que correspondían como he dicho al híbrido entre asesoría y bonos que se me daba anualmente”.

Añadió que con que “a los pocos días creo que Santiago Valdés o Nicolás Noguera, no recuerdo bien cuál de los dos, nos instruyó (a mí o a mi asistente) que se devolvieran los fondos que se habían pagado por este concepto a Bancard y que se anulara la factura 168 porque en su lugar debíamos facturar fraccionadamente a diversas empresas que me indicaron. Así lo hice. Para ello se nos entregó el detalle escrito del monto y de las empresas a las que debíamos facturar. Entrego en este acto copia de dicho documento. Estas facturas debían ser para Aguas Andinas, Pampa Calichera, SQM, Asesorías Ilihue. Así se hizo y extendí las facturas de acuerdo a los que se me indicó”.

“Este dinero por lo tanto corresponde a mis ingresos generados por mi trabajo y no tuvieron otro destino sino mi propio patrimonio, nada de esto se destinó a campañas políticas”. “Ninguna relación tengo con SQM, Pampa Calichera, Aguas Andinas e Inversiones Ilihue. Nunca presté ningún servicio para ellas, no conozco a nadie de estas empresas. Los servicios que presté fueron prestados a Bancard”, completó de Aguirre.